La mar­ca que ha­ce del cal­ce­tín una pie­za de ar­qui­tec­tu­ra

Thun­ders Lo­ve es­ti­ma aca­bar el año con una pro­duc­ción de 50.000 pa­res, des­ti­na­dos en su ma­yo­ría al mer­ca­do de los 11 paí­ses don­de es­tá pre­sen­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ma­ría Cedrón

Han he­cho que el cal­ce­tín sea al­go más que una pren­da pa­ra ca­len­tar los pies. Lo han con­ver­ti­do en una pie­za fun­da­men­tal en out­fits tan dis­pa­res co­mo el de un gentle­man o un hips­ter, pe­ro tam­bién en el de los que pri­man la ca­li­dad. In­clu­so han lan­za­do mo­de­los que se ins­pi­ran en los calcetines de ra­yas que so­lía uti­li­zar John F. Ken­nedy. Lo han lo­gra­do com­bi­nan­do un ar­te, be­llo, co­mo la re­cu­pe­ra­ción de téc­ni­cas de con­fec­ción tra­di­cio­na­les co­mo el jac­quard, el link o la in­tar­sia (una téc­ni­ca que usa va­rios hi­los me­ti­dos por el mis­mo ca­nal) con ma­te­ria­les no­bles co­mo el al­go­dón egip­cio, el tin­te na­tu­ral y al­gu­nos prin­ci­pios de la ar­qui­tec­tu­ra por­que, co­mo di­cen, «tra­ba­ja­mos la es­truc­tu­ra del cal­ce­tín». De ese mo­do, Án­ge­la Val­de­ne­bro y Ma­nuel Ta­boa­da han con­se­gui­do que los calcetines de su em­pre­sa con se­de en Pon­te­ve­dra, Thun­der Lo­ves Socks, ha­yan lle­ga­do ya a tien­das de on­ce paí­ses de to­do el mun­do, des­de Aus­tra­lia al Reino Uni­do o Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más, des­de su tien­da on­li­ne dis­tri­bu­yen es­tas pren­das a cual­quier par­te del pla­ne­ta.

Aún están em­pe­zan­do, pe­ro pre­ten­den aca­bar el año con una pro­duc­ción de unos 50.000 pa­res de calcetines. En el 2017 sa­ca­ron al mer­ca­do 10.000. Su se­cre­to: di­se­ño, ca­li­dad e ir­se mar­can­do me­tas pa­so a pa­so.

Lo que em­pe­zó co­mo una aven­tu­ra ca­sual va to­man­do vi­sos de aca­bar co­mo un pro­yec­to ca­da vez más só­li­do den­tro de la industria tex­til ga­lle­ga. «Ha­bía es­ta­do en Mé­xi­co mon­tan­do un con­cept sto­re con un ami­go. La idea era in­tro­du­cir mar­cas europeas en el país cen­troa­me­ri­cano. Fue allí don­de la co­no­cí. Es ar­qui­tec­ta y mon­ta­ba tien­das pa­ra una em­pre­sa ga­lle­ga. Le pedí que me echa­ra una mano con el pro­yec­to, pe­ro coin­ci­dió que el chi­co que iba a mon­tar la tien­da con­mi­go se fue de va­ca­cio­nes a Bali du­ran­te quin­ce días, pe­ro lla­mó y di­jo ‘no vuel­vo’», re­cuer­da Ma­nuel. Fue por esa ra­zón por la que él y Án­ge­la co­men­za­ron a ba­ra­jar la idea de ha­cer al­go jun­tos. Pen­sa­ron en qué po­día ser. Por cues­tio­nes de la vi­da aca­ba­ron re­ca­lan­do en el mun­do del cal­ce­tín. Lo hi­cie­ron por­que Ma­nuel tie­ne un ami­go que co­mer­cia­li­za calcetines en Es­pa­ña. Vie­ron que era un pro­duc­to con gran po­ten­cial y que in­clu­so ha­bía em­pre­sas en Es­ta­dos Uni­dos que en pocos años lo­gra­ron fac­tu­rar mi­llo­nes de dó­la­res am­pa­rán­do­se, co­mo ellos, en la ca­li­dad. En­ton­ces, ¿por qué no? «Nos pa­sa­mos tres me­ses bus­can­do fá­bri­cas —re­cuer­da Ma­nuel—. La pri­me­ra no nos con­ven­ció y con­ti­nua­mos bus­can­do aquí y allá». En­con­trar ta­lle­res cua­li­fi­ca­dos pa­ra ha­cer lo que ellos que­rían era com­pli­ca­do. El aca­ba­do ha de ser per­fec­to. No pue­de fa­llar. Tras esas pri­me­ras pes­qui­sas lo­gra­ron una fi­nan­cia­ción de 125.000 eu­ros pa­ra lan­zar su pro­yec­to co­mo star­tup. A par­tir de ahí, co­men­za­ron a ha­cer una du­ra cam­pa­ña de pro­mo­ción en fe­rias, a tra­vés de blog­gers, de­jan­do pro­duc­to en stock en tien­das de ciu­da­des es­tra­té­gi­cas... «Aho­ra es­ta­mos en ple­na fa­se de cam­bio, he­mos lan­za­do una nue­va web...», cuen­tan.

¿Pe­ro cuál es la cla­ve que los ha he­cho triun­far en mer­ca­dos con un al­to ni­vel de exi­gen­cia? Ha­ber con­ver­ti­do un mo­des­to par de calcetines en una de­li­ca­da pie­za de ar­qui­tec­tu­ra.

| ÁN­GEL LÓ­PEZ

Án­ge­la Val­de­ne­bro y Ma­nuel Ta­boa­da, en su es­tu­dio pon­te­ve­drés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.