Elon Musk se elec­tro­cu­ta con Tes­la

La com­pa­ñía cae en bol­sa des­pués de que su fun­da­dor apa­re­cie­se en un pro­gra­ma be­bien­do whisky y fu­man­do ma­rihua­na El di­rec­tor fi­nan­cie­ro du­ra en el car­go me­nos de un mes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ja­vier Ar­mes­to

Las tur­bu­len­cias vuel­ven a afec­tar a los mo­to­res de Tes­la, pe­ro es­ta vez el ori­gen de los pro­ble­mas pa­re­ce es­tar en su pro­pio fun­da­dor y con­se­je­ro delegado, Elon Musk. La com­pa­ñía de co­ches eléc­tri­cos ca­yó en bol­sa la se­ma­na pa­sa­da más de un 5 % des­pués de la di­mi­sión de su di­rec­tor fi­nan­cie­ro, Da­ve Mor­ton —aguan­tó so­la­men­te un mes en el car­go—, y de que el pro­pio Musk apa­re­cie­se en un pro­gra­ma de ra­dio fu­man­do un po­rro de ma­rihua­na y be­bien­do whisky.

Los tí­tu­los de la fir­ma es­ta­dou­ni­den­se se si­túan ac­tual­men­te al­re­de­dor de los 280 dó­la­res por ac­ción, cuan­do ha­ce un año es­ta­ban en ca­si 380 dó­la­res. Pe­ro más que un pro­ble­ma con el Nas­daq —la co­ti­za­ción de Tes­la, si nos fi­ja­mos en su his­tó­ri­co, siem­pre ha te­ni­do vai­ve­nes pe­ro re­fle­ja un in­cues­tio­na­ble al­za a lo lar­go del tiem­po—, la cla­ve pa­re­ce es­tar en el errá­ti­co com­por­ta­mien­to de su má­xi­mo res­pon­sa­ble, con unos ban­da­zos en los úl­ti­mos me­ses po­co acor­des con la es­ta­bi­li­dad que exi­ge una em­pre­sa de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la es­ta­dou­ni­den­se.

La per­so­na­li­dad de es­ta es­pe­cie de Tony Stark de la vi­da real ha­bría si­do de­ma­sia­do pa­ra Da­ve Mor­ton. «Des­de que me in­cor­po­ré a Tes­la el 6 de agos­to, el ni­vel de aten­ción pú­bli­ca que se le dio a la em­pre­sa, así co­mo el rit­mo den­tro de la com­pa­ñía, han ex­ce­di­do mis ex­pec­ta­ti­vas. Co­mo re­sul­ta­do, es­to me lle­vó a re­con­si­de­rar mi fu­tu­ro», ex­pli­có el ya ex en­car­ga­do de las cuentas de la com­pa­ñía, a cu­ya re­nun­cia se unió la del di­rec­tor de re­cur­sos hu­ma­nos, Gaby To­le­dano. Mor­ton qui­so aclarar, sin em­bar­go, que «creo fir­me­men­te en Tes­la, en su mi­sión y sus pers­pec­ti­vas fu­tu­ras».

La reac­ción de Musk se pa­re­ce a la que tu­vo en abril, cuan­do bro­meó so­bre la su­pues­ta ban­ca­rro­ta de Tes­la «a pe­sar de la ven­ta ma­si­va de hue­vos de Pas­cua pa­ra cap­tar ca­pi­tal» y pu­bli­có tam­bién una fo­to su­ya con as­pec­to de sin te­cho y des­ma­ya­do jun­to a un Mo­del 3. Es de­cir, to­már­se­lo a bro­ma.

En The Joe Ro­gan Ex­pe­rien­ce (un pod­cast en di­rec­to que se emi­te por YouTu­be), el pre­sen­ta­dor in­vi­tó a Musk a fu­mar ma­rihua­na y es­te, pe­se a las re­ti­cen­cias ini­cia­les —«es le­gal, ¿no?», se pre­gun­tó an­tes de dar­le una ca­la­da al ci­ga­rri­llo—, aca­bó acep­tan­do y be­bien­do ade­más al­cohol en pú­bli­co. Unas bou­ta­des que no con­tri­bu­yen pre­ci­sa­men­te a dar tran­qui­li­dad y con­fian­za so­bre la ges­tión de una com­pa­ñía que lle­va al­gún tiem­po des­per­tan­do mu­chas du­das en­tre los in­ver­so­res.

A fi­na­les de ju­lio, Tes­la pro­ta­go­ni­za­ba otro re­tro­ce­so bur­sá­til des­pués de que Musk se echa­ra atrás en su in­ten­ción de re­ti­rar la fir­ma de la bol­sa al considerar que se­ría «lo me­jor» tan­to pa­ra la em­pre­sa co­mo pa­ra sus ac­cio­nis­tas. El con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción es­tu­dia­ba des­de prin­ci­pios de ese mes la pro­pues­ta, cu­yo ob­je­ti­vo era me­jo­rar la fle­xi­bi­li­dad y no te­ner que es­tar su­je­ta a la pre­sión de la pre­sen­ta­ción de los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos tri­mes­tra­les.

Se­gún Musk, sus in­ver­so­res son ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­tes. «Ca­si to­dos nos han acom­pa­ña­do des­de que hi­ci­mos la em­pre­sa pú­bli­ca en el 2010, cuan­do no te­nía­mos co­ches en pro­duc­ción y so­lo te­nía­mos una vi­sión de lo que que­ría­mos ser», apun­tó. Ade­más, se­ña­ló que el fa­bri­can­te de au­to­mó­vi­les de­be man­te­ner­se «en­fo­ca­do» en au­men­tar la fa­bri­ca­ción del Mo­del 3 y en ser ren­ta­ble. «He­mos de­mos­tra­do que po­de­mos ha­cer gran­des pro­duc­tos de ener­gía sos­te­ni­ble y aho­ra te­ne­mos que de­mos­trar que tam­bién po­de­mos ser ren­ta­bles», sub­ra­yó.

PRO­DUC­CIÓN DE­TE­NI­DA

La pro­duc­ción del lla­ma­do a ser el Ford T de Tes­la, el vehícu­lo que de­mo­cra­ti­za­ría la pro­pie­dad y el uso de los co­ches eléc­tri­cos, ha te­ni­do que ser de­te­ni­da en dos oca­sio­nes an­te la fal­ta de ga­ran­tías de que la com­pa­ñía sea ca­paz de aten­der la de­man­da. Mien­tras la com­pe­ten­cia (los fa­bri­can­tes tra­di­cio­na­les) se em­pie­za a des­pe­re­zar en el ju­go­so mer­ca­do de la mo­vi­li­dad por ba­te­rías de íon-litio, a Musk se le es­tá ha­cien­do más cues­ta arri­ba lle­var su sue­ño so­bre rue­das a to­do el mun­do que po­ner en ór­bi­ta un car­gue­ro es­pa­cial.

Musk es­tá ner­vio­so y otro ejem­plo es el pa­ti­na­zo que co­me­tió al lla­mar «pe­de­ras­ta» al bu­zo bri­tá­ni­co Vern Uns­worth, in­vo­lu­cra­do en el res­ca­te de los ni­ños en una cue­va de Tailandia. Uns­worth ha­bía in­si­nua­do que el en­vío de un mi­ni­sub­ma­rino —que fi­nal­men­te no se usó— por par­te de Musk era una «ar­ti­ma­ña de re­la­cio­nes pú­bli­cas». La reac­ción del due­ño de Tes­la fue la peor cam­pa­ña de már­ke­ting en mu­cho tiem­po.

Musk da ca­la­das a un po­rro du­ran­te el pro­gra­ma «The Joe Ro­gan Ex­pe­rien­ce», un pod­cast que se emi­te en YouTu­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.