NI STUTT­GART NI PA­LO AL­TO, SINO GA­LI­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

En una Ga­li­cia don­de ge­ne­ral­men­te en­sal­za­mos va­lo­res co­mo el pai­sa­je, el tu­ris­mo, la gas­tro­no­mía o in­clu­so el es­pí­ri­tu tra­ba­ja­dor de sus gen­tes, nos fal­ta ti­rar un po­co de or­gu­llo pa­ra dar a co­no­cer al mun­do que hay otra Ga­li­cia que se es­con­de de­trás de sus gru­pos in­dus­tria­les, que, por sí mis­mos, son ejem­plos de bri­llan­tez y re­sul­ta­dos. Ha­bla­mos cla­ra­men­te del tex­til, la au­to­mo­ción, el na­val, la pes­ca, aun­que hay mu­chos más, don­de so­mos po­ten­cia mun­dial y los pro­duc­tos que se fa­bri­can aquí son re­co­no­ci­dos en to­dos los con­ti­nen­tes.

Y cuan­do ha­bla­mos de au­to­mo­ción, que es lo que hoy nos ocu­pa, hay que de­cir que cual­quier ga­lle­go que via­ja por el mun­do pue­de sen­tir­se or­gu­llo­so cuan­do por una ca­lle de Hong Kong, de Bue­nos Ai­res o de Es­tam­bul ve pa­sar un Ber­lin­go o un Part­ner, un C4 Pi­cas­so o un C Ely­sée, fa­bri­ca­dos en Ga­li­cia. Son sím­bo­lo de una pu­jan­te in­dus­tria pun­te­ra en tec­no­lo­gía.

Cier­to es que la hu­mil­dad y la fal­ta de au­to­es­ti­ma nos lle­va mu­chas ve­ces a en­sal­zar lo ajeno y cuan­do se nos ha­bla de los lo­gros de la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca, que en cin­co años ten­drá ya por las ca­rre­te­ras de to­do el mun­do co­ches au­tó­no­mos, in­ter­co­nec­ta­dos en­tre sí, ca­pa­ces de ro­dar sin la asis­ten­cia de su con­duc­tor, y ca­pa­ces de ade­lan­tar­se a los ac­ci­den­tes o co­li­sio­nes por­que es­ta­rán do­ta­dos de cá­ma­ras y ra­da­res y ro­da­rán co­nec­ta­dos por 5G con el res­to de los vehícu­los, cree­mos que eso es gra­cias al ge­nio de un ale­mán de Stutt­gart, o al de un ame­ri­cano de Pa­lo Al­to en Ca­li­for­nia. Y no es así. Al me­nos no del to­do. Por­que en Ga­li­cia te­ne­mos una de las jo­yas tec­no­ló­gi­cas eu­ro­peas, un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo pun­te­ro a ni­vel mun­dial, aun­que po­co co­no­ci­do pa­ra, in­clu­so, los que vi­vi­mos a po­cos ki­ló­me­tros de él.

El Cen­tro Tec­no­ló­gi­co de Au­to­mo­ción de Ga­li­cia es­con­de un po­ten­cial enor­me. Yo di­ría que ha si­do uno de los ma­yo­res acier­tos de la Xun­ta de Ga­li­cia, un cen­tro pun­te­ro en I+D ca­paz de po­ner­se al la­do de un gi­gan­te de la au­to­mo­ción eu­ro­pea co­mo PSA, no ol­vi­de­mos que ya son cua­tro las mar­cas de su en­torno in­dus­trial (Ci­troën, Peu­geot, DS y Opel) y con­ver­tir­se en su pun­ta de lan­za in­ves­ti­ga­do­ra en tec­no­lo­gías co­mo la del co­che au­tó­no­mo.

Los seis­cien­tos tra­ba­ja­do­res del Cen­tro Tec­no­ló­gi­co de Au­to­mo­ción de Ga­li­cia, ca­si to­dos ellos in­ge­nie­ros sa­li­dos de las uni­ver­si­da­des ga­lle­gas y ade­más con una me­dia de edad muy ba­ja, es­tán rea­li­zan­do un tra­ba­jo mag­ní­fi­co en el de­sa­rro­llo del co­che au­tó­no­mo que, co­mo de­fi­nió Car­la Gohin, la di­rec­to­ra de In­no­va­ción del gru­po, es­ta­rá en la ca­lle en el 2020. Un pro­yec­to de es­ta en­ver­ga­du­ra re­quie­re tec­no­lo­gías pun­te­ras que son desa­rro­lla­das en ese CTAG, jun­to a otros pro­yec­tos que se es­tán rea­li­zan­do tam­bién pa­ra otros gru­pos in­dus­tria­les, al­gu­nos ale­ma­nes in­clui­dos.

Y es que no hay que ser de Stutt­gart ni de Pa­lo Al­to pa­ra tra­ba­jar en un cen­tro pun­te­ro de la au­to­mo­ción mun­dial. En ese mis­mo O Po­rri­ño, don­de se ex­por­ta gra­ni­to pa­ra to­do el mun­do, los jó­ve­nes ga­lle­gos del CTAG le en­se­ñan al mun­do có­mo se­rá el au­to­mó­vil del fu­tu­ro. Y lo ha­cen sin com­ple­jos. Pe­ro te­ne­mos que sa­cu­dir­nos la pro­ver­bial hu­mil­dad ga­lle­ga, hin­char el pe­cho y pre­su­mir tam­bién de co­ches, ga­lle­gos y pun­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.