TE AMO O TE EN­VI­DIO?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

La ofi­ci­na, la es­ce­na pú­bli­ca (y las se­ries de te­le­vi­sión) son el te­rreno ideal pa­ra las lu­chas de po­der. Pe­ro al­gu­nas ba­ta­llas se dispu­tan en ca­sa, en pi­ja­ma y za­pa­ti­llas, con los miem­bros de la pa­re­ja co­mo con­ten­dien­tes y mu­ni­ción de ce­los y en­vi­dias. Lo que el amor ha uni­do, que no lo se­pa­re el ego. Por Ana San­tos

EEn un congreso de mu­je­res em­pren­de­do­ras, cin­co eje­cu­ti­vas de éxi­to dis­fru­tan de la ce­na cuan­do una de ellas co­mien­za a de­cir: “Mi ma­ri­do…”. “¿Ma­ri­do? Pe­ro, ¿to­da­vía tie­nes ma­ri­do?”, la in­te­rrum­pen el res­to al uní­sono. Es­to po­dría ser un chis­te (ma­lo) si no fue­ra por­que lo que hay de­trás de es­ta pre­gun­ta re­tó­ri­ca no tie­ne mu­cha gra­cia. Se­gún un es­tu­dio ela­bo­ra­do por la ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca ESADE, un 70% de las em­pre­sa­rias es­tán se­pa­ra­das o di­vor­cia­das. Cuen­ta la le­yen­da que la cau­sa más co­mún, al mar­gen de di­fe­ren­cias per­so­na­les, es la di­fi­cul­tad pa­ra con­ci­liar el rit­mo en­dia­bla­do que exi­ge su tra­ba­jo con la vi­da fa­mi­liar. Pe­ro tam­bién pa­re­ce pro­ba­ble, aun­que no ha­ya es­ta­dís­ti­cas que lo con­fir­men, que en oca­sio­nes el ori­gen de la rup­tu­ra es­té en la com­pe­ti­ti­vi­dad que man­tie­nen los dos miem­bros de la pa­re­ja. Una es­pe­cie de “gue­rra de los Ro­se”, en ver­sión so­te­rra­da, en la que am­bos se ti­ran a la ca­ra sus lo­gros pro­fe­sio­na­les en un afán por con­se­guir el du­do­so pre­mio de “ven­ce­dor de la fa­mi­lia Martínez Gó­mez”. Es­ta­mos an­te un es­ce­na­rio que pue­de ca­li­fi­car­se de nue­vo. Has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co, los pa­pe­les es­ta­ban cla­ra­men­te asig­na­dos y asu­mi­dos. El hom­bre no so­lo era el sus­ten­to eco­nó­mi­co de la fa­mi­lia, sino que es­ta­ba lla­ma­do a ocu­par pues­tos de pres­ti­gio y lo­grar re­co­no­ci­mien­to so­cial. Mien­tras, la mu­jer de­bía con­for­mar­se con un tra­ba­jo del mon­tón que le per­mi­tie­ra com­pa­gi­nar­lo, es­tre­sa­da y sin bo­nus ni pal­ma­di­tas en la es­pal­da, con el cui­da­do de la ca­sa. Pe­ro las co­sas ya no son siem­pre así. Aun­que las es­pa­ño­las tie­nen un sa­la­rio me­dio 19,3% in­fe­rior al de los hom­bres (un 13% me­nos a ni­vel mun­dial), se­gún el último in­for­me ela­bo­ra­do por la OIT (Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, de­pen­dien­te de la ONU), la in­cor­po­ra­ción fe­me­ni­na en to­dos los ám­bi­tos y ni­ve­les pro­fe­sio­na­les es len­ta pe­ro im­pa­ra­ble. “La in­te­gra­ción de las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral y el dis­fru­te del tiem­po li­bre su­pu­so la rup­tu­ra del mo­de­lo tra­di­cio­nal, ba­sa­do en con­ver­tir el es­pa­cio la­bo­ral en co­to mas­cu­lino y el do­més­ti­co y fa­mi­liar, en pro­pio del se­xo fe­me­nino. El hom­bre va per­dien­do el po­der por­que la mu­jer es au­to­su­fi­cien­te eco­nó­mi­ca­men­te y go­za de li­ber­ta­des. Pe­ro el pro­ble­ma sur­ge cuan­do él no quie­re mo­di­fi­car es­ta asig­na­ción de ro­les; es de­cir, de la mis­ma ma­ne­ra que la mu­jer se va in­cor­po­ran­do a la es­fe­ra pú­bli­ca, el hom­bre de­be­ría asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des en la es­fe­ra pri­va­da”, ex­pli­ca Ruth Za­zo Ro­drí­guez, psi­có­lo­ga ex­per­ta en re­la­cio­nes de pa­re­ja del cen­tro Psi­coa­dap­ta.

El triun­fo co­mo ar­ma arro­ja­di­za

La com­pe­ti­ti­vi­dad es al­go in­he­ren­te al ser hu­mano. En ma­yor o me­nor me­di­da, to­dos so­mos com­pe­ti­ti­vos con nues­tros her­ma­nos, los ami­gos o los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. ¿Quién no ha sen­ti­do al­gu­na vez una pun­za­da en el es­tó­ma­go al ver có­mo uno de ellos as­cen­día pro­fe­sio­nal­men­te mien­tras nues­tra ca­rre­ra se iba ha­cien­do ca­da vez más pe­que­ña? Y lo mis­mo pue­de de­cir­se res­pec­to a las pa­re­jas. Ten­de­mos a pen­sar que es­ta cla­se de sen­ti­mien­tos es­tá re­ñi­da con el amor y no tie­ne ca­bi­da en una re­la­ción sen­ti­men­tal, pe­ro no es cier­to. “Ade­más de en el te­rreno la­bo­ral, la lu­cha de po­der apa­re­ce en mu­chas otras áreas den­tro de una pa­re­ja: en el se­xo, el as­pec­to fí­si­co, la re­la­ción con los hi­jos, el plano afec­ti­vo, la to­ma de de­ci­sio­nes… Si no exis­te un equi­li­brio en­tre am­bas par­tes, pue­de ge­ne­rar­se mu­cha com­pe­ten­cia”, ex­pli­ca la te­ra­peu­ta de pa­re­ja Ma­ría Gutiérrez Ra­po­so. Pe­ro es­ta ri­va­li­dad no es ma­la en sí mis­ma, siem­pre y cuan­do sir­va co­mo es­tí­mu­lo y no co­mo ar­ma arro­ja­di­za. “No se tra­ta de no com­pe­tir, por­que eso es al­go que va a exis­tir siem­pre en una re­la­ción –con­ti­núa la psi­có­lo­ga–. El se­cre­to es­tá en en­con­trar una ar­mo­nía, y eso no con­sis­te en que los dos ten­gan el mis­mo sa­la­rio, el mis­mo es­pa­cio in­di­vi­dual o el mis­mo pres­ti­gio

La lu­cha de po­der pue­de apa­re­cer en el tra­ba­jo, en la re­la­ción con los hi­jos, en el se­xo...

La ri­va­li­dad no tie­ne por qué ser ne­ga­ti­va, cuan­do es un es­tí­mu­lo y no un ar­ma arro­ja­di­za.

pro­fe­sio­nal, sino en asu­mir que uno ten­drá más po­der en de­ter­mi­na­das áreas y el otro en otras”. Da­niel y So­ra­ya for­ma­ban una de esas pa­re­jas con­si­de­ra­das co­mo en­vi­dia­bles. Has­ta que a ella, abo­ga­da, le hi­cie­ron so­cia del bu­fe­te en el que tra­ba­ja. “Él es in­for­má­ti­co y los dos te­nía­mos un pues­to si­mi­lar en cuan­to a res­pon­sa­bi­li­da­des, suel­do y pres­ti­gio, pe­ro a mí me as­cen­die­ron y to­do cam­bió. De re­pen­te, la gen­te te fe­li­ci­ta, ga­nas más di­ne­ro que él, em­pie­zas a via­jar más… –re­la­ta So­ra­ya–. Lo pa­sa­mos fa­tal du­ran­te una lar­ga tem­po­ra­da, has­ta que Da­niel re­co­no­ció que te­nía ce­los y le cos­ta­ba mucho acep­tar que yo es­tu­vie­ra en un ni­vel la­bo­ral su­pe­rior; su au­to­es­ti­ma se tam­ba­leó y se mos­tra­ba muy aris­co con­mi­go. Si a eso le su­mas que tu­vo que ha­cer­se car­go de más co­sas de la ca­sa… Pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, lo ha­bla­mos con tran­qui­li­dad, las aguas vol­vie­ron a su cau­ce y aho­ra se ale­gra de to­dos mis lo­gros”. A Con­cha, sol­te­ra y pu­bli­cis­ta de éxi­to de 34 años, le cues­ta en­con­trar hom­bres que se in­tere­sen por su vi­da pro­fe­sio­nal. “En cuan­to ellos tie­nen un tra­ba­jo que, apa­ren­te­men­te, es me­nos in­tere­san­te que el mío, no­to que evi­tan con­ver­sar so­bre el te­ma o tra­tan de ha­cer­se los im­por­tan­tes. Pe­ro lo peor es que a ve­ces, en las pri­me­ras ci­tas, di­si­mu­lo y res­to im­por­tan­cia a lo que ha­go pa­ra que to­do sea más fá­cil”, re­co­no­ce. Y si las dos per­so­nas com­par­ten pro­fe­sión, las di­fe­ren­cias son más evi­den­tes y au­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de que aflo­re la ri­va­li­dad. Así lo re­co­no­cía Scar­lett Johans­son cuan­do se se­pa­ró de Ryan Rey­nolds tras tres años ca­sa­dos y en el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra: “Vi­vir con otro ac­tor es com­pli­ca­do. De­be ha­ber en­ten­di­mien­to real so­bre có­mo com­par­tes tu tiem­po y, si la otra per­so­na tie­ne más éxi­to que tú, ha­cer que eso se con­vier­ta en un re­to. Por­que ahí es cuan­do to­do se vuel­ve com­pe­ti­ti­vo”. Si in­te­rro­gá­ra­mos a las mu­je­res que tenemos al­re­de­dor, no nos cos­ta­ría en­con­trar ca­sos si­mi­la­res a es­tos. Pe­ro si les pre­gun­tá­ra­mos a ellos, se­gu­ra­men­te no se­rían tan­tos los que se to­pa­ran con la in­com­pren­sión o el de­sin­te­rés de sus pa­re­jas. ¿Es que los hom­bres no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra que ellas los su­peren? “No se tra­ta de es­tar o no pre­pa­ra­dos, sino más bien de te­ner o no te­ner ideas igua­li­ta­rias. Una educación rí­gi­da so­bre es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro ha­ce que tan­to un hom­bre co­mo una mu­jer pue­dan te­ner di­fi­cul­tad pa­ra fle­xi­bi­li­zar de­ter­mi­na­dos

La unión de dos per­so­nas que ne­ce­si­tan que­dar por en­ci­ma es una bom­ba de re­lo­je­ría”.

pun­tos de vis­ta y se re­pro­duz­can las de­sigual­da­des. A al­gu­nos hom­bres les cues­ta acep­tar ro­les di­fe­ren­tes a los que his­tó­ri­ca­men­te han desem­pe­ña­do. An­tes, la ri­va­li­dad pro­fe­sio­nal era ex­clu­si­va­men­te en­tre ellos; aho­ra, tam­bién hay que com­pe­tir con mu­je­res, in­clu­so en tu pro­pia ca­sa. Tu pa­re­ja te pue­de su­pe­rar en lo la­bo­ral y en lo eco­nó­mi­co, sin que es­to ten­ga que ser al­go ne­ga­ti­vo”, ana­li­za Ruth Za­zo.

Mi vic­to­ria, tu de­rro­ta

Más allá de un con­flic­to de gé­ne­ro, tam­bién pue­de tra­tar­se de una gue­rra de egos. Y la unión de dos per­so­nas que ne­ce­si­tan de­mos­trar cons­tan­te­men­te que es­tán por en­ci­ma del otro es una bom­ba de re­lo­je­ría. “Yo ob­ser­vo en la con­sul­ta mu­je­res y hom­bres ex­tre­ma­da­men­te com­pe­ti­ti­vos y, en esos ca­sos, es fun­da­men­tal sa­ber en qué ti­po de fa­mi­lia han cre­ci­do, có­mo les han trans­mi­ti­do con­cep­tos co­mo el éxi­to, la ri­va­li­dad o la im­por­tan­cia del di­ne­ro –afir­ma Ma­ría Gutiérrez–. Tam­bién tie­ne que ver con la frus­tra­ción y to­das las emo­cio­nes se apren­den de ni­ño. Si a una per­so­na, hom­bre o mu­jer, no le han en­se­ña­do a to­le­rar las frus­tra­cio­nes, sur­gen los pro­ble­mas”. “Cuan­do uno per­si­gue la vic­to­ria, por re­gla ge­ne­ral, bus­ca la de­rro­ta del otro, y una re­la­ción que vi­ve ba­jo es­ta pre­sión es­ta­rá com­ple­ta­men­te des­com­pen­sa­da”, aña­de Ruth Za­zo. Ba­rack Oba­ma co­no­ció a Mi­che­lle La­vaughn en un des­pa­cho de abo­ga­dos de Chica­go. Ella era dos años me­nor, pe­ro ejer­cía co­mo su je­fa. Una po­si­ción que no im­pi­dió que se enamo­ra­ran y for­ma­ran una fa­mi­lia. Sí, des­pués él ha si­do pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro ella no se ha que­da­do atrás: ha ejer­ci­do de pri­me­ra da­ma con voz pro­pia y se ha ga­na­do una po­pu­la­ri­dad su­pe­rior a la de su ma­ri­do. Y to­do sin mues­tras apa­ren­tes de ri­va­li­dad. Mar­ga­ri­ta y Luis se tras­la­da­ron de Ma­drid a Lisboa por el tra­ba­jo de ella en una mul­ti­na­cio­nal. Él es pe­rio­dis­ta free­lan­ce y re­co­no­ce sin com­ple­jos que ejer­ce de amo de ca­sa y cui­da de sus hi­jos. “Ha­ce años, te­nía­mos la si­tua­ción opues­ta. Pe­ro no he te­ni­do pro­ble­ma en adap­tar­me por­que en­tien­do que es­te es su mo­men­to”, re­co­no­ce. Co­mo ellos, son ca­da vez más las pa­re­jas ca­pa­ces de in­ter­cam­biar los ro­les con na­tu­ra­li­dad y for­mar un tán­dem que pe­da­lea sin el ob­je­ti­vo de ser el pri­me­ro en lle­gar a la me­ta. “Tra­ba­jar en equi­po, apo­yar al otro pa­ra que al­can­ce sus ob­je­ti­vos, ser ca­paz de ilu­sio­nar­se con sus pro­yec­tos, sen­tir­se or­gu­llo­so por sus lo­gros… Es­tos son fac­to­res que en­ri­que­cen a la pa­re­ja”, re­su­me Ruth Za­zo.

Clai­re (Ro­bin Wright) y Frank Un­der­wood (Ke­vin Spa­cey), una pa­re­ja pre­si­den­cial y am­bi­cio­sa en la se­rie Hou­se of Cards.

BE­YON­CÉ Y JAY Z

MI­CHE­LLE Y BA­RACK OBA­MA ELSA PATAKY Y CH­RIS HEMSWORTH

GISELE BÜNDCHEN Y TOM BRADY

PAUL AUS­TER Y SIRI HUSTVEDT

JA­VIER BAR­DEM Y PE­NÉ­LO­PE CRUZ

SHAKIRA Y GE­RARD PI­QUÉ

DA­VID Y VIC­TO­RIA BECK­HAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.