LA HO­RA DEL TA­LEN­TO

El fu­tu­ro se­rá tec­no­ló­gi­co y ame­na­za con de­jar atrás a las mu­je­res. Nues­tras pro­ta­go­nis­tas se han pues­to en mar­cha y pue­den ser la ins­pi­ra­ción pa­ra otras mu­chas. Tex­to y fo­tos: Ofe­lia de Pablo y Ja­vier Zu­ri­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Es­ta­mos al bor­de de una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que mo­di­fi­ca­rá fun­da­men­tal­men­te la for­ma en que vi­vi­mos, tra­ba­ja­mos y nos re­la­cio­na­mos. En su es­ca­la, al­can­ce y com­ple­ji­dad, la trans­for­ma­ción se­rá dis­tin­ta a cual­quier otra que el gé­ne­ro hu­mano ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do an­tes”. Lo va­ti­ci­na Klaus Sch­wab, el eco­no­mis­ta que fun­dó el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, que se reúne anual­men­te en Da­vos, en su li­bro La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. A su jui­cio, es­ta re­vo­lu­ción cam­bia­rá el mun­do. ¿Y có­mo lo ha­rá? A tra­vés de na­no­tec­no­lo­gías, neu­ro­tec­no­lo­gías, in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les... y ele­men­tos con los que ya em­pe­za­mos a fa­mi­lia­ri­zar­nos: dro­nes, ro­bots, im­pre­so­ras 3D. La bue­na no­ti­cia es que, se­gún los ex­per­tos, es­ta re­vo­lu­ción 4.0 ele­va­rá los in­gre­sos glo­ba­les y me­jo­ra­rá la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción. ¿La ma­la? Que el pro­ce­so de trans­for­ma­ción so­lo be­ne­fi­cia­rá a quie­nes sean ca­pa­ces de in­no­var y adap­tar­se. Lo que­ra­mos o no, el pro­ce­so po­dría des­truir en nues­tro país sie­te mi­llo­nes de em­pleos, aun­que se crea­rán dos mi­llo­nes nue­vos re­la­cio­na­dos con las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. Y es­te fu­tu­ro, que se­rá tec­no­ló­gi­co o no se­rá, cho­ca de bru­ces con las ci­fras: de los jó­ve­nes es­pa­ño­les que cur­san ca­rre­ras téc­ni­cas, so­lo el 25% son mu­je­res; y en las ingenierías re­la­cio­na­das con tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, son so­lo el 10%. “El pa­no­ra­ma va a cam­biar ra­di­cal­men­te y los que no es­tén pre­pa­ra­dos se que­da­rán fue­ra”, se­ña­la Re­be­ca Min­gue­la. Y ella lo sa­be muy bien. En la úl­ti­ma cum­bre de Da­vos, el pa­sa­do abril, es­ta se­go­via­na de 35 años, na­ci­da en Cué­llar, fue ele­gi­da Jo­ven Lí­der Glo­bal, uno de los

Quien no es­té pre­pa­ra­do se que­da­rá fue­ra” Re­be­ca Min­gue­la 35 años. In­ge­nie­ra de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, fun­da­do­ra de Blink y Cla­rity.

Re­con­ver­tir­se es po­si­ble. Yo lo he he­cho” So­fía Ben­ju­mea 35 años. Pe­rio­dis­ta. Di­rec­to­ra de Goo­gle Cam­pus y crea­do­ra de South Sum­mit.

100 ta­len­tos jó­ve­nes más in­flu­yen­tes del mun­do. Su tra­yec­to­ria ha si­do in­ten­sa: creó la apli­ca­ción de re­ser­vas ho­te­le­ras Blink, que lue­go ven­dió por una ci­fra mi­llo­na­ria; tra­ba­jó en la di­gi­ta­li­za­ción del Ban­co Santander; y aho­ra ha crea­do Cla­rity, una dis­tri­bui­do­ra de soft­wa­re que, me­dian­te el big da­ta, cuan­ti­fi­ca­rá el im­pac­to so­cial que tie­nen em­pre­sas, or­ga­ni­za­cio­nes y go­bier­nos: “Mi­de la bon­dad de la em­pre­sas”, ase­gu­ra. Re­be­ca es mu­jer e in­ge­nie­ra de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, al­go que es­ca­sea en nues­tro país. “Es cier­to que nos he­mos que­da­do re­le­ga­das en las ca­rre­ras téc­ni­cas y que, si va­mos ha­cia un mun­do glo­bal do­mi­na­do por la tec­no­lo­gía, que­da­re­mos en se­gun­do plano”, afir­ma. La re­vo­lu­ción 4.0 aca­ba­rá con mu­chas pro­fe­sio­nes, pe­ro se crea­rán otras en cam­pos re­la­cio­na­dos con la tec­no­lo­gía, la in­ge­nie­ría, la cien­cia y las ma­te­má­ti­cas. “Y esas son es­pe­cia­li­da­des don­de nues­tra pre­sen­cia es mi­no­ri­ta­ria”, se­ña­la Min­gue­la. “Pa­ra mí no fue un pro­ble­ma es­tu­diar una ca­rre­ra téc­ni­ca [sus pa­dres eran pro­fe­so­res], pe­ro es cier­to que exis­ten mu­chas ba­rre­ras edu­ca­ti­vas que hay que cam­biar”, aña­de.

Ta­len­to con acen­to es­pa­ñol

Pa­ra So­fía Ben­ju­mea la educación tam­bién es la cla­ve. Y co­mo di­rec­to­ra de Goo­gle Cam­pus Ma­drid se ha pues­to ma­nos a la obra pa­ra cam­biar las co­sas, crean­do Cam­pus Mee­tup Wo­men, un es­pa­cio pa­ra mu­je­res em­pren­de­do­ras. “Re­con­ver­tir­se es po­si­ble. Yo lo he he­cho, y aquí hay mu­chas mu­je­res que tam­bién”. So­fía es­tu­dió pe­rio­dis­mo pe­ro, des­pués de tra­ba­jar en va­rios me­dios, de­ci­dió dar un gi­ro ra­di­cal. Se mar­chó a Los Án­ge­les, hi­zo un MBA y apren­dió a creer en su pro­pio ta­len­to y en la ca­pa­ci­dad de la in­no­va­ción es­pa­ño­la. Re­gre­só a nues­tro país en ple­na cri­sis, pe­ro se dio cuen­ta de que era el mo­men­to de cam­biar el chip: “Ha­bía que vi­si­bi­li­zar el ta­len­to, po­ner­nos en va­lor”. Así creó Spain

En las ingenierías re­la­cio­na­das con nue­vas tec­no­lo­gías, ellas son el 10% de los alum­nos.

Star­tup, con su tía, Ma­ría Ben­ju­mea, pa­ra dar va­lor a la mar­ca Es­pa­ña. Jun­tas fun­da­ron tam­bién la South Sum­mit, un en­cuen­tro en­tre em­pre­sas in­no­va­do­ras del sur de Eu­ro­pa y La­ti­noa­mé­ri­ca. Cuan­do Goo­gle de­ci­dió mon­tar un cam­pus en Es­pa­ña, le ofre­cie­ron di­ri­gir­lo. “Siem­pre so­ñé con mon­tar un es­pa­cio fí­si­co pa­ra po­ner en con­tac­to a las per­so­nas. Goo­gle tie­ne la in­no­va­ción en el ADN y es­to es lo que yo que­ría”. So­fía afir­ma que, en los úl­ti­mos cin­co años, ha evo­lu­cio­na­do nues­tro eco­sis­te­ma tec­no­ló­gi­co de for­ma es­pec­ta­cu­lar: “Es cier­to que no hay mu­chas mu­je­res, pe­ro es­to es­tá cam­bian­do: he­mos vis­to un au­men­to del 30% al 37% en un año”. Y ella se ha pro­pues­to que ese in­cre­men­to con­ti­núe, crean­do be­cas pa­ra pro­gra­ma­do­ras, cur­sos en­fo­ca­dos a ni­ños y ni­ñas, y or­ga­ni­zan­do las Wel­co­me Wo­men, char­las abier­tas a las mu­je­res que por pri­me­ra vez pi­san el Cam­pus Goo­gle.

Ideas bien co­ci­na­das

Pao­la Gar­cía con­du­ce esas reu­nio­nes in­for­ma­les que se ce­le­bran el se­gun­do jue­ves de ca­da mes. “Soy in­ge­nie­ra de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y ten­go una start up, Chefly.co, en el Cam­pus. Ven­go con mi hi­ja a tra­ba­jar y mu­chas chi­cas se acer­ca­ban a pre­gun­tar­me, por­que la ma­yo­ría pen­sa­ba que es­te si­tio era so­lo pa­ra jó­ve­nes fri­kis tec­no­ló­gi­cos”. Va­rias mu­je­res se sien­tan en la ca­fe­te­ría al­re­de­dor de ella, mien­tras su ni­ña de año y me­dio jue­ga ba­jo las me­sas. Ha­blan de em­pren­di­mien­to, de start ups, de ayu­das y de có­mo en­fren­tar los cam­bios des­de la pers­pec­ti­va fe­me­ni­na. “Me sien­to con ellas a con­tar­les có­mo lo he he­cho yo, a de­cir­les que se pue­de y que so­mos una red pa­ra ayu­dar­nos en­tre to­dos”. Pao­la les cuen­ta, por ejem­plo, que ella ha­bía tra­ba­ja­do en Te­le­fó­ni­ca I+D y en otras mul­ti­na­cio­na­les, pe­ro que un día sin­tió que te­nía que cam­biar y se fue a Ir­lan­da. En Cork em­pe­zó a co­ci­nar por pri­me­ra vez y creó una página de Fa­ce­book (No te preo­cu­pes ma­má, que es­toy co­mien­do bien), en la que ca­da día subía re­ce­tas. Pron­to fue un éxi­to de vi­si­tas y em­pe­za­ron a lla­mar­la pa­ra pe­dir co­mi­da ca­se­ra. “Pri­me­ro pen­sé en po­ner­me a ha­cer tor­ti­llas de pa­ta­ta, pe­ro lue­go fui más allá y pen­sé: ¿por qué no apli­co mis co­no­ci­mien­tos in­for­má­ti­cos y pon­go en con­tac­to a co­ci­ne­ros pro­fe­sio­na­les que ha­gan co­mi­da ca­se­ra y a gen­te que la ne­ce­si­te?”. Y di­cho y he­cho, cuan­do vol­vió a Es­pa­ña creó Chefly.co. “Yo no te­nía ni idea de em­pren­di­mien­to y aquí es­toy”, afir­ma. Los es­te­reo­ti­pos no han ayu­da­do a ven­der las ca­rre­ras tec­no­ló­gi­cas a las mu­je­res. “Soy nor­mal, no vi­vo en­ce­rra­da y pe­ga­da a mi por­tá­til”, afir­ma Pao­la en­tre ri­sas, pe­ro aña­de: “No hay re­fe­ren­tes y eso no ayu­da a que las jó­ve­nes es­tu­dien ca­rre­ras tec­no­ló­gi­cas. Ha­ce po­co di una char­la en la Uni­ver­si­dad Car­los III y ha­bía chi­cas que se aver­gon­za­ban de de­cir que es­tu­dia­ban In­for­má­ti­ca, por si los de­más pen­sa­ban que eran ra­ri­tas”. Co­mo Pao­la, Ana Ji­mé­nez tam­bién es ma­dre y em­pren­de­do­ra, ade­más de in­ge­nie­ra de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y enamo­ra­da de la ló­gi­ca. “Cuan­do era pe­que­ña, que­dé cuar­ta en unas

El ta­len­to se de­man­da­rá ca­da vez más” Su­sa­na Mor­cuen­de 40 años. In­ge­nie­ra de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Fun­da­do­ra de The Happy Ma­na­ger Aca­demy. La di­ver­si­dad es bue­na pa­ra el ne­go­cio” Ra­quel Lain­de 38 años. Con­sul­to­ra en trans­for­ma­ción di­gi­tal. Ha pues­to en mar­cha La In­ter­cul­tu­ral.

olim­pia­das ma­te­má­ti­cas, pe­ro no soy una fri­ki”, se ríe. Ha tra­ba­ja­do pa­ra la Uni­ver­si­dad y en va­rias mul­ti­na­cio­na­les, pe­ro, “cuan­do eres ma­dre y ves esas jor­na­das in­ter­mi­na­bles que te ofre­cen, pien­sas: “Es­to no es lo que quie­ro pa­ra mi vi­da”. Así que de­ci­dió mon­tár­se­lo por su cuen­ta. “Yo ha­go big da­ta y ma­chi­ne lear­ning [apren­di­za­je au­to­má­ti­co], así que me uní con un ex­per­to en mar­ke­ting y fun­da­mos Leads Ori­gings”. Es­ta start up ayu­da a las em­pre­sas a uti­li­zar los da­tos que tie­nen pa­ra ge­ne­rar es­tra­te­gias de már­ke­ting. Al tra­ba­jar con da­tos rea­les, sus cam­pa­ñas son más efec­ti­vas, por­que lle­gan al con­su­mi­dor en fun­ción de sus in­ten­cio­nes de com­prar. “Creo que la tec­no­lo­gía ofre­ce una fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral muy bue­na. Y en mi ca­so es per­fec­to, por­que te or­ga­ni­zas co­mo quie­res”, re­co­no­ce. Cuan­do Ana se que­dó em­ba­ra­za­da de su se­gun­do hi­jo qui­so bus­car re­fe­ren­tes pa­ra re­di­ri­gir su vi­da... “¡Y no los ha­bía!”, re­co­no­ce. Por eso se ha da­do cuen­ta de lo im­por­tan­te que es la vi­si­bi­li­za­ción pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes “Tra­to de fo­men- tar la tec­no­lo­gía en­tre los ni­ños, doy cla­ses ex­tra­es­co­la­res de ro­bó­ti­ca, pe­ro no es su­fi­cien­te. La tec­no­lo­gía de­be­ría ser obli­ga­to­ria en los co­le­gios, por­que si no lo ha­ces así so­lo se apun­tan chi­cos”. De he­cho, al­gún pa­dre ha lle­ga­do a de­cir­le: “De­be­ríais ha­cer pul­se­ras con leds y co­sas así pa­ra las ni­ñas”. “Es in­creí­ble que es­to pa­se a es­tas al­tu­ras”, pro­tes­ta Ana.

Em­pre­sas fe­li­ces y di­ver­sas

Las vo­ces de alar­ma fren­te a la bre­cha de gé­ne­ro que pue­de traer esa cuar­ta re­vo­lu­ción son mu­chas. Aun­que tam­bién hay otras opi­nio­nes. “No es­toy del to­do de acuer­do con el men­sa­je. Es ver­dad que mu­chas pro­fe­sio­nes se van a trans­for­mar y otras des­apa­re­ce­rán, pe­ro hay un mun­do nue­vo que va a sur­gir”, co­men­ta Su­sa­na Mor­cuen­de, que tra­ba­ja co­mo back end de­ve­lo­per [un ti­po de pro­gra­ma­dor web] y, co­mo ella mis­ma afir­ma, hu­ma­ni­za­do­ra de em­pre­sas. En su opi­nión, no to­do tie­ne que ser tec­no­ló­gi­co, no to­do el mun­do tie­ne que ser pro­gra­ma­dor. Goo­gle, por ejem­plo, ha anun­cia­do que con­tra­rá a más de 4.000 per­so­nas doc­to­ra­das en hu­ma­ni­da­des en los pró­xi­mos años. ¿Su ob­je­ti­vo? Es­tu­diar la em­pa­tía, la emo­ción y la cul­tu­ra en un mun­do glo­bal. Su­sa­na es ma­dre de dos ni­ños y aca­ba de lan­zar una nue­va start up lla­ma­da Happy Ma­na­ger Aca­demy. Su mi­sión es for­mar a las em­pre­sas pa­ra que sean más atrac­ti­vas a la ho­ra de con­tra­tar a los tra­ba­ja­do­res. “Hay una bús­que­da del ta­len­to por par­te de las em­pre­sas y pa­ra que la gen­te se que­de en ellas tie­nen que ofre­cer­les con­di­cio­nes in­tere­san­tes”. Ha­bla­mos de fle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria, de con­ci­lia­ción, de mo­ti­va­ción... “Hay quien cree que ins­ta­lar un fut­bo­lín en el tra­ba­jo, dar ma­sa­jes o per­mi­tir que te lle­ves a tu mas­co­ta a la ofi­ci­na es fe­li­ci­dad, pe­ro va más allá de eso, es éti­ca en el tra­ba­jo”, re­co­no­ce Mor­cuen­de. Ella for­ma a los de­par­ta­men­tos de re­cur­sos hu­ma­nos pa­ra en­se­ñar­les a ha­cer

Hay que ha­cer al­go ya. El te­cho de cris­tal exis­te” Re­be­ca Ma­ciel 38 años. In­ge­nie­ra de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Res­pon­sa­ble de con­sul­to­ría de Gar­ner USA. Las gran­des tec­no­ló­gi­cas no so­lo ne­ce­si­tan in­for­má­ti­cos. Goo­gle bus­ca 4.000 hu­ma­nis­tas.

fe­li­ces a sus tra­ba­ja­do­res. “Sé que sue­na ex­tra­ño, cuan­do hay tan­to pa­ro en otros sec­to­res, pe­ro es­ta­mos ha­blan­do de un mun­do don­de no fal­ta el tra­ba­jo y don­de el ta­len­to es un bien muy de­man­da­do y lo se­rá más en en el fu­tu­ro”, afir­ma. Ra­quel Lain­de, ex­per­ta en growth haw­king [es­tra­te­gia de po­si­cio­na­mien­to] y en co­mer­cio elec­tró­ni­co va más allá al afir­mar que la di­ver­si­dad es ya la ba­se de esa nue­va so­cie­dad que se es­tá ges­tan­do. “No so­lo por­que sea éti­co, sino por­que es un ne­go­cio en al­za. Igual que la fe­li­ci­dad es ren­ta­ble pa­ra las em­pre­sas, la di­ver­si­dad es bue­na pa­ra el ne­go­cio”, ase­gu­ra. Es­ta em­pren­de­do­ra y ma­dre de tres hi­jos co­men­zó abrien­do en in­ter­net la tien­da de ar­tícu­los de Be­llas Ar­tes de su abue­lo. Lue­go am­plió su mun­do a la con­sul­to­ría de mar­ke­ting y aho­ra es­tá en un pro­yec­to en­fo­ca­do en la di­ver­si­dad: Lain­ter­cul­tu­ral.com, una pla­ta­for­ma don­de se ofre­ce for­ma­ción y con­sul­to­ría pa­ra po­ten­ciar la in­clu­sión. “Gra­cias a la di­ver­si­dad, se es­tán ex­plo­ran­do nue­vos ni­chos de mer­ca­do. Los me­jo­res pro­yec­tos vie­nen de las ne­ce­si­da­des rea­les de la gen­te”. Y en las gran­des em­pre­sas se es­tán dan­do cuen­ta, por eso to­das las com­pa­ñías de Si­lli­con Va­lley es­tán in­vir­tien­do en di­ver­si­dad de gé­ne­ro, pe­ro tam­bién de et­nia y de edad.

Te­chos de cris­tal

En ese ám­bi­to se mue­ve tam­bién Re­be­ca Ma­ciel, que aca­ba de lle­gar de la Uni­ver­si­dad de Har­vard (EE.UU.), don­de ha ter­mi­na­do su MBA en di­rec­ción eje­cu­ti­va. Es la res­pon­sa­ble de con­sul­to­ría pa­ra Es­pa­ña y Por­tu­gal de Gart­ner, una empresa ame­ri­ca­na lí­der que ase­so­ra a gran­des em­pre­sas en ma­te­ria de es­tra­te­gia y trans­for­ma­ción di­gi­tal ba­sán­do­se en tec­no­lo­gías co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o el in­ter­net de las co­sas. Sus clien­tes son ban­cos, com­pa­ñías del sec­tor de con­su­mo, de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes… “La reali­dad es que no hay mu­je­res en los pues­tos di­rec­ti­vos, nos que­da­mos atrás. Ese te­cho de cris­tal real­men­te exis­te. En Har­vard hay so­lo un 10% de mu­je­res y el nú­me­ro de ellas que son CEO en la lis­ta de For­tu­ne 500 no lle­ga al 5%”, ex­pli­ca. En su opi­nión, la cla­ve es­tá en la educación y en las po­lí­ti­cas de ac­ción que fuer­cen la igual­dad. “Las de­sigual­da­des no des­apa­re­cen por ós­mo­sis –sub­ra­ya–. Hay que ha­cer al­go aho­ra. La tec­no­lo­gía es la nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial y las mu­je­res no nos he­mos subido al ca­rro por­que ve­ni­mos de una so­cie­dad que no es igua­li­ta­ria”. Mar­ciel es­tá de acuer­do en que en el ca­mino ha­cia la igual­dad, la di­ver­si­dad es una ba­za cru­cial. “En la trans­for­ma­ción di­gi­tal se ne­ce­si­ta un eco­sis­te­ma de per­fi­les di­ver­sos, tie­ne que ver con en­ten­der el com­por­ta­mien­to tan­to hu­mano co­mo de las má­qui­na pa­ra for­mar un to­do”. Ella lo ve día a día en su empresa. Cuan­to ma­yor sea la au­to­ma­ti­za­ción de las ta­reas bá­si­cas, “nos que­da la co­mu­ni­ca­ción, la crea­ti­vi­dad y la emo­ción y ahí tenemos una vi­sión muy com­ple­men­ta­ria hom­bres y mu­je­res. Es ne­ce­sa­rio que los equi­pos sean equi­li­bra­dos”.

Ha­bi­li­da­des y es­tra­te­gias

Re­be­ca Min­gue­la es op­ti­mis­ta so­bre el pa­pel de las mu­je­res en ese uni­ver­so 4.0. “Creo que ten­dre­mos un rol fun­da­men­tal. To­das las for­mas de tra­ba­jo agi­le [es de­cir, me­to­do­lo­gías em­plea­das por las em­pre­sas pun­te­ras, ba­sa­das en la ra­pi­dez y la fle­xi­bi­li­dad pa­ra adap­tar­se a si­tua­cio­nes cam­bian­tes] son co­la­bo­ra­ti­vas, con vi­sio­nes di­fe­ren­tes y abier­tas. La em­pa­tía y la ha­bi­li­dad so­cial es más fe­me­ni­na que mas­cu­li­na. Ade­más, no­so­tras tenemos la ca­pa­ci­dad de pro­yec­tar a lar­go pla­zo y eso nos con­vier­te en muy es­tra­té­gi­cas”, au­gu­ra. Hoy, las in­for­má­ti­cas vi­ven en un mun­do de hom­bres, pe­ro po­cos sa­ben que el pri­mer pro­gra­ma­dor del mun­do fue una mu­jer, Ada Lo­ve­la­ce, en 1815; o que la tec­no­lo­gía que lue­go dio lu­gar al wi­fi fue in­ven­ta­da por la ac­triz Hedy La­marr, en 1942. Aho­ra es­tas tec­nó­lo­gas es­pa­ño­las, re­fe­ren­tes en sus sec­to­res, ha­blan de la ne­ce­si­dad de di­ver­si­dad, del con­sen­so co­la­bo­ra­ti­vo y de la crea­ti­vi­dad, va­lo­res que se­rán ne­ce­sa­rios pa­ra avan­zar en es­ta nue­va re­vo­lu­ción. “Tenemos las he­rra­mien­tas pa­ra crear un mun­do nue­vo” afir­ma Pao­la Gar­cía. La du­da es si aún es­ta­mos a tiem­po de dar la vuel­ta a las ci­fras que au­gu­ran esa bre­cha de gé­ne­ró, a las puer­tas de la re­vo­lu­ción 4.0.

REUNIÓN EN EL GOO­GLE CAM­PUS.

Arri­ba, Ana Ji­mé­nez (izq), in­ge­nie­ra de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y crea­do­ra de la start up Leads Ori­gins, con­ver­sa con Pao­la Gar­cía, tam­bién in­ge­nie­ra y fun­da­do­ra de Chefly.co. Aba­jo, va­rias de las par­ti­ci­pan­tes en un en­cuen­tro Well­co­me Wo­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.