Mi ci­ta con Rhett y Scar­lett

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - JU­LIA NA­VA­RRO www.mu­jer­hoy.com www.ju­lia­na­va­rro.com

TTODOS LOS AÑOS, en cuan­to lle­ga el in­vierno y se vis­lum­bran las Na­vi­da­des, me de­di­co una tar­de a mí mis­ma. Pa­ra que la tar­de sea ver­da­de­ra­men­te mía, pre­fie­ro es­tar so­la; bueno, sal­vo con Ar­gos, mi pe­rro. No es que sea im­pres­cin­di­ble, pe­ro di­ga­mos que pre­fie­ro que na­die me in­te­rrum­pa. Ve­rán, mi tar­de con­sis­te en pre­pa­rar­me una me­rien­da de esas que no me per­mi­to el res­to del año. Nun­ca fal­ta el cho­co­la­te y al­gún biz­co­cho. Pe­ro el pla­to fuer­te es sen­tar­me a me­ren­dar mien­tras veo Lo que el vien­to se lle­vó. ¡Qué no­ve­lón! Y qué gran pe­lí­cu­la la adap­ta­ción que en 1939 pro­du­jo Da­vid O. Selz­nick de la no­ve­la que es­cri­bió Mar­ga­ret Mit­chell. He vis­to la pe­lí­cu­la tan­tas ve­ces que ca­si me la sé de me­mo­ria, pe­ro siem­pre que la veo la dis­fru­to co­mo si se tra­ta­ra de la pri­me­ra vez. Y llo­ro, si; hay al­gu­nas es­ce­nas en las que no pue­do evi­tar que siem­pre se me es­ca­pe al­gu­na lá­gri­ma. Des­de lue­go, pien­so se­guir re­pi­tien­do ese plan de tar­de que me re­ga­lo ca­da in­vierno, a pe­sar de la re­cien­te con­tro­ver­sia so­bre Lo que el vien­to se lle­vó. Les con­fie­so que no sa­lía de mi asom­bro cuan­do, a fi­na­les del ve­rano, leí que en Memp­his, en el es­ta­do nor­te­ame­ri­cano de Ten­nes­see, ha­bían de­ci­di­do re­ti­rar­la del ci­ne don­de la es­ta­ban ex­hi­bien­do, el his­tó­ri­co tea­tro Orp­heum, por­que se­gún di­jo su res­pon­sa­ble, la pe­lí­cu­la es “in­sen­si­ble ha­cia los afro­ame­ri­ca­nos”.

ASÍ QUE, DE UN PLU­MA­ZO, es­te clá­si­co del ci­ne ha pa­sa­do a con­si­de­rar­se po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to. No voy a de­fen­der ni la no­ve­la ni la pe­lí­cu­la, por­que se de­fien­den por sí so­las, pe­ro sí me gus­ta­ría lla­mar la aten­ción so­bre có­mo la dic­ta­du­ra de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to pue­de lle­gar al ri­dícu­lo. Lo que el vien­to se lle­vó es una pe­lí­cu­la de 1939 en la que se des­cri­be có­mo era la so­cie­dad du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­ta­dou­ni­den­se. Des­de lue­go, no es una pe­lí­cu­la de com­ba­te en la que se tra­ta de de­nun­ciar na­da, sino que cuen­ta una his­to­ria si­tua­da en un con­tex­to que era el que era. Ca­li­fi­car a la pe­lí­cu­la de “in­sen­si­ble” con los afro­ame­ri­ca­nos es un dis­pa­ra­te. Un dis­pa­ra­te pa­re­ci­do al que su­po­ne la pe­ti­ción de Ali Ha­bid, lí­der de un sin­di­ca­to de es­tu­dian­tes de Es­tu­dios Orien­ta­les de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres, que ha pe­di­do que se de­je de es­tu­diar a fi­ló­so­fos clá­si­cos, co­mo Pla­tón, Só­cra­tes o Des­car­tes por­que son “blan­cos” y que se sus­ti­tu­yan en los pla­nes de es­tu­dio por “pen­sa­do­res orien­ta­les”. En fin, que a fuer­za de que­rer ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos se ter­mi­na sien­do po­lí­ti­ca­men­te es­tú­pi­dos. Yo, des­de lue­go, no re­nun­cio a vol­ver a en­con­trar­me con Rhett Butler y Scar­lett O’ha­ra.

Scar­lett (Vivien Leigh) y Rhett (Clark Ga­ble).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.