Mar­ca­dos por el pri­mer AMOR

Las ra­zo­nes pa­ra ele­gir a pa­re­ja son un enig­ma que hun­de sus raí­ces en el jue­go de iden­ti­fi­ca­cio­nes y de­seos de la in­fan­cia. ¿Es to­do en­cuen­tro un re­en­cuen­tro?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

EEl co­ra­zón tie­ne ra­zo­nes que la ra­zón no com­pren­de. Si hay sen­ti­mien­tos que no po­de­mos do­mi­nar vo­lun­ta­ria­men­te, son los que tie­nen que ver con el amor, por­que nun­ca son cla­ros, se mez­clan con otros afec­tos y acu­mu­lan la his­to­ria vi­vi­da des­de nues­tro na­ci­mien­to. Los en­cuen­tros amo­ro­sos en la edad adul­ta son, en par­te, re­en­cuen­tros con los mis­te­rio­sos la­zos que nos unen a nues­tros pri­me­ros ob­je­tos de amor: la ma­dre, el pa­dre, los her­ma­nos y otras per­so­nas. Si to­do fue bien con ellos, el afec­to y la ter­nu­ra que­da­ron en­la­za­dos y apren­di­mos a que­rer a los otros. Con el tiem­po, el pri­mer amor in­fan­til ha­cia la ma­dre se irá des­pla­zan­do ha­cia otras per­so­nas. Y, si bien con­ser­va al­gu­nos ras­tros y hue­llas de esa re­la­ción, es­ta tie­ne que en­con­trar­se lo su­fi­cien­te­men­te ale­ja­da y di­fe­ren­cia­da pa­ra per­mi­tir la ple­ni­tud de un en­cuen­tro amo­ro­so sa­tis­fac­to­rio. Mónica te­nía una ci­ta en la con­sul­ta de su psi­coa­na­lis­ta. No le ape­te­cía ir, pues en la úl­ti­ma se­sión ha­bía sen­ti­do que la te­ra­peu­ta la cul­pa­ba de lo que le es­ta­ba su­ce­dien­do. “Ve­nía oyen­do en la ra­dio del co­che una can­ción que no se me va de la ca­be­za –di­ce–. Aun­que so­lo me acuer­do de una es­tro­fa: “Y aun­que no qui­se el re­gre­so, siem­pre se vuel­ve al pri­mer amor”. Tras pro­nun­ciar aque­lla fra­se, las aso­cia­cio­nes que se le ha­bían ido ocu­rrien­do la con­du­je­ron a des­en­tra­ñar una ma­ra­ña de con­flic­tos in­cons­cien­tes que ha­bían de­ter­mi­na­do sus re­la­cio­nes amo­ro­sas.

Re­pe­tir lo que se de­tes­ta

La pri­me­ra par­te de la fra­se a la que ha­cía re­fe­ren­cia Mónica alu­día al re­cha­zo que ha­bía sen­ti­do por su psi­coa­na­lis­ta, al trans­fe­rir ha­cia ella lo que ha­bía vi­vi­do con su ma­dre. Nun­ca se ha­bía sen­ti­do que­ri­da por ella. La am­bi­va­len­cia de amor y odio que ha­bía sen­ti­do ha­cia su pro­ge­ni­to­ra, y que no ha­bía po­di­do re­sol­ver en su mo­men­to, inun­da­ba sus re­la­cio­nes amo­ro­sas. Mónica ele­gía hom­bres pro­tec­to­res y ca­ri­ño­sos, bus­can­do lo que año­ró en la in­fan­cia. Pe­ro lue­go, no sa­bía por qué, sen­tía que la do­mi­na­ban y se sen­tía as­fi­xia­da por su pro­tec­ción. Sin sa­ber­lo, re­pe­tía con sus pa­re­jas el guión amo­ro­so que ha­bía or­ga­ni­za­do en su in­fan­cia. Los co­lo­ca­ba en el lu­gar de una ma­dre pro­tec­to­ra, pe­ro se sen­tía po­co que­ri­da. Des­cu­brir có­mo sus de­seos ju­ga­ban en la re­la­ción de pa­re­ja la li­be­ró y la alar­ga­da som­bra de la re­la­ción con sus pa­dres, que im­preg­na­ba su for­ma de amar, se fue mo­di­fi­can­do pa­ra vi­vir su re­la­ción de for­ma más adul­ta. Pue­de que re­pi­ta­mos con la pa­re­ja una re­la­ción co­mo la que te­nían nues­tros pa­dres. Si fue bue­na, nos ha­brán trans-

mi­ti­do una ley in­ter­na que nos per­mi­ti­rá te­ner éxi­to con los si­guien­tes amo­res. En ca­so con­tra­rio, de­be­mos te­ner cui­da­do, por­que tam­bién se re­pi­te lo que se de­tes­ta. Si he­mos su­fri­do in­hi­bi­cio­nes en la evo­lu­ción emo­cio­nal, el pro­ce­so de eman­ci­pa­ción res­pec­to a la fi­gu­ra pa­ter­na y ma­ter­na no se pro­du­ci­rá de for­ma ade­cua­da. La elec­ción amo­ro­sa de­pen­de de la ac­ti­tud in­cons­cien­te fren­te a los pa­dres y de có­mo ela­bo­ra­mos psí­qui­ca­men­te los pri­me­ros amo­res. Esa ela­bo­ra­ción que­da en el in­cons­cien­te co­mo el mol­de don­de se for­ma­rá la re­la­ción amo­ro­sa. El mar­gen de li­ber­tad pa­ra com­po­ner la pa­re­ja que desea­mos es­tá en el gra­do de ma­du­ra­ción psi­co­ló­gi­ca. Co- no­cer las cla­ves de có­mo ele­gi­mos pa­re­ja pue­de ayu­dar­nos en un co­no­ci­mien­to in­te­rior que nos per­mi­ti­rá or­ga­ni­zar una re­la­ción más pla­cen­te­ra. La idea­li­za­ción del pri­mer amor de la ado­les­cen­cia o ju­ven­tud se pro­mue­ve por­que pro­du­ce la año­ran­za de una re­la­ción frus­tra­da, que no pu­do ser, y mo­vi­li­za in­ten­sas emo­cio­nes. Es­ta fuer­za se ex­trae de lo que inevi­ta­ble­men­te fue frus­tra­do en el co­mien­zo de nues­tros pri­me­ros amo­res in­fan­ti­les, ya que no to­do lo que qui­si­mos pu­do ser. En el jue­go de iden­ti­fi­ca­cio­nes y de­seos que el ni­ño y la ni­ña or­ga­ni­cen con su pa­dre y su ma­dre se sen­ta­rán las ba­ses del ma­pa amo­ro­so que ca­da uno cons­tru­ya con su pa­re­ja en su vi­da adul­ta. O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.