ALER­TA: TROLL A LA VIS­TA

Sá­di­cos, nar­ci­sis­tas, ma­ni­pu­la­do­res... Lo úni­co que quie­ren es di­ver­tir­se en las re­des, pe­ro la ca­lum­nia y la des­ca­li­fi­ca­ción son sus ar­mas. Por Sil­via To­rres / Ilus­tra­ción: Sean Mac­kaoui

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Es una ver­dad uni­ver­sal: no eres na­die en in­ter­net has­ta que no tie­nes un troll. Y no cual­quier troll, sino uno in­sis­ten­te, agre­si­vo y con in­con­ti­nen­cia ver­bal. Al­guien chun­go, que sea ca­paz de des­tro­zar­te en Twit­ter, la red so­cial en la que (has­ta ha­ce po­cas se­ma­nas) so­lo dis­po­nía de 140 ca­rac­te­res pa­ra odiar y que par­tir de aho­ra le da el do­ble de le­tras (280) pa­ra ejer­cer la vio­len­cia ver­bal con gra­cia y sol­tu­ra, y, so­bre to­do, sin te­ner que dar la ca­ra. Es de­cir, pa­ra tro­lear­te. Por­que a ma­yor in­fluen­cia en la red, más pro­ba­bi­li­da­des tie­nes de con­ver­tir­te en un blan­co desea­do pa­ra ellos, y co­mo ca­si na­die es su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te co­mo pa­ra te­ner uno en ex­clu­si­va, es ha­bi­tual que re­par­tan su ener­gía en­tre va­rias per­so­nas. Y que ha­gan ho­ras ex­tras. Va­rios es­tu­dios han exa­mi­na­do los efec­tos de la en­tra­da de un troll en un fo­ro de cual­quier na­tu­ra­le­za. En­tre ellos, uno del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción del Cam­bio Cli­má­ti­co de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Ma­son (EE.UU.), que es­tu­dió el com­por­ta­mien­to de es­tos su­je­tos en los fo­ros so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal: “Em­pie­zan a tro­lear –el ver­bo ya es ha­bi­tual– y, a fuer­za de in­ci­tar a la dis­cor­dia, con­si­guen po­la­ri­zar a la audiencia, que no tar­da en en­zar­zar­se en una dis­cu­sión es­té­ril que va su­bien­do de tono y po­ne pun­to fi­nal a cual­quier in­ten­to de de­ba­te me­dia­na­men­te re­fle­xi­vo”, es­cri­ben los au­to­res. Di­ga­mos que la mi­sión del troll es car­gar­se la con­ver­sa­ción y mon­tar la bron­ca. Si hay un fa­mo­so o un per­so­na­je pro­mi­nen­te im­pli­ca­do, su glo­ria es in­fi­ni­ta. Na­da les pro­vo­ca más pla­cer que ver a un per­so­na­je pú­bli­co per­der los pa­pe­les, in­sul­tar y de­jar­se in­sul­tar, mien­tras la audiencia dis­fru­ta y ja­lea a uno u otro ban­do co­mo si es­tu­vie­ran en el co­li­seo ro­mano.

So­ber­bios y acosadores

La psi­co­lo­gía lle­va tiem­po pre­gun­tán­do­se quié­nes son es­tos in­di­vi­duos. ¿Son, aca­so, per­so­nas nor­ma­les, con un tra­ba­jo y una fa­mi­lia, pe­ro que ne­ce­si­tan sa­lir de vez en cuan­do a “di­ver­tir­se” a la jun­gla di­gi­tal? Hay teo­rías que ha­blan del po­der trans­for­ma­dor que tie­ne so­bre al­gu­nas per­so­na lo que ha da­do en lla­mar­se el “efec­to in­ter­net”. Es­te fe­nó­meno des­cri­be a un in­di­vi­duo que en­tra en una es­pe­cie de de­li­rio de gran­de­za cuan­do se co­nec­ta a la red. Una sen­sa­ción de po­der que los ha­ce ser, por un la­do, ex­per­tos en lo que se ter­cie, y, por otro, so­ber­bios, des­len­gua­dos y acosadores. Una vez des­co­nec­ta­dos, vuelven a su vi­da nor­mal. Así, sin apa­ren­te so­lu­ción de con­ti­nui­dad. El “efec­to in­ter­net” ex­pli­ca por qué un com­pra­dor com­pul­si­vo on li­ne no lo es en una tien­da fí­si­ca, o por qué un lu­dó­pa­ta

di­gi­tal pue­de que nun­ca ha­ya pi­sa­do un ca­sino. Se­gún ex­pli­ca Elias Abou­jaou­de, psi­quia­tra de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford en su li­bro Vir­tually you (Nor­ton&com­pany, 2010), a más ho­ras de vi­da di­gi­tal me­nos vul­ne­ra­bles se­ría­mos al “efec­to in­ter­net”. Si ha­ce­mos ca­so a es­ta teo­ría, un troll po­dría pre­sen­tar los si­guien­tes ras­gos: me­ga­lo­ma­nía (cuan­do es­tá co­nec­ta­do, el cie­lo es el lí­mi­te), nar­ci­sis­mo (él es el cen­tro del uni­ver­so), oscuridad (la red sa­ca lo peor de él), re­gre­sión (se com­por­ta co­mo un ado­les­cen­te) y last but not least, im­pul­si­vi­dad (si­gue sus im­pul­sos sin que me­die re­fle­xión al­gu­na). Pa­ra otros, se tra­ta sim­ple­men­te de “ma­las per­so­nas”, con ras­gos “ma­quia­vé­li­cos, sá­di­cos, nar­ci­sis­tas y psi­có­pa­tas”. El tí­tu­lo del tra­ba­jo fir­ma­do por Erin Buc­kels y su equi­po de la Uni­ver­si­dad de Ma­ni­to­ba pa­ra­fra­sea, por ejem­plo, un clá­si­co éxi­to de Cyn­di Lau­per de 1984: Trolls just wan­na ha­ve fun [Los trolls so­lo quie­ren di­ver­tir­se]. Es­tos in­ves­ti­ga­do­res con­si­guie­ron iden­ti­fi­car a un 5,6% de po­si­bles trolls en­tre la po­bla­ción de su es­tu­dio y lo hi­cie­ron de un mo­do muy sen­ci­llo: pre­gun­tan­do qué era lo que más dis­fru­ta­ban de in­ter­net. El 5,6% ca­li­fi­ca­do co­mo can­di­da­to a troll mar­có, en­tre va­rias op­cio­nes, las si­guien­tes: “Me gus­ta tro­lear a la gen­te en los fo­ros”, “Me di­vier­te mo­les­tar a los otros en los jue­gos en red” o “Mien­tras más pu­ra y be­lla es una co­sa, más sa­tis­fac­ción sien­to en es­tro­pear­la”. Así, sin ro­deos. Los au­to­res de es­ta in­ves­ti­ga­ción creen que sus da­tos con­fir­man que los trolls son una mi­no­ría de los usua­rios, y los ca­li­fi­can, so­bre to­do, co­mo sá­di­cos. “Aun­que en­con­tra­mos ras­gos ma­quia­vé­li­cos y psi­có­pa­tas en las per­so­na­li­da­des que se con­si­de­ra­ron trolls, en el es­tu­dio, el ras­go pre­do­mi­nan­te era el sa­dis­mo”. Y no, no tie­nen otra in­ten­ción que di­ver­tir­se. Es de­cir, que la má­xi­ma de no ali­men­tar al troll (don’t feed the troll) es co­rrec­ta. Si uno res­pon­de a su ata­que, so­lo es­ta­rá po­nien­do más di­ver­sión en su jue­go. Dis­fru­tan con la an­gus­tia aje­na, in­ter­net es su pa­tio de recreo”, es­cri­ben los cien­tí­fi­cos. No po­cos de­ben sus mi­llo­nes de se­gui­do­res a la vio­len­cia ver­bal que han ejer­ci­do, so­bre to­do en Twit­ter, con­tra un per­so­na­je pú­bli­co. A na­die le gus­tan los trolls, pe­ro al pa­re­cer a to­dos nos gus­tan las broncas y ver mor­der el pol­vo a al­gún fa­mo­so. Y se pre­mia a quien ani­ma el co­ta­rro e in­sul­ta del mo­do más irre­ve­ren­te e in­ge­nio­so. Es­tén acer­ta­dos, o no, es in­ne­ga­ble el rui­do que ha­cen, has­ta el pun­to de que en 2017 la cuen­ta de Twit­ter de @POTUS (la del pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos) pa­re­ce es­tar ad­mi­nis­tra­da, ges­tio­na­da y di­se­ña­da por un troll lla­ma­do Donald Trump.

Dis­fru­tan con la an­gus­tia aje­na y las re­des son su pa­tio de recreo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.