Lle­gar a los JÓ­VE­NES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Ellos son la prio­ri­dad de Ma­bel Lo­zano, que tra­ba­ja pen­san­do en que el men­sa­je les al­can­ce. Por eso uti­li­za len­gua­je au­dio­vi­sual, ha da­do char­las en 40 ins­ti­tu­tos es­pa­ño­les y uni­ver­si­da­des in­ter­na­cio­na­les en el úl­ti­mo año, y ha crea­do Chi­cas nue­vas 24 ho­ras: Happ, una app gra­tui­ta dis­po­ni­ble en Goo­gle Play. Con una tra­ma mul­ti­aven­tu­ra, el ju­ga­dor se po­ne en la piel de Happy, una chi­ca ni­ge­ria­na que via­ja a Es­pa­ña bus­can­do opor­tu­ni­da­des.

El cap­ta­dor o ca­za­dor la so­me­tía a un aco­so y de­rri­bo to­tal, siem­pre con los mis­mos ar­gu­men­tos y las mis­mas men­ti­ras de una vi­da me­jor para ella y sus fa­mi­lia­res”.

¿Cuán­tas mu­je­res “ca­zó” y ex­plo­tó es­te hom­bre?

Fue­ron 1.700 mu­je­res y ni­ñas que tra­je­ron de dis­tin­tos países para sur­tir de car­ne fres­ca a los ma­cro­bur­de­les más im­por­tan­tes. Te­nían te­ji­do fi­nan­cie­ro, con em­pre­sas pan­ta­lla, blan­queo de ca­pi­ta­les .... Com­pran a los me­jo­res abo­ga­dos, ase­so­res, ban­que­ros… los pa­rá­si­tos de la pros­ti­tu­ción. Eso se lla­ma cri­men or­ga­ni­za­do.

¿Cuán­to di­ne­ro mue­ve es­te ne­go­cio?

32.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año. Es el se­gun­do ne­go­cio ilí­ci­to, de­trás del trá­fi­co de ar­mas, que más di­ne­ro ge­ne­ra en el mun­do. En cuan­to a Es­pa­ña, fui la pri­me­ra en dar el da­to, cuan­do hi­ce la cam­pa­ña de Po­li­cía Na­cio­nal que ha­bla­ba de cin­co mi­llo­nes de eu­ros al día, ha­ce tres años. Hoy pue­den ser sie­te u ocho mi­llo­nes, por­que la crisis ha pa­sa­do y se han vuel­to a abrir clu­bes. Y due­ños de ne­go­cios es­pa­ño­les es­tán abrien­do otros en Eu­ro­pa.

¿Y Es­pa­ña es un pun­to cla­ve en es­te trá­fi­co?

So­mos el pri­mer país de trán­si­to y des­tino de Eu­ro­pa. Hay que de­cir­lo ro­tun­da­men­te: en Es­pa­ña hay es­cla­vi­tud y ma­fia.

Pe­ro nos re­sis­ti­mos a ad­mi­tir que hay es­cla­vas del se­xo aquí… Por­que es­tá muy nor­ma­li­za­do. En mi pue­blo, cuan­do era pe­que­ña, no ha­bía ca­bi­na de te­lé­fono ni bu­zón, pe­ro ha­bía un pu­ti­club, La Pon­de­ro­sa. Nun­ca hu­bo li­ber­tad ahí, pe­ro des­de ha­ce 30 años hay cautiverio, es­cla­vi­tud, vio­len­cia... Nos cues­ta creer­lo, pe­ro así es. El proxeneta di­ce: “Nin­gu­na mu­jer na­ce para ser pu­ta. Te dan ca­za per­so­nas co­mo yo. No hay más”.

“Es un tra­ba­jo co­mo cual­quier otro y con mi con­su­mo con­tri­bu­yo al bie­nes­tar de es­tas po­bres mu­je­res y sus fa­mi­lias”. “Aquí es­tán tan fe­li­ces con vo­so­tros, que las cui­dáis y tie­nen tra­ba­jo” (…) Ex­cu­sas, ex­cu­sas, siem­pre ex­cu­sas para la­var sus con­cien­cias”.

¿El ne­go­cio del se­xo no es al­go ran­cio, de se­ño­res ma­yo­res?

Cuan­do em­pe­cé a in­ves­ti­gar, ha­ce 12 años, el per­fil de clien­te era ese: se­ñor ca­sa­do y con hi­jos. Pe­ro hoy es un cha­val de 18 o 19 años y más, de un ni­vel so­cial y cul­tu­ral al­to. Te vas a Co­lo­nia Mar­co­ni, en Madrid, y ves a 200 ru­ma­nas im­pre­sio­nan­tes cu­yo cuer­po no va­le na­da y que mu­chas ve­ces en­tran en el plan de bo­te­llón y fies­ta. Ade­más los due­ños son muy lis­tos: su clien­te de dia­rio des­apa­re­cía des­pués del jue­ves por­que pa­sa el fin de se­ma­na con su fa­mi­lia y los pu­ti­clubs se que­da­ban vacíos, así que lle­van 30 años aga­sa­jan­do a los jó­ve­nes para atraer­los. ¿Có­mo? Con­vir­tien­do los lo­ca­les en dis­co­te­cas lle­nas de chi­cas gua­pas, con­tra­tan­do a los dj del mo­men­to, or­ga­ni­zan­do fies­tas, ri­fan­do un pol­vo con una chi­ca a ele­gir…

¿Qué opi­na de los clien­tes?

No les lla­mo clien­tes, les lla­mo de­man­dan­tes de se­xo de pa­go o pu­te­ros. El proxeneta los lla­ma de­pre­da­do­res. Pien­so que son cóm­pli­ces del de­li­to al 100%, a ve­ces por des­co­no­ci­mien­to y la ma­yo­ría por mi­rar para otro la­do. Pe­ro el ne­go­cio de la tra­ta y la pros­ti­tu­ción se ri­ge por una úni­ca ley: la de la ofer­ta y la de­man­da. Si se cap­tan es por­que ellos re­cla­man car­ne fres­ca ca­da vez más jo­ven y exó­ti­ca. Las jus­ti­fi­ca­cio­nes las co­noz­co to­das, siem­pre he que­ri­do en­tre­vis­tar a uno y nin­guno ha que­ri­do. Al­go sa­bes que haces mal para no re­co­no­cer que eres pu­te­ro. Co­mien­za el li­bro con una ci­ta de Nietzs­che que di­ce: “Quien con mons­truos lu­cha, cui­de de con­ver­tir­se a su vez en mons­truo”. ¿Tiene ese te­mor? Es al­go que me di­jo un ami­go pe­rio­dis­ta: “Ten cui­da­do, Ma­bel, ten cui­da­do”. Es­tás cer­ca de gen­te tan du­ra, tan cruel, con tan­to do­lor y tan­tas víc­ti­mas, que tie­nes que te­ner cui­da­do. Es­toy aso­ma­da al pre­ci­pi­cio, muy cer­ca del su­fri­mien­to bru­tal de las víc­ti­mas.

¿Y có­mo se pro­te­ge?

Para em­pe­zar soy una mu­jer de pue­blo, ten­go raí­ces fir­mes, hi­jos y una vi­da afec­ti­va só­li­da y es­ta­ble. E in­ten­to se­pa­rar eso del tra­ba­jo. A ve­ces ten­go que mon­tar pen­san­do que son ac­to­res para so­por­tar­lo. En el do­cu­men­tal Tri­bus de la in­qui­si­ción [se­lec­cio­na­do para los Go­ya], ro­da­mos có­mo chavales ar­dían vi­vos y có­mo la ma­dre llo­ra­ba, con una pis­to­la en la ca­be­za. Yo veía a mis hi­jos ahí y ese do­lor te tras­pa­sa.

¿Ha sen­ti­do mie­do? ¿Se ha sen­ti­do ame­na­za­da?

No.

¿Nun­ca? Cues­ta creer­lo.

No… Bueno, sí. Pe­ro no vie­ne a cuen­to ha­blar de eso, por­que me po­nes en plan he­roí­na. Hay que preo­cu­par­se por can­ti­dad de ni­ñas que son cap­ta­das por su po­bre­za y su pre­ca­rie­dad. Yo po­día ha­ber es­cri­to es­te li­bro de otra ma­ne­ra y lo he he­cho ce­dién­do­le la voz al proxeneta, qui­tán­do­me de en me­dio. Es su voz a tra­vés de la mía. Se­ría muy in­jus­to po­ner­me a mí de cen­tro de aten­ción.

El proxeneta, de Ma­bel Lo­zano (Ed. Al­re­vés), se pu­bli­ca el 13 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.