CA­DA DÍA, MÁS MIO­PES

En Asia tie­ne tin­tes de epi­de­mia, pe­ro en Eu­ro­pa las ci­fras tam­po­co son es­pe­ran­za­do­ras. Ca­da vez hay más mio­pes. ¿Se pue­de ha­cer al­go pa­ra fre­nar­la? Por S. VI­VAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Su­ma­rio -

CCa­da vez so­mos más mio­pes. La pre­va­len­cia de es­te pro­ble­ma de vi­sión va­ría de un país a otro, pe­ro la ten­den­cia es la mis­ma en ca­si to­dos los lu­ga­res del pla­ne­ta: cre­ce de for­ma ace­le­ra­da. Si en 2015 ya ha­bía 312 mi­llo­nes en el mun­do, en 2025 esa ci­fra as­cen­de­rá a 324 mi­llo­nes. De mo­men­to, los paí­ses del es­te de Asia son los que se es­tán lle­van­do la peor par­te. Pe­ro aun­que en Eu­ro­pa el por­cen­ta­je de po­bla­ción mio­pe es me­nor (un 47% de eu­ro­peos fren­te a un 80% de asiá­ti­cos), nues­tras ci­fras tam­bién preo­cu­pan a los ex­per­tos. “La mio­pía es­tá au­men­tan­do y es una preo­cu­pa­ción so­cial pa­ra los mé­di­cos, no so­lo por el pro­ble­ma en sí, sino por­que es­tán apa­re­cien­do más ca­sos de mio­pías gran­des, lo que in­di­ca que en el fu­tu­ro esas per­so­nas ten­drán más pa­to­lo­gías de re­ti­na y otras con­se­cuen­cias of­tal­mo­ló­gi­cas”, ex­pli­ca la doc­to­ra Ro­sa­rio Gó­mez de Lia­ño, of­tal­mó­lo­ga y pro­fe­so­ra de Of­tal­mo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. ¿Qué es­tá pa­san­do y qué po­de­mos ha­cer pa­ra fre­nar su avan­ce?

Ge­né­ti­ca y al­go más

La ma­yo­ría de los mio­pes tie­nen al­go en co­mún: unos pa­dres mio­pes. Es­te de­fec­to del ojo, que ha­ce que sea más gran­de de lo nor­mal e im­pi­de que las imá­ge­nes se en­fo­quen bien en la re­ti­na, se he­re­da. Que nues­tro pa­dre o nues­tra ma­dre sean mio­pes mul­ti­pli­ca por 10 nues­tro ries­go. Si am­bos pro­ge­ni­to­res tie­nen es­te pro­ble­ma, la pro­ba­bi­li­dad au­men­ta has­ta un 60%. Aún así, que la nues­tra sea una fa­mi­lia “de ga­fas” es un fac­tor im­por­tan­te,

pe­ro no el úni­co. Al­gu­nos es­tu­dios plan­tean que el efec­to ge­né­ti­co de la mio­pía se mag­ni­fi­ca cuan­do se acom­pa­ña de otros que tie­nen que ver con nues­tro es­ti­lo de vi­da. Eso es lo que ex­pli­ca, por ejem­plo, que en Chi­na ha­ya mu­chos más hi­jos mio­pes que pa­dres mio­pes (78% fren­te a 19,8%). Al­gu­nos de los fac­to­res que nos ha­cen de­bu­tar en la mio­pía aún se des­co­no­cen, pe­ro otros ya han si­do re­ve­la­dos, y el más sen­ci­llo de evi­tar es im­pe­dir que los ni­ños pa­sen sus días en­ce­rra­dos en­tre cua­tro pa­re­des. Des­de 2007, va­rios es­tu­dios han com­pro­ba­do có­mo la ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre pue­de de­te­ner la apa­ri­ción de la mio­pía, aun­que aún se des­co­no­ce el me­ca­nis­mo. Al­gu­nas hi­pó­te­sis apun­tan a que la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta pro­vo­ca una li­be­ra­ción de do­pa­mi­na que re­la­ja los múscu­los ocu­la­res y dis­mi­nu­ye el cre­ci­mien­to del glo­bo ocu­lar.

Ho­ri­zon­te, sol y ai­re li­bre

Ac­túe co­mo ac­túe, los da­tos es­tán ahí. En 2015, un es­tu­dio chino pu­bli­ca­do en la re­vis­ta JAMA con­fir­ma­ba es­te efec­to a tra­vés de un se­gui­mien­to de 12 es­cue­las en las que se rea­li­za­ron de for­ma obli­ga­to­ria ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. “No es el úni­co es­tu­dio que se ha he­cho so­bre el te­ma, pe­ro sí el más bo­ni­to. En él sa­có a los ni­ños al pa­tio du­ran­te 45 mi­nu­tos dia­rios, y so­lo con eso se com­pro­bó que la mio­pía au­men­ta­ba me­nos en esos cen­tros que en el res­to”, ex­pli­ca la dra. Gó­mez de Lia­ño. Con­cre­ta­men­te, los co­le­gios del ex­pe­ri­men­to te­nían una in­ci­den­cia de mio­pía de un 8% fren­te al 17,65% de las es­cue­las en las que no se in­ter­vino. Y es que nin­gu­na ilu­mi­na­ción in­te­rior pue­de com­pe­tir con la del sol y sus 130.000 lux. Las in­ves­ti­ga­cio­nes que in­ten­tan des­cu­brir por qué nues­tros ojos se vuel­ven mio­pes y có­mo fre­nar ese pro­ce­so tie­nen más re­le­van­cia de la que po­de­mos ima­gi­nar. ¿Pe­ro tan im­por­tan­te es no lle­var ga­fas? En reali­dad sí lo es. Ser mio­pe im­pli­ca mu­cho más que no ver bien los ob­je­tos que es­tán le­jos. La pro­gre­sión de la mio­pía pue­de des­en­ca­de­nar cam­bios pa­to­ló­gi­cos en el glo­bo ocu­lar que aca­ban afec­tan­do a es­truc­tu­ras co­mo el cris­ta­lino, la re­ti­na pe­ri­fé­ri­ca y la má­cu­la. Ser mio­pe, so­bre to­do si con los años se acu­mu­lan diop­trías, su­po­ne te­ner mu­chas pa­pe­le­tas pa­ra su­frir un des­pren­di­mien­to de re­ti­na. Y no ol­vi­de­mos que, cuan­do un ni­ño tie­ne es­te pro­ble­ma vi­sual, pue­de aña­dir has­ta 0,50 diop­trías al año a su gra­dua­ción si no se to­man me­di­das ade­cua­das. Aho­ra mis­mo los of­tal­mó­lo­gos pe­diá­tri­cos tie­nen a su dis­po­si­ción dos op­cio­nes. La que tie­ne un ma­yor apo­yo de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca es la de echar unas go­tas al ni­ño ca­da no­che de un pro­duc­to lla­ma­do atro­pi­na sú­per di­lui­da. “Es­tas go­tas ac­túan a tra­vés de unos re­cep­to­res de la re­ti­na e in­ten­tan que la mio­pía pro­gre­se a me­nos ve­lo­ci­dad. Los es­tu­dios apun­tan a que con ellas se re­du­ce el rit­mo de pro­gre­sión a la mi­tad. En Chi­na se em­plean unas go­tas con­cen­tra­das al 1% de es­ta mis­ma sus­tan­cia, pe­ro esa me­di­ca­ción im­pli­ca un ma­yor gas­to (por­que es ne­ce­sa­rio usar­la con len­tes pro­gre­si­vas) y pro­vo­ca pro­ble­mas de fo­to­sen­si­bi­li­dad. En Eu­ro­pa, no em­plea­mos es­ta ver­sión, sino la sú­per di­lui­da al 0,01%, que no con­lle­va esas mo­les­tias ni te­ner que cam­biar de ga­fas”, ex­pli­ca la dra. Gó­mez de Lia­ño. Otra op­ción orien­ta­da a un pú­bli­co adul­to son las len­ti­llas. Exis­ten dos ti­pos, las que se po­nen por la no­che (de or­to­que­ra­to­lo­gía) y otras blan­das y diur­nas. Las len­ti­llas que se em­plean por la no­che apla­nan la cór­nea y, si se uti­li­zan du­ran­te años, el pa­cien­te pue­de lle­gar a no ne­ce­si­tar ga­fas (co­mo si se hu­bie­ra ope­ra­do). “Los es­tu­dios que se han rea­li­za­do con es­tas len­tes afir­man que, si se em­plean, la mio­pía pro­gre­sa me­nos, pe­ro la ver­dad es que es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes tie­nen me­nos apo­yo de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca”, ad­vier­te la of­tal­mó­lo­ga. “Y lue­go exis­ten unas len­ti­llas que se po­nen du­ran­te el día, co­mo cual­quier otra, con la di­fe­ren­cia de que po­seen un ha­lo de di­fu­sión pe­ri­fé­ri­ca. Te per­mi­ten ver, pe­ro al mis­mo tiem­po te tra­tan.es­tas son las que lle­van me­nos tiem­po de es­tu­dio, aun­que los tra­ba­jos rea­li­za­dos has­ta la fe­cha apun­tan a que fun­cio­nan”, con­clu­ye la dra. Gó­mez de Lia­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.