¿Las ciu­da­des tam­bién son pa­ra no­so­tras?

El 54%de la po­bla­ción mun­dial vi­ve en ciu­da­des y se pre­vé que pa­ra 2050 la pro­por­ción al­can­ce el 66%. La sin di­se­ña­da ur­be em­bar­go, con­tem­po­rá­nea, de­jan­do ha si­do de la­do es­pe­cí­fi­cas las ne­ce­si­da­des de las mu­je­res en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, con­ci­lia­ción lab

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Por­ta­da - Por BEA­TRIZ GON­ZÁ­LEZ

Ca­da ma­dru­ga­da, cuan­do Lau­ra to­ma el au­to­bús ha­cia su tra­ba­jo, pi­de al con­duc­tor que pa­re en un pun­to que no vie­ne mar­ca­do co­mo pa­ra­da en el iti­ne­ra­rio. De esa for­ma tie­ne que an­dar me­nos has­ta la en­tra­da de la ofi­ci­na y evi­ta te­ner que pa­sar por el des­cam­pa­do que que­da cer­ca de la pa­ra­da ofi­cial. Es una for­ma de re­du­cir la pe­li­gro­si­dad de los tra­yec­tos que lle­va fun­cio­na­do en Vi­go des­de el mes de fe­bre­ro. Lo lla­man “ser­vi­cio de pa­ra­das an­ti­aco­so”, y tam­bién se ha apro­ba­do

ya en otras ciu­da­des co­mo Bil­bao, Ta­rra­sa o Bar­ce­lo­na. No es la úni­ca ini­cia­ti­va que se es­tá po­nien­do en mar­cha pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de las mu­je­res en las ciu­da­des. Des­de ha­ce al­go más de un año, to­dos los por­ta­les de los nue­vos edi­fi­cios que se cons­tru­yen en San Se­bas­tián de­ben ser trans­pa­ren­tes, ade­más de dar a las ca­lles prin­ci­pa­les, con el ob­je­ti­vo de evi­tar asal­tos se­xua­les. Am­bas son me­di­das del lla­ma­do ur­ba­nis­mo con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, una nue­va mi­ra­da al di­se­ño de las ciu­da­des con la que se bus­ca que las ne­ce­si­da­des de quie­nes re­si­den en ellas se vean aten­di­das. Y la se­gu­ri­dad no es lo úni­co que se pue­de me­jo­rar en esa nue­va ciu­dad pa­ra to­dos. Se­gún ex­pli­ca Ana Asen­sio, ar­qui­tec­ta es­pe­cia­li­za­da en ha­bi­ta­bi­li­dad bá­si­ca y asen­ta­mien­tos hu­ma­nos pre­ca­rios, las ciu­da­des de­be­rían te­ner en cuen­ta que los an­cia­nos ne­ce­si­tan pun­tos de des­can­so ca­da 200 me­tros o que los ni­ños de­ben te­ner es­pa­cios de jue­go sa­nos y se­gu­ros. Del mis­mo mo­do, se de­be­ría po­der lle­gar fá­cil­men­te a los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios, igual que ofi­ci­nas y vi­vien­das po­drían con­vi­vir en es­pa­cios cer­ca­nos, ya que si unas y otras se en­cuen­tran en ex­tre­mos opues­tos de la ciu­dad, la con­ci­lia­ción se vuel­ve im­po­si­ble. “Se tra­ta de ha­cer pe­que­ños cam­bios en las ciu­da­des que su­po­nen un gran cam­bio pa­ra la vi­da de las per­so­nas, y que no se rea­li­zan por­que no se sue­le dar voz a quie­nes se en­cuen­tran esas di­fi­cul­ta­des y ba­rre­ras in­vi­si­bles ca­da día”, ex­pli­ca. Es pre­ci­sa­men­te lo que se bus­ca con la Nue­va Agen­da Ur­ba­na – el do­cu­men­to re­sul­tan­te de la con­fe­ren­cia Há­bi­tat III, or­ga­ni­za­da por Na­cio­nes Uni­das en 2016–, en la que es­pe­cia­lis­tas de to­do el mun­do tra­tan de di­se­ñar la ciu­dad del futuro. Par­te de ese “la­bo­ra­to­rio” de ex­per­tos en ur­ba­nis­mo se reunió ha­ce unas se­ma­nas en el en­cuen­tro Onuhá­bi­tat, en Gra­na­da, con la fi­na­li­dad de de­ter­mi­nar el ca­mino a se­guir pa­ra que las ur­bes sean es­pa­cios más in­clu­si­vos, se­gu­ros y sos­te­ni­bles. Y en esa ho­ja de ru­ta pa­re­ce que las mu­je­res por fin ten­drán al­go que ga­nar: de los 175 pá­rra­fos que com­po­nen la Nue­va Agen­da Ur­ba­na, 33 ha­cen men­ción a las mu­je­res o al gé­ne­ro. “Una me­jor pla­ni­fi­ca­ción pue­de con­tri­buir a me­jo­rar de una ma­ne­ra muy sus­tan­cial la vi­da de las mu­je­res”, ex­pli­ca Inés Sán­chez de Ma­da­ria­ga, pro­fe­so­ra de Ur­ba­nis­mo de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid y di­rec­to­ra de la Cá­te­dra UNESCO de Gé­ne­ro, quien par­ti­ci­pó en el en­cuen­tro de Gra­na­da.

“De los 175 pá­rra­fos de la Nue­va Agen­da Ur­ba­na (ONU), 33 ha­blan de las mu­je­res”.

¿Có­mo es la ciu­dad pa­ra to­dos?

Di­cen que la ma­yo­ría de los ur­ba­ni­tas ama­mos las ciu­da­des con la mis­ma in­ten­si­dad con que en mu­chas oca­sio­nes las odia­mos. Y es­ta se­gun­da par­te sue­le es­tar re­la­cio­na­da con los obs­tácu­los que se le­van­tan en la pro­pia ciu­dad, com­pli­can­do cual­quier ges­tión que ne­ce­si­te­mos rea­li­zar. Rom­per con la di­co­to­mía en­tre lo pú­bli­co (tra­ba­jo pro­duc­ti­vo) y lo pri­va­do (tra­ba­jo re­pro­duc­ti­vo o de cui­da­dos), aso­cia­dos tra­di­cio­nal­men­te a hom­bres y mu­je­res res­pec­ti­va­men­te, de for­ma que las ciu­da­des es­tén dis­pues­tas pa­ra rea­li­zar am­bas ta­reas, es uno de los ob­je­ti­vos que

ver­te­bran a dis­tin­tos co­lec­ti­vos, que de­man­dan ciu­da­des más se­gu­ras y fun­cio­na­les; y la pre­sión que ejer­cen em­pie­za a dar sus fru­tos. En­tre esos co­lec­ti­vos que a dia­rio se to­pan con obs­tácu­los, el ma­yo­ri­ta­rio es el de las mu­je­res, ol­vi­da­das ca­si siem­pre por quie­nes di­se­ñan las ciu­da­des se­gún Zai­da Mu­xí, doc­to­ra ar­qui­tec­ta y pro­fe­so­ra de Ur­ba­nis­mo en la Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior de Ar­qui­tec­tu­ra de Bar­ce­lo­na (ETSAB), quien ase­gu­ra que, has­ta la fe­cha, la mu­jer, más que dis­fru­tar la ciu­dad, ha in­ten­ta­do so­bre­vi­vir a ella. “A par­tir de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, con el gran cre­ci­mien­to de las ciu­da­des, es cuan­do se des­vin­cu­la la vi­da ur­ba­na y co­ti­dia­na de có­mo se pien­sa la ciu­dad. Y se em­pie­za a di­se­ñar la ciu­dad por pa­que­tes ais­la­dos y se­pa­ra­dos en el te­rri­to­rio: la vi­vien­da por un la­do, el tra­ba­jo por otro, el ocio por otro”, ex­pli­ca Mu­xí. En opinión de es­ta ex­per­ta, “es­ta ciu­dad se­pa­ra­da en pa­que­tes de fun­cio­nes es útil en una or­ga­ni­za­ción en la que se pien­sa que si es­tás en el tra­ba­jo, no es­tás en ca­sa, por ejem­plo. Una reali­dad di­vi­di­da que ha vi­vi­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te el hom­bre. En cam­bio las mu­je­res, en su ma­yo­ría, he­mos tra­ba­ja­do tan­to den­tro co­mo fue­ra de ca­sa. Y pa­ra quie­nes cum­plen más de un rol, la ciu­dad de fun­cio­nes se­gre­ga­das no sir­ve. Por eso, aun­que en apa­rien­cia to­do es­té bien, el es­pa­cio ur­bano pue­de ge­ne­rar de­sigual­dad”. Pa­ra evi­tar esas de­sigual­da­des, la ley obli­ga des­de 2003 a que los pla­nes ur­ba­nís­ti­cos in­clu­yan un in­for­me con va­lo­ra­cio­nes so­bre im­pac­to de gé­ne­ro, re­cuer­da Inés Sán­chez de Ma­da­ria­ga, quien ex­pli­ca que por fin esa ley “em­pie­za a to­mar­se en se­rio”, des­pués de que el año pa­sa­do hu­bie­ra sen­ten­cias ju­di­cia­les en An­da­lu­cía y en Ma­drid anu­lan­do va­rios pla­nes ur­ba­nís­ti­cos por no con­tar con la eva­lua­ción de im­pac­to de gé­ne­ro. “Apro­ve­char que exis­te es­ta he­rra­mien­ta téc­ni­ca en la le­gis­la­ción es cla­ve pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de los pla­nes y re­co­ger las ne­ce­si­da­des de las mu­je­res en la ciu­dad, ade­más de las de los ni­ños o los ma­yo­res. Por­que se tra­ta de eso: de que to­dos po­da­mos dis­fru­tar las ciu­da­des”, afir­ma la ase­so­ra de Onu-há­bi­tat.

El ur­ba­nis­mo fe­mi­nis­ta po­ten­cia el en­cuen­tro fren­te al in­di­vi­dua­lis­mo.

Quien cui­da, sa­be

Y es que no to­dos los que re­si­di­mos en la ciu­dad la vi­vi­mos de igual for­ma. “Las mu­je­res usan la ciu­dad de ma­ne­ra dis­tin­ta que los hom­bres –con­ti­núa Sán­chez de Ma­da­ria­ga–. En­tre otras ra­zo­nes, por­que es­ta­dís­ti­ca­men­te ellas son ma­yo­ría en­tre quie­nes se ha­cen car­go del cui­da­do de otras per­so­nas. Cuan­do se ob­ser­van las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de las mu­je­res en la ciu­dad, lo cier­to es que se pue­de me­jo­rar mu­cho lo que la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na ha­ce pa­ra res­pon­der a ellas”, afir­ma es­ta ase­so­ra de Onu-há­bi­tat. Se re­fie­re a que el an­cho de una ace­ra pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre po­der tran­si­tar por ella con un ca­rri­to o te­ner que ir por la ca­rre­te­ra. Igual que tres se­gun­dos más en el

cam­bio de tiem­po de un se­má­fo­ro pue­den su­po­ner to­do un triun­fo pa­ra de­ter­mi­na­dos pea­to­nes. Otro de los ob­je­ti­vos que pre­ten­de el ur­ba­nis­mo fe­mi­nis­ta es po­ten­ciar la co­lec­ti­vi­dad y la plu­ra­li­dad fren­te al in­di­vi­dua­lis­mo, pa­ra lo que reivin­di­can es­pa­cios se­gu­ros en los que po­der so­cia­li­zar y re­unir­se.

Ciu­dad fu­tu­ra

Di­ce el dic­cio­na­rio que “ciu­dad” es la po­bla­ción don­de ha­bi­ta un con­jun­to de per­so­nas que se de­di­can prin­ci­pal­men­te a la in­dus­tria y el co­mer­cio. Pe­ro, co­mo ex­pli­ca Zai­da Mu­xí, quie­nes vi­ven la ciu­dad no so­lo tra­ba­jan. Tam­bién lle­van y traen a sus hi­jos del co­le­gio. O acom­pa­ñan al mé­di­co a un fa­mi­liar ma­yor. Y van al su­per­mer­ca­do, al par­que o a ex­tra­es­co­la­res con los ni­ños... Pre­pa­rar la ciu­dad pa­ra fa­ci­li­tar esas ta­reas es el ob­je­ti­vo de los ur­ba­nis­tas con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, que in­sis­ten en la im­por­tan­cia de pen­sar en las ne­ce­si­da­des de quie­nes se en­car­gan ma­yo­ri­ta­ria­men­te de las ta­reas de cui­da­do. La pre­gun­ta del mi­llón es có­mo lo­grar que eso se con­cre­te en nues­tros ba­rrios. “No hay fór­mu­las má­gi­cas. Lo que va­le en un ba­rrio, igual en otro no fun­cio­na”, ad­vier­te Blan­ca Val­di­via, so­ció­lo­ga ur­ba­nis­ta de Col·lec­tiu Punt 6, una coo­pe­ra­ti­va de ar­qui­tec­tas, so­ció­lo­gas y ur­ba­nis­tas que lle­va más de una dé­ca­da re­pen­san­do los es­pa­cios ur­ba­nos pa­ra evi­tar la dis­cri­mi­na­ción. “Por eso lo me­jor es pre­gun­tar a quie­nes van uti­li­zar el es­pa­cio cuá­les son sus ne­ce­si­da­des e in­ten­tar que el di­se­ño pue­da sa­tis­fa­cer­las. No­so­tras dis­po­ne­mos de co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos, pe­ro quien ma­yor co­no­ci­mien­to tie­ne so­bre un te­rri­to­rio, equi­pa­mien­to o es­pa­cio pú­bli­co son quie­nes lo ha­bi­tan”, re­co­no­ce. Una de sus he­rra­mien­tas de tra­ba­jo son las mar­chas ex­plo­ra­to­rias, una me­to­do­lo­gía que se co­men­zó a usar en Ca­na­dá en los años 90 pa­ra me­dir la per­cep­ción de se­gu­ri­dad de las ve­ci­nas de una zo­na. La fi­na­li­dad era me­jo­rar la se­gu­ri­dad, y con ese ob­je­ti­vo se han or­ga­ni­za­do en dis­tin­tos pun­tos de Es­pa­ña co­mo Sant Adrià de Be­sòs (Bar­ce­lo­na) o Use­ra (Ma­drid), en­tre otros mu­chos. En esas mar­chas, ur­ba­nis­tas y ve­ci­nas sa­len jun­tas a la ca­lle pa­ra tra­tar de iden­ti­fi­car los es­pa­cios en los per­ci­ben más pe­li­gros. Una he­rra­mien­ta pa­re­ci­da al ma­pa de la “ciu­dad prohi­bi­da”, que to­ma co­mo re­fe­ren­cia la per­cep­ción de se­gu­ri­dad, el mé­to­do usa­do en el pro­yec­to La Ciu­dad de las Mu­je­res pues­to en mar­cha ha­ce unos me­ses en Irún. “La per­cep­ción de se­gu­ri­dad y el mie­do tie­nen una cons­truc­ción y una lec­tu­ra muy di­fe­ren­te en­tre mu­je­res y hom­bres –ex­pli­ca Zu­ri­ñe Bur­goa, ar­qui­tec­ta de DUNAK, el es­tu­dio que es­tá par­ti­ci­pan­do en el pro­yec­to de Irún–. A las mu­je­res se nos edu­ca en el mie­do, y es­ta he­rra­mien­ta de con­trol li­mi­ta nues­tros re­co­rri­dos dia­rios y nues­tra ca­pa­ci­dad de mo­vi­mien­to. Los es­pa­cios ur­ba­nos y sus ca­rac­te­rís­ti­cas, jun­to con otros factores, juegan un pa­pel im­por­tan­te”, se­ña­la. Ya lo de­cía la ur­ba­nis­ta Ja­ne Ja­cobs: “Las ciu­da­des tie­nen la ca­pa­ci­dad de pro­por­cio­nar al­go pa­ra to­do el mun­do, so­lo cuan­do se crean pa­ra to­do el mun­do”.

Ve­ci­nas y ur­ba­nis­tas iden­ti­fi­can los es­pa­cios que per­ci­ben co­mo pe­li­gro­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.