DE­CO

TU CA­SA SE VIS­TE DE SOL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Por­ta­da - PA­LO­MA BRA­VO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

LA HI­JA DE PA­BLO ha pa­sa­do de ad­mi­rar a Em­ma Wat­son co­mo ac­triz a ad­mi­rar­la co­mo fe­mi­nis­ta. Me pi­dió ver jun­tas las ocho pe­lis de Harry Pot­ter por­que le da­ban mie­do (fun­ciono con­tra Vol­de­mort co­mo el ajo con­tra Drá­cu­la) y nos las ven­ti­la­mos en una se­ma­na. Se que­dó con mono de ni­ñas lis­tas, así que le en­se­ñé a usar Imdb y a bus­car a Em­ma. Le con­té, tam­bién, que ha­bía es­tu­dia­do Li­te­ra­tu­ra in­gle­sa. El res­to lo hi­zo Youtu­be. Goo­glean­do, que es ge­run­dio, la ni­ña lle­gó al dis­cur­so de Em­ma Wat­son en Na­cio­nes Uni­das y em­pe­zó con las pre­gun­tas. “¿Fe­mi­nis­mo es lo con­tra­rio del machismo?”, dis­pa­ró. “No. Fe­mi­nis­mo es exi­gir igual­dad”, con­tes­té. “¿O sea que es bueno?”. “Bueno y ne­ce­sa­rio”. Eso lo di­jo su pa­dre.

DI­CE EM­MA –le­yó Isa–, que to­da mu­jer tie­ne una his­to­ria de aco­so que con­tar”. Pa­blo me mi­ró. Yo le mi­ré. Isa nos mi­ró mi­rar­nos. “¿Qué es el aco­so?”. Se lo ex­pli­ca­mos. Sin men­ti­ras ni eu­fe­mis­mos. “¿A ti te han aco­sa­do? ¿Me van a aco­sar? ¡Ten­go mie­do de que me aco­sen! ¡No quie­ro te­ner mie­do!”. Ha­bla­mos de Weins­tein, del #Metoo y ella in­sis­tió: “Pe­ro di­ce to­da mu­jer, no to­da ac­triz”. A Pa­blo le pu­do la sin­ce­ri­dad: “Es que no es so­lo en el ci­ne…”. La ni­ña en­ca­jó el gol­pe, pen­sa­ti­va. Vol­vió a leer la de­fi­ni­ción de aco­so. “Ex­pli­cad­me otra vez qué sig­ni­fi­ca re­la­ción de po­der”. “Es­pe­ra, que lla­mo a tu ma­dre”. Cre­yó que me es­ca­quea­ba, pe­ro no. Ne­ce­si­ta­ba con­fir­mar si que­ría con­tar­le to­da la ver­dad y na­da más que la ver­dad. Di­jo que sí. “Hay que edu­car ni­ñas va­lien­tes y ni­ños fe­mi­nis­tas”, con­tes­tó. “¿Po­de­mos ir a tu ca­sa?”.

COGÍ A la ni­ña, a su her­mano y a mi hi­jo, y nos fui­mos a ca­sa de la ex de Pa­blo. Lle­vá­ba­mos mu­cho tiem­po y al­go de me­rien­da. Nos sen­ta­mos las dos ma­dres, cóm­pli­ces y com­pa­ñe­ras, y les pe­di­mos que lo pre­gun­ta­ran to­do. Con­tes­ta­mos se­ña­lan­do ma­ti­ces (la re­ci­pro­ci­dad, el flir­teo...) y mar­can­do fron­te­ras cla­ras (las in­si­nua­cio­nes in­de­sea­das, el aco­so, el no). “No es no. El sí nun­ca es obli­ga­to­rio”. Ha­bla­mos de aco­so y de dis­cri­mi­na­ción, de machismo vi­si­ble y mi­so­gi­nia in­vi­si­ble. In­ten­ta­mos dar­les va­lor, va­lo­res, se­gu­ri­dad. Pe­ru, que es el pe­que­ño, gri­ta­ba: “¡Mola ser fe­mi­nis­ta!”. “Me too”, di­jo Isa. “Me th­ree”, con­tes­ta­ba su her­mano. El 8 de mar­zo, nos fui­mos to­dos a la ma­ni­fes­ta­ción. Con mu­chos da­tos, al­gu­nos mie­dos y to­da nues­tra es­pe­ran­za. Man­dé una fo­to al chat del co­le­gio y se lió: una ma­dre me acu­só de po­li­ti­zar el gru­po. Se hi­zo un ten­sí­si­mo si­len­cio vir­tual, has­ta que con­tes­tó el úni­co pa­dre que ejer­ce en el gru­po. “El pa­dre del What­sapp”, lo lla­ma Pe­ru, que le quie­re ha­cer un icono ti­po fla­men­ca, por­que nos da muy buen ro­llo: “La igual­dad es esen­cial pa­ra nues­tros hi­jos. Si eso es po­lí­ti­ca, ha­ga­mos po­lí­ti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.