ÉTI­CA VEGANA

Son cada vez más: re­nun­cian a la car­ne, el pes­ca­do y a cual­quier pro­duc­to de no sea de ori­gen ve­ge­tal. Y lo ha­cen, so­bre to­do, por éti­ca: afir­man que los ani­ma­les tie­nen de­re­cho a no su­frir por nues­tra cau­sa. Por E. CASTELLÓ Fo­tos: NA­NI GU­TIÉ­RREZ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

HHay un libro que mu­chos veganos ci­tan co­mo fac­tor de­ter­mi­nan­te en su cam­bio de es­ti­lo vi­tal: Co­mer ani­ma­les, de Jo­nat­han Sa­fran Foer (Seix Ba­rral). Es­te es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se de­ci­dió es­cri­bir­lo cuan­do iba a ser padre, pa­ra in­ves­ti­gar qué co­me­ría su hi­jo, y es una mez­cla de au­to­bio­gra­fía, reportaje de in­ves­ti­ga­ción y en­sa­yo don­de re­la­ta la for­ma (de­vas­ta­do­ra) en la que son tra­ta­dos los ani­ma­les has­ta que lle­gan a nues­tro pla­to. “Lle­va­ba tiem­po plan­teán­do­me ha­cer­me ve­ge­ta­riano, pe­ro ese libro me im­pul­só a con­ver­tir­me en ve­gano”, ex­pli­ca el es­cri­tor y pe­rio­dis­ta Ja­vier Mo­ra­les, au­tor de El día que de­jé de co­mer ani­ma­les (Sí­lex). Y es que el ve­ga­nis­mo no tie­ne tan­to que ver con la sa­lud co­mo con un com­pro­mi­so éti­co pa­ra evi­tar el su­fri­mien­to ani­mal. Quie­nes lo prac­ti­can con­si­de­ran que la pro­duc­ción de car­nes, em­bu­ti­dos, lác­teos, hue­vos o pren­das de piel su­po­ne un mal­tra­to a los ani­ma­les. Y el de­ba­te no es­tá ya so­lo so­bre la me­sa de los ho­ga­res veganos: tras la re­cien­te emi­sión de un pro­gra­ma de Sal­va­dos en el que se des­ve­la­ban las te­rri­bles con­di­cio­nes de una gran­ja por­ci­na de una co­no­ci­da mar­ca cár­ni­ca, to­dos nos pre­gun­ta­mos por el ori­gen (y la mo­ra­li­dad) de lo que co­me­mos. Bue­na prue­ba de ello son even­tos co­mo el ci­clo Agri­cul­tu­ra, ali­men­ta­ción y sa­lud, que se desa­rro­lla du­ran­te abril en La Ca­sa En­cen­di­da. Mien­tras, el nú­me­ro de quie­nes op­tan por es­te ti­po de es­ti­lo de vi­da no de­ja de cre­cer: el 0,2% de los es­pa­ño­les son veganos (no co­men pro­duc­tos de ori­gen ani­mal); el 1,3%, ve­ge­ta­ria­nos (to­man ve­ge­ta­les, hue­vos o le­che, pe­ro no car­ne o pes­ca­do); y el 7,8%, fle­xi­ta­ria­nos (co­men pro­duc­tos ani­ma­les a ve­ces), se­gún el es­tu­dio The Green Revolution (2016), de la con­sul­to­ra Lan­tern. Ade­más, hay 800 res­tau­ran­tes veganos en nues­tro país, el do­ble que en 2011, y la cre­cien­te de­man­da de pro­duc­tos veg­gies es evi­den­te en los su­per­mer­ca­dos. Mu­chos creen que es­te ti­po de ali­men­ta­ción tie­ne ca­ren­cias. Pe­ro, se­gún Irene Bre­tón, pre­si­den­ta de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción, “una die­ta ve­ge­ta­ria­na pue­de apor­tar los nu­trien­tes pa­ra una ali­men­ta­ción sa­na y com­ple­ta, si los ve­ge­ta­les se com­bi­nan bien. So­lo de­be in­ge­rir­se su­ple­men­to de vi­ta­mi­na B12”. Nues­tros pro­ta­go­nis­tas aú­nan com­pro­mi­so éti­co y ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, y ase­gu­ran que su die­ta na­ce del res­pe­to al mun­do ani­mal y el me­dio am­bien­te, y de una em­pa­tía na­tu­ral ha­cia los se­res vi­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.