Apren­der a frus­trar­se

La pri­me­ra gran frus­tra­ción de to­do ser hu­mano es la se­pa­ra­ción de la ma­dre. El be­bé conquista su pro­pio yo, pe­ro de­be asu­mir (pa­ra siem­pre) que lo que ama no le per­te­ne­ce.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

LLa cons­truc­ción de la per­so­na­li­dad y el apa­ra­to psí­qui­co de un ni­ño pa­sa por mo­men­tos de pla­cer y otros de frus­tra­ción. En es­tos úl­ti­mos, el ni­ño co­mien­za a dar­se cuen­ta de que no to­do se re­suel­ve in­me­dia­ta­men­te, que a ve­ces tie­ne que es­pe­rar y que ha de ha­cer mo­vi­mien­tos y ex­pre­sar lo que quie­re. La ma­dre lee­rá en esas ex­pre­sio­nes lo que el ni­ño desea e irá, po­co a po­co, en­se­ñán­do­le có­mo do­mi­nar el mun­do que le ro­dea y aten­der a sus ne­ce­si­da­des. Las frus­tra­cio­nes le en­se­ña­rán más y las so­por­ta­rá me­jor cuan­to ma­yor ha­ya si­do el pla­cer ob­te­ni­do en los pri­me­ros me­ses de vi­da. Du­ran­te el pri­mer año, tie­ne que so­por­tar el des­te­te y se atra­vie­sa por lo que se ha da­do en lla­mar la an­gus­tia del oc­ta­vo mes. To­do ello mez­cla­do con pro­ce­sos ta­les co­mo dar los pri­me­ros pa­sos e ir acep­tan­do los lí­mi­tes que le son im­pues­tos por la reali­dad. La acep­ta­ción de un lí­mi­te im­pli­ca una cier­ta ca­pa­ci­dad pa­ra acep­tar la frus­tra­ción, que sig­ni­fi­ca pos­ter­gar el de- seo o bien des­pla­zar­lo pa­ra buscar una sa­tis­fac­ción po­si­ble, adap­ta­da a las nor­mas cul­tu­ra­les. En to­dos esos pa­sos que le frus­tran, pe­ro que a la vez le ayu­dan a cre­cer, la sen­si­bi­li­dad ma­ter­na tie­ne mu­cha im­por­tan­cia. Ele­na te­nía un be­bé de sie­te me­ses que has­ta ha­cía dos se­ma­nas dor­mía plá­ci­da­men­te y se iba con cual­quie­ra. Aho­ra la lla­ma­ba to­do el ra­to y, si no acu­día, ti­ra­ba le­jos el chu­pe­te o el ju­gue­te que tu­vie­ra en­tre las ma­nos, lo que pro­vo­ca­ba que ella tu­vie­ra que re­co­ger­lo y dár­se­los una y otra vez. Por las no­ches tam­bién se des­per­ta­ba con fre­cuen­cia y llo­ra­ba des­con­so­la­da­men­te. En­ton­ces Ele­na lo to­ma­ba en bra­zos y le de­cía que to­do es­ta­ba bien. Aque­lla tar­de, ha­bía es­ta­do su sue­gra en ca­sa y una de las ve­ces que le co­gió en bra­zos le di­jo: “Ten cui­da­do. Si lo co­ges cada vez que llo­ra, ha­rá siem­pre lo mis­mo”. “Si llo­ra es por­que al­go le pa­sa –con­tes­tó Ele­na–. Y si quie­re que yo es­té cer­ca, ¿por qué no lo voy a co­ger? Ya irá apren­dien­do có­mo so­por­tar lo que le mo­les­ta. Es muy pe­que­ño”. Ele­na era una ma­dre in­for­ma­da y ello le ha­bía ser­vi­do pa­ra sen­tir­se más se­gu­ra en re­la­ción a su be­bé. Sa­bía por qué pe­rio­do es­ta­ba pa­san­do el ni­ño.

Ho­ra de ma­du­rar

Al­re­de­dor de los ocho me­ses de vi­da (aun­que pue­de ocu­rrir un po­co an­tes o des­pués), el be­bé co­mien­za a te­ner al­gu­na ac­ti­tud nue­va que pue­de in­quie­tar a los pa­dres. Co­mien­za a llo­rar cuan­do es­tá con un ex­tra­ño, se vuel­ve un po­co mie­do­so, se que­ja y lla­ma mu­cho a su ma­dre. Su com­por­ta­mien­to no tie­ne que ver con que le due­lan los dien­tes, que por esa épo­ca es­tán en ple­na efer­ves­cen­cia y le mo­les­tan. Tam­po­co es que ten­ga mi­mos o mal ca­rác­ter. Lo que le su­ce­de guar­da re­la­ción con un mo­men­to muy im­por­tan­te en la cons­truc­ción del psi­quis­mo hu­mano: el be­bé se an­gus­tia por­que la conquista de su in­de­pen­den­cia le lle­va a re­gis­trar que se se­pa­ra de su ma­má. El con­cep­to “an­gus­tia del oc­ta­vo mes” lo creó el psi­coa­na­lis­ta Re­né Spitz, que ex­pli­có có­mo los be­bés se an­gus­tian cuan­do la ca­ra que ven no coin­ci­de con la de la ma­dre. Es lo que co­mún­men­te en­ten­de­mos co­mo mie-

do a los ex­tra­ños. La ma­dre se ha con­ver­ti­do en al­guien a quien ama y, al dar­se cuen­ta de que es di­fe­ren­te a él, ad­vier­te que se pue­den se­pa­rar y te­me per­der­la. En los pri­me­ros me­ses de vi­da no exis­te en­tre ma­dre y be­bé un víncu­lo, pro­pia­men­te ha­blan­do, pues to­da­vía no hay dos per­so­nas di­fe­ren­cia­nas das. Mien­tras el be­bé se sien­te uno con su ma­dre, tam­bién se sien­te se­gu­ro y en su re­la­ción con ella no exis­te el pe­li­gro. Se en­cuen­tra en un pa­raí­so don­de po­see to­do lo que ne­ce­si­ta. Pe­ro cuan­do cre­ce y se cer­cio­ra de que su ma­má es una per­so­na se­pa­ra­da de él, co­mien­zan los pe­li­gros, re­pre­sen­ta­dos por las per­so- que po­drían se­pa­rar­los. Co­mien­za así a ad­qui­rir un dis­cer­ni­mien­to de quién es él y quién la ma­dre; apa­re­ce el “yo” que irá cons­tru­yén­do­se en con­tra­po­si­ción al “no yo”. An­tes no di­fe­ren­cia­ba a fa­mi­lia­res y ex­tra­ños; aho­ra sí. Su ma­má se pue­de ir y es­to le pro­du­ce an­sie­dad. La frus­tra­ción de no te­ner­la siem­pre cer­ca irá pa­san­do cuan­do com­prue­be que su ma­dre siem­pre vuel­ve. Le da con­fian­za que­dar­se so­lo por­que lue­go la re­cu­pe­ra­rá. Du­ran­te el pri­mer año es im­por­tan­te, se­gún Spitz, que el be­bé atra­vie­se por ex­pe­rien­cias de pla­cer y frus­tra­ción pa­ra que se vuel­va ac­ti­vo fren­te al mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.