CLAI­RE FOY

“ESA IDEA DE QUE PUE­DES TE­NER­LO TO­DO ES EN­GA­ÑO­SA. LA GEN­TE QUE DI­CE HA­BER EN­CON­TRA­DO EL EQUI­LI­BRIO, MIEN­TE”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca - IXO­NE DÍAZ LAN­DA­LU­CE Fo­tos: SI­MON EM­METT

La pro­ta­go­nis­ta de The Crown po­ne a prue­ba su ca­pa­ci­dad ca­ma­leó­ni­ca con el pa­pel más desea­do y te­mi­do de Holly­wood: Lisbeth Salander, la icó­ni­ca hac­ker de Mi­llen­nium. Una apues­ta de ries­go,con la que da un pa­so ade­lan­te en su nue­va (y su­rrea­lis­ta) vi­da de es­tre­lla, que ha aca­ba­do con su ma­tri­mo­nio. Lar­ga vi­da a “la rei­na”. Por

SSu look de es­tre­lla, con un ele­gan­te ves­ti­do blan­co, los la­bios te­ñi­dos de ro­jo y la do­sis exac­ta de jo­yas, era im­pe­ca­ble. Y el re­lu­cien­te ga­lar­dón en su mano de­ja­ba cla­ro que aque­lla ha­bía si­do su no­che. Pe­ro su Emmy no fue sal­vo­con­duc­to su­fi­cien­te pa­ra que el per­so­nal de se­gu­ri­dad de­ja­ra pa­sar a Clai­re Foy a la fies­ta ofi­cial de la Aca­de­mia de Te­le­vi­sión. No es­ta­ba en la lis­ta o no la en­con­tra­ban. Y, so­bre to­do, na­die re­co­no­ció en aque­lla chi­ca me­nu­da de as­pec­to tí­mi­do a la es­tre­lla de The Crown. La anéc­do­ta, des­pués fe­liz­men­te re­suel­ta, cons­ta­ta la par­ti­cu­lar for­ma en la que Foy se ha con­ver­ti­do en una de las ac­tri­ces más co­ti­za­das de Holly­wood. En reali­dad, esa su­ti­le­za, ese em­pe­ño por pa­sar inadvertida, es tam­bién la mar­ca de la ca­sa cuan­do se po­ne de­lan­te de una cá­ma­ra. La ac­triz bri­tá­ni­ca tie­ne una ha­bi­li­dad

par­ti­cu­lar pa­ra de­cir mu­cho sin de­cir prác­ti­ca­men­te na­da, con­fian­do en sus ojos y en la in­creí­ble ex­pre­si­vi­dad de su ros­tro el di­fí­cil tra­ba­jo de lle­nar la pan­ta­lla. Qui­zá por esa con­ten­ción, na­die sue­le re­co­no­cer­la por la ca­lle. ¿Le ha ayu­da­do eso a so­bre­lle­var esa fa­ma glo­bal y re­pen­ti­na que le ha cam­bia­do la vi­da? “Pue­de ser, pe­ro aho­ra mi ca­ra es­tá en los car­te­les de dos pe­lí­cu­las. Me te­mo que esa in­vi­si­bi­li­dad ya for­ma par­te del pa­sa­do…”, di­ce con cier­ta nos­tal­gia. Y tie­ne ra­zón. La ac­triz aca­pa­ra la car­te­le­ra oto­ñal con dos pe­lí­cu­las am­bi­cio­sas: El pri­mer hom­bre [ya en car­te­le­ra], en la que da vi­da a la mu­jer del as­tro­nau­ta Neil Arms­trong jun­to a Ryan Gos­ling; y Mi­llen­nium: Lo que no te ma­ta te ha­ce más fuer­te [es­treno el 9 de no­viem­bre].

Per­so­na­je tri­di­men­sio­nal

Es di­fí­cil pen­sar en dos per­so­na­jes tan ra­di­cal­men­te opues­tos co­mo Isa­bel II y la hac­ker Lisbeth Salander, pe­ro Foy era fan de la sa­ga li­te­ra­ria crea­da por Stieg Lars­son y ha­bía vis­to tan­to las pe­lí­cu­las sue­cas co­mo la que Holly­wood pro­du­jo en 2011 con Roo­ney Ma­ra. Pre­ci­sa­men­te por eso, le cos­tó ven­cer el pá­ni­co es­cé­ni­co. “Pe­ro, al fi­nal, tie­nes que ha­cer­lo. No pue­des vi­vir con mie­do. Acep­té el pa­pel sin pen­sar lo que la gen­te opi­na­ría. Hi­ce la pe­lí­cu­la pa­ra mí, pe­ro ase­gu­rán­do­me de que po­día apor­tar al­go”. Salander es lo que en la jer­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca se co­no­ce co­mo un per­so­na­je tri­di­men­sio­nal: mar­ca­da por el trau­ma y la vio­len­cia, ra­di­cal­men­te in­de­pen­dien­te, pe­ro te­rri­ble­men­te vul­ne­ra­ble, se­xual­men­te am­bi­gua y to­tal­men­te in­mu­ne a las más ele­men­ta­les nor­mas so­cia­les. Eti­que­tar­la es inú­til y cla­si­fi­car­la, im­po­si­ble. ¿Dón­de ra­di­ca nues­tra fas­ci­na­ción por ella? “Creo que, aun­que su vi­da y su tra­ge­dia per­so­nal son ex­tre­mas, en al­gún mo­men­to to­dos nos he­mos sen­ti­do vul­ne­ra­bles, he­mos pen­san­do que la gen­te que de­be­ría cui­dar­nos no lo es­ta­ba ha­cien­do o nos he­mos pro­te­gi­do del mun­do yen­do por la vi­da con un ar­ma­du­ra pues­ta. Tam­bién creo que la gen­te ad­mi­ra a Lisbeth por­que ha­ce lo que quie­re cuan­do quie­re”, ex­pli­ca. Co­mo to­da la sa­ga crea­da por Lars­son, la cin­ta (que co­rres­pon­de al cuar­to li­bro, fir­ma­do Da­vid La­ger­crantz) to­ca un asun­to can­den­te: la vio­len­cia con­tra las mu­je­res. Pe­ro ella se re­sis­te a ver­lo así. “No es un te­ma de ac­tua­li­dad. No es nue­vo. Es­to ocu­rre des­de que las mu­je­res y los hom­bres se re­la­cio­nan. Lo que pa­sa es que aho­ra ha­bla­mos de ello, aho­ra las mu­je­res han de­ci­di­do con­tar sus his­to­rias”. La in­tér­pre­te es la pe­que­ña de tres her­ma­nos. Sus pa­dres se se­pa­ra­ron cuan­do ella te­nía ocho años. Eso se tra­du­jo en es­tre­che­ces eco­nó­mi­cas pa­ra su ma­dre y en mu­chas ho­ras de te­le­vi­sión pa­ra ella, que así cul­ti­vó su amor por la fic­ción.

ACEP­TÉ EL PA­PEL DE LISBETH SALANDER SIN PEN­SAR EN LA OPI­NIÓN DE LA GEN­TE. NO PUE­DES VI­VIR CON MIE­DO”.

La ado­les­cen­cia no le dio una tre­gua. A los per­ti­nen­tes trau­mas de la pu­ber­tad, se su­ma­ron los pro­ble­mas de sa­lud. Pri­me­ro, una ar­tri­tis ju­ve­nil le obli­gó a uti­li­zar mu­le­tas du­ran­te una tem­po­ra­da y des­pués, el des­cu­bri­mien­to de un tu­mor en el ojo le cam­bió re­pen­ti­na­men­te la vi­da. Aun­que re­sul­tó ser be­nigno, el tra­ta­mien­to a ba­se de es­te­roi­des y la pro­lon­ga­da re­cu­pe­ra­ción fue­ron un cal­va­rio pa­ra una chi­ca de 18 años. Su­pe­ra­do el tran­ce, es­tu­dió Ar­te Dra­má­ti­co en la uni­ver­si­dad y en 2008 de­bu­tó en la co­me­dia te­le­vi­si­va Being Hu­man y em­pe­zó a en­ca­de­nar pa­pe­les tea­tra­les y te­le­vi­si­vos. Pe­ro en­tre un pro­yec­to y el si­guien­te hi­zo de to­do: tra­ba­jó de ca­je­ra de su­per­mer­ca­do, de ca­ma­re­ra en un bar, co­mo per­so­nal de se­gu­ri­dad en Wim­ble­don, re­par­tió co­mi­da a do­mi­ci­lio y re­vis­tas en el me­tro, fue te­le­ope­ra­do­ra… “Has­ta que lle­vé cua­tro años tra­ba­jan­do inin­te­rrum­pi­da­men­te, me in­co­mo­da­ba lla­mar­me a mí mis­ma ac­triz. Sen­tía que era al­go que, sim­ple­men­te, es­ta­ba pro­ban- do”. Aho­ra, ese sen­ti­mien­to ha cam­bia­do. ¿Qué es pa­ra ella la in­ter­pre­ta­ción? ¿Una pa­sión, una for­ma de te­ra­pia, un sim­ple tra­ba­jo? “Pa­ra mí es una ma­ne­ra de de­jar sa­lir mis emo­cio­nes y ex­plo­rar­las a tra­vés de di­fe­ren­tes per­so­na­jes. Me gus­ta ac­tuar. No me con­su­me, pe­ro me re­sul­ta in­fi­ni­ta­men­te in­tere­san­te”. Has­ta ha­ce tres años, la ac­triz era prác­ti­ca­men­te una des­co­no­ci­da in­clu­so en In­gla­te­rra. Es­ta­ba em­ba­ra­za­da de cin­co me­ses cuan­do, ca­rac­te­ri­za­da con un pom­po­so ves­ti­do de no­via, guantes y una co­ro­na, hi­zo el cas­ting de The Crown. Pe­ter Mor­gan, su crea­dor, se dio cuen­ta de que es­ta­ba an­te “su” Isa­bel II. “Es­toy muy or­gu­llo­sa de mi tra­ba­jo en la se­rie”, di­ce tí­mi­da­men­te, aun­que siem­pre ha ex­pli­ca­do que pre­fie­re pen­sar que la so­be­ra­na bri­tá­ni­ca nun­ca se ha sen­ta­do de­lan­te de la te­le­vi­sión pa­ra ver su in­ter­pre­ta­ción. Des­de el prin­ci­pio su­po que el pro­yec­to te­nía fe­cha de ca­du­ci­dad y que otra ac­triz to­ma­ría el re­le­vo des­pués de las dos pri­me­ras tem­po­ra­das. “No pue­do es­pe­rar a ver­la. He ha­bla­do con Oli­via Col­man mu­chas ve­ces, pe­ro no so­bre la se­rie o el per­so­na­je... Es una mu­jer y una ac­triz ma­ra­vi­llo­sa y lo ha­rá fe­no­me­nal”, ex­pli­ca so­bre su sus­ti­tu­ta, que es­tá ro­dan­do la ter­ce­ra tem­po­ra­da de la se­rie.

Una es­tre­lla de la no­che a la ma­ña­na

Po­co des­pués de que Net­flix es­tre­na­ra The Crown en su pla­ta­for­ma, la ac­triz se con­vir­tió en una es­tre­lla. Ocu­rrió, li­te­ral­men­te, de la no­che a la ma­ña­na. Ca­si sin dar­se cuen­ta, Foy es­ta­ba en Los Án­ge­les, re­co­rrien­do la al­fom­bra ro­ja de los Glo­bos de Oro, re­co­gien­do el pre­mio, dan­do el per­ti­nen­te dis­cur­so an­te un sa­lón lleno de es­tre­llas… Ha con­ta­do que lo vi­vió con ex­tra­ñe­za, sin en­ten­der qué ha­bía pa­sa­do, sin ha­ber di­ge­ri­do esa re­pen­ti­na fa­ma pla­ne­ta­ria. Dos años des­pués, ese su­rrea­lis­mo ha to­ma­do una for­ma di­fe­ren­te. “Te das cuen­ta de que, en esen­cia, to­do el mun­do es igual. Na­die se li­bra de los mie­dos, las preo­cu­pa­cio­nes o de la tra­ge­dia en su vi­da. Es su­rrea­lis­ta por lo nor­mal que re­sul­ta. Ade­más, las alfombras ro­jas y las en­tre­gas de pre­mios son al­go fue­ra de lo co­mún pa­ra to­do el mun­do, no es el am­bien­te na­tu­ral de na­die”. Aun­que pue­de que el mun­do ha­ya cam­bia­do a su al­re­de­dor, ella in­sis­te en que si­gue sien­do la mis­ma. Vi­ve en la mis­ma ca­sa de Wood Green, un ba­rrio en el nor­te de Lon­dres, y tie­ne que ha­cer ma­la­ba­ris­mos pa­ra lle­gar a to­do… Por­que en me­dio del tor­be­llino pro­fe­sio­nal, Clai­re Foy se con­vir­tió en ma­dre. Tu­vo un par­to com­pli­ca­do y, ca­si al mis­mo tiem­po, su ma­ri­do, el ac­tor Step­hen Camp­bell Moo­re, fue diag­nos­ti­ca­do

EN HOLLY­WOOD, EL ES­PEC­TÁCU­LO DE­BE CON­TI­NUAR. PE­RO NO DE­BE­RÍA SER A COS­TA DE MI SA­LUD MEN­TAL”.

de un tu­mor be­nigno en la ba­se del ce­re­bro. El ro­da­je de The Crown arran­có cuan­do su be­bé ape­nas te­nía cua­tro me­ses y ella aún le es­ta­ba dan­do pe­cho. Com­pa­gi­nar la vi­da fa­mi­liar con una ca­rre­ra en pleno des­pe­gue no ha si­do fá­cil. Foy ha con­fe­sa­do que la cul­pa la acom­pa­ña a to­das par­tes y en fe­bre­ro anun­ció su se­pa­ra­ción tras cua­tro años de ma­tri­mo­nio. “Esa idea de que pue­des te­ner­lo to­do, tra­ba­jar, te­ner un hi­jo, una re­la­ción de pa­re­ja… es en­ga­ño­sa. Son mu- chas co­sas a la vez y na­die lo ha­ce bien. Esa gen­te que di­ce ha­ber en­con­tra­do el equi­li­brio per­fec­to mien­te. To­dos sa­be­mos que pue­des creer que has con­quis­ta­do ese es­ta­do mís­ti­co du­ran­te 45 mi­nu­tos, has­ta que pa­sa al­go y to­do se va otra vez al ga­re­te. Te pue­des sen­tir bien con­ti­go mis­ma du­ran­te, más o me­nos, me­dia ho­ra. Ya es­tá. Lo úni­co que po­de­mos ha­cer es no ser tan du­ros con no­so­tros mis­mos ni con los de­más”. La ac­triz se mues­tra igual de es­cép­ti­ca cuan­do se le pre­gun­ta si cree que Holly­wood ha cam­bia­do en el úl­ti­mo año. ¿Es tan­gi­ble la re­vo­lu­ción que des­en­ca­de­nó el mo­vi­mien­to #Metoo? “So­lo el tiem­po lo di­rá. Den­tro de 10 años po­dre­mos mi­rar a las es­ta­dís­ti­cas y en­ten­der lo le­jos que he­mos lle­ga­do. Hay que se­guir lu­chan­do y no de­jar que es­to se con­vier­ta en un fe­nó­meno pa­sa­je­ro”.

La com­pen­sa­ción que no ha lle­ga­do

Ha­ce unos me­ses, ella mis­ma ocu­pó los ti­tu­la­res cuan­do se su­po que, pe­se a ser la pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble de The Crown, su suel­do era sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te in­fe­rior al de su com­pa­ñe­ro Matt Smith. Los pro­duc­to­res de la se­rie ata­ja­ron la con­tro­ver­sia anun­cian­do que Foy re­ci­bi­ría una com­pen­sa­ción de 237.000 € pa­ra co­rre­gir la de­sigual­dad sa­la­rial. Pe­ro, des­de en­ton­ces, ella ha re­co­no­ci­do que ja­más lle­gó a in­gre­sar ese che­que. “La gen­te es­pe­ra que yo ten­ga una res­pues­ta pa­ra es­to y no la ten­go; es­pe­ran que pue­da ver­ba­li­zar có­mo me sen­tí por al­go que, en mi opi­nión, era muy com­ple­jo”, di­ce de­te­nién­do­se un mo­men­to. Es ob­vio que el te­ma le cau­sa in­co­mo­di­dad. “Su­pon­go que me sen­tí con­fun­di­da, he­ri­da, sor­pren­di­da…”. Le pre­gun­to si a par­tir aho­ra pien­sa afron­tar las ne­go­cia­cio­nes sa­la­ria­les de otra ma­ne­ra. “No he vuel­to a ne­go­ciar na­da des­de aque­llo. To­da­vía es­toy apren­dien­do, pe­ro des­de lue­go no voy a te­ner mie­do a ha­cer pre­gun­tas en una in­dus­tria en la que, has­ta ha­ce po­co, si lo ha­cías te per­ci­bían co­mo una per­so­na di­fí­cil o de­ma­sia­do exi­gen­te. Aho­ra entiendo que la vi­da es de­ma­sia­do cor­ta pa­ra preo­cu­par­te de lo que la gen­te pue­da pen­sar de ti. En es­ta in­dus­tria ya no se pue­de tra­tar a las mu­je­res de esa ma­ne­ra”. Holly­wood no es un ne­go­cio fá­cil pa­ra na­die y Clai­re Foy con­fie­sa que, en oca­sio­nes, le ha su­pe­ra­do. “Cla­ro que hay mo­men­tos en los que que­rrías sen­tar­te so­la en una ha­bi­ta­ción a os­cu­ras. Pe­ro eso es al­go con lo que tie­nes que li­diar. Al fi­nal, ya sa­bes lo que se di­ce: The show must go on [el es­pec­tácu­lo de­be con­ti­nuar]. Pe­ro nun­ca a cos­ta de mi sa­lud men­tal”. Re­cien­te­men­te, la ac­triz se sin­ce­ra­ba con el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian y con­fe­sa­ba su lu­cha cons­tan­te (te­ra­pia in­clui­da) con­tra la an­sie­dad. Qui­zá por eso, des­pués de tres años fre­né­ti­cos, su in­ten­ción aho­ra es to­mar­se un res­pi­ro. En par­te pa­ra des­can­sar (“Mi mo­men­to más fe­liz del día es cuan­do me me­to en la ca­ma y me voy dor­mir”, di­ce), pe­ro tam­bién pa­ra do­si­fi­car­se. “Co­mo ac­triz, no quie­res que la gen­te te es­té vien­do cons­tan­te­men­te en la pan­ta­lla. Pue­den ter­mi­nar har­tos de ti. Tie­nes que ase­gu­rar­te de que que­rrán ir a ver lo si­guien­te”. Por eso, Clai­re Foy pue­de es­tar tran­qui­la. La es­ta­re­mos es­pe­ran­do.

CUAN­DO SU­PE QUE GA­NA­BA ME­NOS QUE MATT SMITH EN THE CROWN ME SEN­TÍ HE­RI­DA Y SOR­PREN­DI­DA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.