¿La fie­bre tie­ne mil ca­ras?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: LO­RE­TO SILVOSO

Ca­da cuer­po es dis­tin­to, pe­ro los ex­per­tos ase­gu­ran que so­lo es fie­bre a par­tir de 37, 8 en la axi­la

OFI­CIAL­MEN­TE se con­si­de­ra fie­bre te­ner una tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral de 37,8º en la axi­la. Sin em­bar­go, hay per­so­nas que con 37º se creen mo­rir; otras, que se co­lo­can en los 38º a la pri­me­ra de can­to; y tam­bién hay quien no ha te­ni­do fie­bre ja­más. Has­ta aquí, to­do nor­mal. Es tan per­so­nal co­mo que la fie­bre va­ría con la edad, el mo­men­to del día y has­ta con el pe­río­do ovu­la­to­rio de la mu­jer.

En­ri­que Mí­guez lle­va to­da la vi­da tra­tan­do a per­so­nas con fie­bre en el hos­pi­tal. Es­te mé­di­co in­ter­nis­ta siem­pre di­ce que, an­te un ter­mó­me­tro ca­lien­te, el pri­me­ro que se po­ne ner­vio­so es el pa­cien­te, lue­go la fa­mi­lia y des­pués el mé­di­co, cuan­do la fie­bre se pro­lon­ga más de lo de­bi­do y hay que en­con­trar el ori­gen. Al es­ti­lo del doc­tor Hou­se, el res­pon­sa­ble de la uni­dad de in­fec­cio­sos del Hos­pi­tal A Co­ru­ña re­cuer­da ha­ber vis­to a pa­cien­tes con más de 42º de fie­bre y tam­bién a otros con 32º. «De he­cho, en Ur­gen­cias te­ne­mos ter­mó­me­tros de ba­ja tem­pe­ra­tu­ra que son pa­ra las per­so­nas que lle­gan con hi­po­ter­mia por con­ge­la­ción o inmersiones en el mar», ex­pli­ca. Pe­ro es­tos son ca­sos muy ex­cep­cio­na­les. Un ter­mó­me­tro nor­mal re­gis­tra una os­ci­la­ción tér­mi­ca de en­tre 35º y 42º. Ofi­cial­men­te, se con­si­de­ra fie­bre te­ner una tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral de 37.8º en el plie­gue axi­lar. Si se to­ma en el rec­to o en la bo­ca, a par­tir de 38.2º. La fie­bre es una ele­va­ción de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral por en­ci­ma de un ran­go nor­mal, pe­ro es­te ran­go es muy va­ria­ble. Co­mo nor­ma ge­ne­ral, las per­so­nas ma­yo­res tie­nen fie­bres más ba­jas; los ni­ños, fie­bres más al­tas; y, a las seis de la tar­de, so­le­mos re­gis­trar la tem­pe­ra­tu- ra más al­ta; mien­tras que a las seis de la ma­ña­na es cuan­do nues­tro ter­mos­ta­to cor­po­ral mar­ca una me­nor tem­pe­ra­tu­ra. Sí, la fie­bre de­pen­de de la ho­ra del día, de la edad, de las do­len­cias que pa­dez­ca­mos y has­ta del pe­río­do ovu­la­to­rio en el que se en­cuen­tre una mu­jer en edad fér­til. An­ti­gua­men­te, in­clu­so, se uti­li­za­ba la tem­pe­ra­tu­ra ba­sal co­mo un mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo na­tu­ral.

Co­mo un se­má­fo­ro

«La fie­bre es co­mo un se­má­fo­ro. Te di­ce que hay al­go, pe­ro no lo que hay de­trás», se­ña­la el doc­tor Mí­guez. Va­le, so­lo es un sín­to­ma pe­ro, si por de­ba­jo de 37,8 no se con­si­de­ra fie­bre, ¿por qué hay per­so­nas que con 37º es­tán ab­so­lu­ta­men­te ro­tas y otras que con 39º lo dan to­do? «No hay una ex­pli­ca­ción cien­tí­fi­ca pa­ra ello. Es­to res­pon­de a una sus­cep­ti­bi­li­dad per­so­nal y to­tal­men­te in­di­vi­dual. Pa­sa lo mis­mo que con la sen­sa­ción de frío. A igual tem­pe­ra­tu­ra, hay quien sien­te frío y quien no». Ser de fie­bre al­ta o de fie­bre ba­ja no tie- ne que ver con la ten­sión cor­po­ral ni con la ge­né­ti­ca. Al me­nos, no es­tá de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te que ha­ya ten­den­cias fa­mi­lia­res en ese sen­ti­do. ¿Hay ti­pos de fie­bres? Sí. Si os­ci­lan al­re­de­dor de un gra­do sue­len lle­var apa­re­ja­das en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias, tu­mo­ra­les... Tam­bién hay fie­bres in­ter­mi­ten­tes, con os­ci­la­cio­nes de más de dos gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra a lo lar­go del día, que son más tí­pi­cas de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas; y hay fie­bres in­ter­cu­rren­tes, que so­bre­vie­nen du­ran­te el cur­so de otras. Aho­ra ya no se de­ja a na­die es­tar así, pe­ro an­tes, los mé­di­cos po­dían ob­te­ner un diag­nós­ti­co so­lo por el rit­mo de la fie­bre de un pa­cien­te.

En la ac­tua­li­dad, exis­te una co­rrien­te a fa­vor de no ata­jar la fie­bre a la pri­me­ra de can­to. Sin em­bar­go, el doc­tor Mí­guez es ca­te­gó­ri­co al res­pec­to: «No tie­ne nin­gún sen­ti­do man­te­ner a una per­so­na con fie­bre ele­va­da. Esa es una teo­ría na­tu­ra­lis­ta que no tie­nen nin­gu­na ra­zón de ser».

Los an­ti­tér­mi­cos se de­ben su­mi­nis­trar al pa­cien­te a par­tir de los 38º de tem­pe­ra­tu­ra. Por de­ba­jo de ese ni­vel, son po­co efi­ca­ces»

Los an­ti­tér­mi­cos se de­ben su­mi­nis­trar al pa­cien­te a par­tir de los 38º de tem­pe­ra­tu­ra. Es más, por de­ba­jo de ese ni­vel, son po­co efi­ca­ces.

El me­jor si­tio pa­ra to­mar la tem­pe­ra­tu­ra es en el plie­gue axi­lar. No ha­ce fal­ta apre­tar mu­cho, ni hay que vol­ver­se lo­co in­ten­tan­do que to­da la su­per­fi­cie de la piel re­cu­bra el me­di­dor. Bas­ta con co­ger­lo ba­jo el bra­zo y que ha­ya un con­tac­to ín­ti­mo y con­ti­nua­do. En el rec­to o en el ano, hay que su­mar me­dio gra­do más. Y por cier­to, el be­si­to en la fren­te que dan los pa­dres a los hi­jos pue­de ser un pun­to de par­ti­da pa­ra to­mar la de­ci­sión de po­ner el ter­mó­me­tro, pe­ro es una sen­sa­ción sub­je­ti­va. «A mí me re­sul­ta más in­di­ca­ti­vo el es­ta­do ge­ne­ral del pa­cien­te», apun­ta el in­ter­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.