¿Cuál es tu fo­bia?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Psicología - TEX­TO: UXÍA RO­DRÍ­GUEZ / MA­RI­NA CHIAVEGATTO

ASe­gu­ro que al­gu­na vez has sen­ti­do mie­do. El mie­do es al­go in­he­ren­te al ser hu­mano. Pe­ro, a ve­ces, es tan in­ten­so y des­pro­por­cio­na­do que quie­nes lo sien­ten no pue­den lle­var una vi­da nor­mal. Fo­bos era el hi­jo de Ares y Afro­di­ta en la mi­to­lo­gía grie­ga, era la per­so­ni­fi­ca­ción del pá­ni­co. De ahí vie­ne la pa­la­bra fo­bia que aho­ra sir­ve pa­ra de­fi­nir un tras­torno de sa­lud emo­cio­nal o psi­co­ló­gi­co. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud más del 7 por cien­to de la po­bla­ción pa­de­ce al­gu­na de ellas. Pe­ro, va­mos a ir por par­tes, ¿qué es una fo­bia? Nos res­pon­de el psi­quia­tra Luis Fe­rrer y la de­fi­ne así: «Un mie­do irra­cio­nal, in­ten­so y per­sis­ten­te a al­go, a un ob­je­to, a un ani­mal, a una si­tua­ción, a una cir­cuns­tan­cia...». ¿Y el mie­do?: «Es una res­pues­ta fi­sio­ló­gi­ca ge­ne­ral del or­ga­nis­mo, tan­to fí­si­ca co­mo psí­qui­ca, fren­te a una si­tua­ción que el ce­re­bro compu­ta co­mo un pe­li­gro que com­pro­me­te la vi­da del in­di­vi­duo o su in­te­gri­dad fí­si­ca». Eso es el mie­do pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar que no po­de­mos vi­vir sin él, lo ne­ce­si­ta­mos. ¿Cuán­do se con­vier­te el mie­do en fo­bia? «Fun­da­men­tal­men­te cuan­do te pa­ra­li­za, cuan­do no te per­mi­te ha­cer mu­cho más que evi­tar­lo, cuan­do es per­sis­ten­te y, lo más im­por­tan­te, cuan­do quién lo sien­te se da cuen­ta de que es un mie­do irra­cio­nal». Te­ner mie­do a un pe­rro ra­bio­so que se te acer­ca es nor­mal pe­ro el fó­bi­co sien­te lo mis­mo con un ca­ni­che man­so a diez me­tros de dis­tan­cia. ¿Có­mo se ma­ni­fies­ta una fo­bia? Tem­blor, su­do­ra­ción, ta­qui­car­dia, sen­sa­ción de irrea­li­dad, de des­per­so­na­li­za­ción, te mi­ras al es­pe­jo y no te re­co­no­ces, sen­sa­ción de ines­ta­bi­li­dad, pre­sión en el pe­cho, an­gus­tia pro­fun­da y, mu­chas ve­ces, sen­sa­ción de muer­te in­mi­nen­te. Es­tos son los sín­to­mas fí­si­cos que se pro­du­cen cuan­do hay una des­car­ga de un mie­do exa­ge­ra­do. «Esa des­car­ga fí­si­ca que pro­du­ce el mie­do se co­di­fi­ca en una es­truc­tu­ra ce­re­bral pe­que­ñi­ta, del ta­ma­ño de una len­te­ja, que es el chip de nues­tra his­to­ria. Ese chip guar­da to­da la me­mo­ria de nues­tra es­pe­cie con si­tua­cio­nes en las que,

CA­SI TO­DOS TE­NE­MOS AL­GU­NA El pro­ble­ma es­tá en cuan­do los mie­dos irra­cio­na­les pro­vo­can una an­gus­tia tan fuer­te que con­di­cio­na la vi­da co­ti­dia­na. Ca­si siem­pre tie­nen cu­ra

por ejem­plo, nos caí­mos mil ve­ces de los ár­bo­les cuan­do éra­mos mo­nos, de ahí la acro­fo­bia (mie­do a las al­tu­ras)», se­gún Luis Fe­rrer de ahí vie­nen las fo­bias es­pe­cí­fi­cas. La claus­tro­fo­bia es el mie­do a los es­pa­cios ce­rra­dos y ca­si nun­ca se da an­tes de los 30 o los 40 años. An­tes de los 20 años sí se desa­rro­lla la Fo­bia so­cial que tie­ne los mis­mos sín­to­mas pe­ro fren­te a si­tua­cio­nes en las que el su­je­to sien­te que es­tá ex­pues­to a la mi­ra­da del otro, a ser juz­ga­do. Es­ta fo­bia se ba­sa en dos claves: o es gen­te a la que siem­pre han es­ta­do mi­nus­va­lo­ran­do des­de pe­que­ños o gen­te de­ma­sia­do per­fec­cio­nis­ta. Pa­ra mu­cho que ha­blar dan tam­bién las fo­bias sim­ples, mie­do a si­tua­cio­nes que no son es­pe­cí­fi­ca­men­te com­pro­me­ti­das. Por ejem­plo, el mie­do a los ge­ni­ta­les fe­me­ni­nos. ¿Exis­te de ver­dad? Le pre­gun­to al psi­quia­tra, «sí, se lla­ma ero­to­fo­bia». Son mie­dos muy par­ti­cu­la­res, muy con­cre­tos. Tie­nen que ver con las ex­pe­rien­cias de la pro­pia per­so­na. Lo cier­to es que hay una lis­ta de fo­bias sin­fín en In­ter­net: trihe­xa­fo­bia (mie­do irra­cio­nal al nú­me­ro 666 que se di­ce que te­nían Ro­bert y Nancy Rea­gan), xan­to­fo­bia (mie­do al co­lor ama­ri­llo), op­to­fo­bia (mie­do a abrir los ojos), apei­ro­fo­bia (mie­do al in­fi­ni­to), so­fo­fo­bia (mie­do a sa­ber y a ad­qui­rir nue­vos co­no­ci­mien­tos) y, aten­ción a es­ta, hi­po­po­to­mons­tro­ses­qui­pe­da­lio­fo­bia (te­mor a las pa­la­bras gran­des). Exis­ten tan­tas fo­bias co­mo se­res hu­ma­nos, di­ce Fe­rrer. «Se­gu­ro que ca­da uno de no­so­tros te­ne­mos un mie­do ex­tra­ño a al­go». Hay que te­ner en cuen­ta una co­sa a la ho­ra de en­ten­der las fo­bias, una par­ti­cu­la­ri­dad del ce­re­bro hu­mano: no dis­tin­gue imá­ge­nes reales de imá­ge­nes men­ta­les. Nor­mal­men­te las fo­bias son un me­ca­nis­mo de de­fen­sa. ¿De qué nos de­fen­de­mos cuan­do las desa­rro­lla­mos? Bá­si­ca­men­te de la an­gus­tia. «To­dos te­ne­mos an­gus­tia por el me­ro he­cho de exis­tir pe­ro cuan­do esa an­gus­tia se dis­pa­ra ya se trans­for­ma en an­sie­dad, si la an­sie­dad se vuel­ve in­so­por­ta­ble el pro­pio apa­ra­to psí­qui­co po­ne en mar­cha me­ca­nis­mos pa­ra de­fen­der­se de esa an­gus­tia que es un mie­do sin ca­ra». ¿Las fo­bias se cu­ran? La gran ma­yo­ría sí. Es fun­da­men­tal el abor­da­je psi­co­te­ra­péu­ti­co.

3

Ha­blar en pú­bli­co (fo­bia so­cial): Mu­chas ve­ces se con­fun­de con ti­mi­dez pe­ro la fo­bia so­cial es el pro­fun­do mie­do a ser juz­ga­do por los de­más. Ma­ría Jo­sé lu­cha con es­te tras­torno des­de los 12 años. «Ten­go mie­do al re­cha­zo y a que me cri­ti­quen —ex­pli­ca la jo­ven— es una voz que ten­go que la ca­be­za que me di­ce cons­tan­te­men­te que no sir­vo pa­ra na­da, que mo­les­to a la gen­te, que no va­le la pe­na le­van­tar­me de la ca­ma». Quie­nes pa­de­cen fo­bia so­cial tie­nen di­fi­cul­tad de sa­lir de ca­sa, de con­se­guir un tra­ba­jo o de re­la­cio­nar­se con otras per­so­nas. «Cuan­do ten­go que ir a la compra y veo a la gen­te mi­rán­do­me se me nu­bla la vis­ta, se me que­da la men­te en blan­co y no soy ca­paz de res­pi­rar», ex­pli­ca Ma­ría Jo­sé.

1 A VO­LAR (ae­ro­fo­bia): «Sien­to que el avión se va a caer y me voy a mo­rir». Así es có­mo des­cri­be Ana Már­quez su ae­ro­fo­bia. El mie­do irra­cio­nal a co­ger un avión es muy co­mún, se cal­cu­la que el 25% de la po­bla­ción lo pa­de­ce. En el ca­so de Ana Már­quez la úl­ti­ma vez que tu­vo que vo­lar se to­mó 2 tran­qui­li­zan­tes pe­ro aún así su­frió un ata­que de an­sie­dad du­ran­te el vue­lo: «me pu­se muy ner­vio­sa, em­pe­cé a llo­rar y no po­día res­pi­rar», des­cri­be.

2

Lu­ga­res ce­rra­dos (claus­tro­fo­bia) Es­tar en­ce­rra­do en un es­pa­cio re­du­ci­do no es al­go que nos sue­la gus­tar, pe­ro hay quien va mu­cho más allá y sien­te un pro­fun­do mie­do a es­tas si­tua­cio­nes. En­tre el 2 y el 5% de la po­bla­ción pa­de­ce claus­tro­fo­bia, lo que les im­pi­de es­tar en es­pa­cios ce­rra­dos co­mo as­cen­so­res, el me­tro, los tre­nes, los tú­ne­les o en­trar en las puer­tas gi­ra­to­rias de las gran­de su­per­fi­cies.

4 In­sec­tos y ani­ma­les (zoo­fo­bia): «Es nor­mal ver un pe­rro enor­me ra­bio­so y te­ner­le mie­do», ex­pli­ca el psi­quia­tra Luis Fe­rrer. No hay na­da de pa­to­ló­gi­co en sen­tir te­mor a un ani­mal gran­de y pe­li­gro­so pe­ro «un fó­bi­co ve un chihuahua pe­que­ñi­to y le tie­ne pá­ni­co, pa­ra él es co­mo si ese pe­rri­to fue­se un mons­truo», des­cri­be Fe­rrer. En mu­chas si­tua­cio­nes la cau­sa es cla­ra ya que la per­so­na su­frió al­gún ata­que en el pa­sa­do pe­ro en otros ca­sos la fo­bia es to­tal­men­te irra­cio­nal. Los mie­dos más co­mu­nes son a las ser­pien­tes, ara­ñas, ra­to­nes, pe­rros y ga­tos.

7

Es­pa­cios abier­tos (ago­ra­fo­bia): Se sue­le de­fi­nir co­mo el mie­do a los es­pa­cios abier­tos, aun­que los ex­per­tos acla­ran que se tra­ta de al­go mu­cho más com­ple­jo. Los ata­ques de pá­ni­co en lu­ga­res pú­bli­cos se pro­du­cen en si­tua­cio­nes dón­de la per­so­na se sien­te vul­ne­ra­ble, lo que des­en­ca­de­na una cri­sis de an­sie­dad. El ago­ra­fó­bi­co tien­de a evi­tar sa­lir de ca­sa, usar trans­por­te pú­bli­co, ir de com­pras o prac­ti­car de­por­te. A ve­ces el mie­do es la an­ti­ci­pa­ción de lo que pue­da ocu­rrir lo que ha­ce que los fó­bi­cos se aís­len.

5 Agu­jas y san­gre

(he­ma­to­fo­bia): No se sa­be exac­ta­men­te de dón­de vie­ne es­ta fo­bia pe­ro pue­de te­ner que ver con nues­tra me­mo­ria ge­né­ti­ca. “Siem­pre que hay san­gre, al­go ma­lo ha pa­sa­do”, re­su­me Luis Fe­rrer. La he­ma­to­fo­bia es un te­mor in­ten­so e irra­cio­nal an­te he­ri­das, je­rin­gui­llas, hos­pi­ta­les y cual­quier he­cho re­la­cio­na­do con la san­gre, tan­to pro­pia co­mo aje­na. Nor­mal­men­te con es­ta fo­bia, al con­tra­rio de otras, se pro­du­ce una ba­ja­da brus­ca de ten­sión que sue­le lle­var a des­ma­yos al ha­cer que no lle­gue su­fi­cien­te oxí­geno al ce­re­bro.

6

Al­tu­ras (acro­fo­bia): No es lo mis­mo sen­tir vér­ti­go que te­ner acro­fo­bia. Si sien­tes mie­do cuan­do es­tas en un si­tio muy al­to, sig­ni­fi­ca que tie­nes vér­ti­go. La fo­bia es al­go más agu­do e im­pli­ca sen­tir an­sie­dad in­clu­so cuan­do no se co­rre un pe­li­gro in­mi­nen­te. El mie­do irra­cio­nal pue­de ocu­rrir en si­tua­cio­nes tan co­ti­dia­nas co­mo, por ejem­plo, aso­mar­se a una ven­ta­na. Lo pa­de­ce cer­ca del 10% de la po­bla­ción y es una de las fo­bias más co­mu­nes que exis­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.