El tai chi ga­na cré­di­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: MA­NUEL BLAN­CO

Di­ver­sos es­tu­dios ava­lan los be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud de es­ta prác­ti­ca mi­le­na­ria

VA­RIOS ES­TU­DIOS de dis­tin­tas uni­ver­si­da­des de to­do el pla­ne­ta coin­ci­den en des­ta­car los be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud de es­ta mi­le­na­ria ar­te marcial china. El úl­ti­mo en sa­lir a la luz, de un equi­po de la Uni­ver­si­dad de Jaén, pro­po­ne abier­ta­men­te a los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud que re­co­mien­den a las per­so­nas ma­yo­res de­di­car par­te de su tiem­po a es­ta dis­ci­pli­na

Que el de­por­te es vi­da es una cer­te­za que ad­quie­re la con­si­de­ra­ción de in­con­tes­ta­ble en al­gu­nas dis­ci­pli­nas. Es el ca­so del tai chi chuan, la mi­le­na­ria prác­ti­ca china fo­ca­li­za­da en la fle­xi­bi­li­dad y coor­di­na­ción de to­do el cuerpo cu­yo es­tu­dio por par­te de los in­ves­ti­ga­do­res mé­di­cos arro­ja año tras año con­clu­sio­nes ca­da vez más evi­den­tes so­bre sus be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. El úl­ti­mo, el que aca­ba de pu­bli­car en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Jour­nal of the Ame­ri­can Ge­ria­trics So­ciety un equi­po de la Uni­ver­si­dad de Jaén, que de­fien­de que el tai chi ayu­da a re­du­cir las caí­das en­tre la po­bla­ción adul­ta.

Apo­yán­do­se en es­tu­dios realizados con an­te­rio­ri­dad, los in­ves­ti­ga­do­res an­da­lu­ces com­pa­ra­ron los efec­tos del tai chi en re­la­ción con otros tra­ta­mien­tos (fi­sio­te­ra­pia con­ven­cio­nal, ejer­ci­cio de ba­ja in­ten­si­dad, es­ti­ra­mien­tos o yo­ga) a la ho­ra de pre­ve­nir las caí­das en per­so­nas ma­yo­res y adul­tos en ries­go. La con­clu­sión cen­tral del in­for­me re­cién pu­bli­ca­do es que la prác­ti­ca de es­ta an­ti­gua dis­ci­pli­na re­du­ce los ries­gos de aca­bar en el sue­lo en un 43 % res­pec­to de las otras po­si­bi­li­da­des, de ahí que los au­to­res es­ti­men que «hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca pa­ra que los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud re­co­mien­den la prác­ti­ca del tai chi en adul­tos ma­yo­res».

El tra­ba­jo de la Uni­ver­si­dad de Jaén abun­da en reali­dad en una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción en la que han tra­ba­ja­do pres­ti­gio­sas uni­ver­si­da­des de to­do el mun­do en los úl­ti­mos años. En el 2006, un equi­po de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford com­pro­bó que la fuer­za mus­cu­lar de una se­rie de hom­bres y mu­je­res, ma­yo­res de 50 años y cu­ya ap­ti­tud fí­si­ca era in­fe­rior a la me­dia (pa­de­cían in­clu­so un fac­tor de ries­go car­dio­vas­cu­lar), me­jo­ra­ba no­ta­ble­men­te al em­bar­car­se en el uni­ver­so del tai chi. Al ca­bo de tres me­ses re­ci­bien­do cla­ses tres ve­ces a la se­ma­na, to­dos los in­di­vi­duos que par­ti­ci­pa­ron en el es­tu­dio ha­bían me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te la fuer­za tan­to del tren in­fe­rior co­mo la del su­pe­rior.

La com­pa­ra­ti­va

Si­mi­la­res con­clu­sio­nes arro­jó otra in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por cien­tí­fi­cos ja­po­ne­ses años más tar­de. En su ca­so, crea­ron tres gru­pos de tra­ba­jo, ca­da uno de ellos en­fo­ca­dos a un ejer­ci­cio dis­tin­to: uno ha­ría tai chi, otro ca­mi­na­tas a pa­so li­ge­ro y el ter­ce­ro ha­ría tra­ba­jo de re­sis­ten­cia y fuer­za. Las per­so­nas que se de­di­ca­ron a la mi­le­na­ria dis­ci­pli­na china me­jo­ra­ron un 30 % la fuer­za del tren in­fe­rior y un 25 % la del su­pe­rior, ca­si tan­to co­mo los que par­ti­ci­pa­ron en el en­tre­na­mien­to de fuer­za y mu­cho me­jo­res que los que em­plea­ron sus ener­gías en las an­dai­nas.

El tra­ba­jo in­ves­ti­ga­dor ha ana­li­za­do in­clu­so la re­la­ción en­tre es­te ar­te marcial y al­gu­nas pa­to­lo­gías con­cre­tas, co­mo por ejem­plo la ar­tro­sis. La re­vis­ta de me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Har­vard pu­bli­có ha­ce unos años un ar­tícu­lo en el que se sos­te­nía que los pa­cien­tes que pa­de­cían es­ta en­fer­me­dad po­dían me­jo­rar de for­ma sus­tan­cial si com­bi­na­ban un ade­cua­do tra­ta­mien­to mé­di­co con la prác­ti­ca del tai chi. La pu­bli­ca­ción ex­ten­día es­tos be­ne­fi­cios y los vin­cu­la­ba a otras pa­to­lo­gías co­mo la ba­ja den­si­dad ósea o las en­fer­mas de cán­cer de ma­ma que su­fren los efec­tos se­cun­da­rios del tra­ta­mien­to.

La re­la­ción de pro­ble­mas mé­di­cos que se ven ate­nua­dos, se­gún los cien­tí­fi­cos, por la de­di­ca­ción sos­te­ni­da a es­ta dis­ci­pli­na (al me­nos dos ve­ces por se­ma­na du­ran­te pe­río­dos inin­te­rrum­pi­dos de tres a cua­tro me­ses) es muy lla­ma­ti­va: pre­ven­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res —el tai chi ayu­da a re­du­cir la pre­sión ar­te­rial y me­jo­ra los ni­ve­les de co­les­te­rol, tri­gli­cé­ri­dos e in­su­li­na—, hi­per­ten­sión, al­te­ra­cio­nes del sue­ño, pár­kin­son...

Los acé­rri­mos del tai chi de­fien­den ade­más con pa­sión sus be­ne­fi­cios pa­ra com­ba­tir una de las pa­to­lo­gías de es­ta era: el es­trés. Por­que pa­ra mu­chos de sus prac­ti­can­tes, el tai chi es mu­cho más que un de­por­te, es una suer­te de fi­lo­so­fía vi­tal, un mo­do de en­ten­der la vi­da y el mun­do. Y lo cier­to es que es­ta es una ac­ti­vi­dad que se nu­tre de prin­ci­pios fi­lo­só­fi­cos ba­sa­dos en el yin y el yang, en la ener­gía que flu­ye de la tie­rra.

Ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos se apo­ya en una li­ge­re­za que con­tri­bu­ye a la me­di­ta­ción. La res­pi­ra­ción de­be ser pro­fun­da y na­tu­ral pa­ra con­tri­buir a la con- cen­tra­ción del alumno. Du­ran­te el ejer­ci­cio, los múscu­los no es­tán ten­sos, sino re­la­ja­dos (al­go que con­tras­ta no­ta­ble­men­te con la ma­yo­ría de los deportes), y las ar­ti­cu­la­cio­nes nun­ca que­dan com­ple­ta­men­te es­ti­ra­das ni do­bla­das.

Con el tiem­po, ese equi­li­brio con el que se des­plie­ga el cuerpo aca­ba­rá be­ne­fi­cian­do a la men­te, con­te­nien­do el es­trés y ayu­dan­do a dis­fru­tar del día a día. Ese es el man­tra con el que com­ple­tan los de­fen­so­res del tai chi los be­ne­fi­cios de una dis­ci­pli­na que ha cau­ti­va­do a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca en es­ta era en la que la re­la­ción en­tre de­por­te y sa­lud ca­mi­na de la mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.