«Yo soy otro»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Salud Emocional - Ma­nuel Fer­nán­dez Blan­co Psi­coa­na­lis­ta y psi­có­lo­go clí­ni­co

No na­ce­mos con la con­cien­cia de uni­dad y per­ma­nen­cia a la que lla­ma­mos « yo » . Esa con­cien­cia que nos per­mi­te, al mi­rar­nos en el es­pe­jo to­das las ma­ña­nas, pen­sar que se­gui­mos sien­do no­so­tros mis­mos.

Es­ta iden­ti­dad ima­gi­na­ria se cons­ti­tu­ye en lo que el psi­coa­na­lis­ta Jac­ques La­can de­no­mi­nó, por pri­me­ra vez en 1936, co­mo es­ta­dio del es­pe­jo. El ni­ño fren­te al es­pe­jo, o fren­te a la ima­gen que otro le de­vuel­ve y que fun­cio­na co­mo es­pe­jo, per­ci­be, par­tien­do de su in­ma­du­rez y des­coor­di­na­ción ini­cial, su ima­gen co­mo aca­ba­da. La iden­ti­fi­ca­ción a esa ima­gen es la ma­triz de su yo. Se sub­ra­ya la im­por­tan­cia del diá­lo­go in­te­rior, de ha­blar con uno mis­mo. Pe­ro di­ri­gir­se a uno mis­mo en pri­me­ra per­so­na co­mo ‘yo’ no pa­ci­fi­ca, por­que el ‘yo’ es an­te to­do una ins­tan­cia de des­co­no­ci­mien­to des­ti­na­da a pre­ser­var la ima­gen nar­ci­sis­ta. Es lo que aca­ban de ra­ti­fi­car ex­pe­ri­men­tal­men­te in­ves­ti­ga­do­res de las Uni­ver­si­da­des de Mí­chi­gan. Han com­pro­ba­do que to­mar dis­tan­cia del ‘yo’, ha­blán­do­se a sí mis­mo en ter­ce­ra per­so­na, per­mi­te con­tro­lar me­jor las emo­cio­nes. Es­te ale­ja­mien­to de la di­men­sión del ‘yo’ sí pa­ci­fi­ca. Al pa­re­cer, tam­bién han com­pro­ba­do que es­to se con­fir­ma me­dian­te re­gis­tros mo­ni­to­ri­za­dos de la ac­ti­vi­dad ce­re­bral.

Ve­mos co­mo se pue­den pre­sen­tar, co­mo no­ve­da­des ex­pe­ri­men­ta­les, fe­nó­me­nos ana­li­za­dos por los psi­coa­na­lis­tas, con gran ri­que­za clí­ni­ca y pre­ci­sión des­crip­ti­va, en la pri­me­ra mi­tad del si­glo pa­sa­do.

En reali­dad, se con­fir­ma al­go ya sa­bi­do: el úni­co mo­do de ha­blar sa­bia­men­te con uno mis­mo es acep­tar que ‘yo’ soy otro; y que la verdad más ín­ti­ma, aque­lla por la que es­toy más con­cer­ni­do, es la que más ig­no­ro y la que me re­sul­ta más di­fí­cil de ad­mi­tir. Mu­chos de nues­tros pen­sa­mien­tos, im­pul­sos, o de­seos, son ego­dis­tó­ni­cos (en­tran en con­tra­dic­ción con nues­tro ‘yo’, con nues­tra au­to­ima­gen). Por eso se pue­de es­pe­rar mu­cho más del dia­lo­go in­te­rior con el otro que hay en mí, que del in­ten­to inú­til de di­ri­gir­me al «yo» bus­can­do ha­cer­me uno con­mi­go mis­mo.

La di­vi­sión sub­je­ti­va es con­sus­tan­cial al ser hu­mano. So­lo ad­mi­tién­do­la, acep­tan­do re­la­cio­nar­nos con eso que nos ha­ce ser otro pa­ra no­so­tros mis­mos, po­dría­mos al­can­zar el au­tén­ti­co diá­lo­go in­te­rior. Es­te diá­lo­go es es­pe­cial­men­te ne­ce­sa­rio cuan­do el desacuer­do ín­ti­mo se ex­pre­sa co­mo su­fri­mien­to, co­mo sín­to­ma. En ese ca­so pue­de ha­cer­se ne­ce­sa­rio bus­car a al­guien que nos ayu­de a leer el enig­ma do­lo­ro­so que com­por­ta no po­der de­jar de re­pe­tir aque­llo en lo que no po­de­mos re­co­no­cer­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.