Tec­no­lo­gía al ser­vi­cio del glau­co­ma

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Especial Oftalmología - TEX­TO: DR. M. JA­VIER GON­ZÁ­LEZ RO­DRÍ­GUEZ EL DOCTOR M. JA­VIER GON­ZÁ­LEZ RO­DRÍ­GUEZ ES DI­REC­TOR MÉ­DI­CO DEL INS­TI­TU­TO GLAUKOM (VI­GO)

LOS SIS­TE­MAS DIAG­NÓS­TI­COS y tra­ta­mien­tos, como el lá­ser o la ci­ru­gía, uni­dos a la in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca, per­mi­ten mul­ti­tud de so­lu­cio­nes para un pro­ble­ma que aún per­ma­ne­ce in­fra­diag­nos­ti­ca­do

Al igual que otras dis­ci­pli­nas de la Medicina, la Of­tal­mo­lo­gía ha ex­pe­ri­men­ta­do un desa­rro­llo es­pec­ta­cu­lar en las úl­ti­mas dé­ca­das, que le­jos de re­mi­tir, si­gue in­cre­men­tán­do­se. La di­vi­sión de la es­pe­cia­li­dad en áreas es­pe­cí­fi­cas de co­no­ci­mien­to —lo que co­no­ce­mos como sub­es­pe­cia­li­da­des—con su or­ga­ni­za­ción y es­truc­tu­ra­ción au­tó­no­ma, y con la crea­ción de sus pro­pias so­cie­da­des cien­tí­fi­cas, ha pro­pi­cia­do que, la in­ves­ti­ga­ción por una par­te, y por otra la in­dus­tria, ha­yan con­tri­bui­do a al­can­zar co­tas de desa­rro­llo im­pen­sa­bles en un pe­rio­do de tiem­po inusi­ta­da­men­te cor­to.

La sub­es­pe­cia­li­dad de Glau­co­ma no ha si­do aje­na a es­te des­pe­gue cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co. Las me­jo­ras se han de­ja­do sen­tir tan­to en los sis­te­mas diag­nós­ti­cos ac­tua­les, que su­po­nen una ayu­da ex­tra­or­di­na­ria en la de­tec­ción de la en­fer­me­dad y su pro­gre­sión, como en el tra­ta­mien­to. Nuevas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción far­ma­co­ló­gi­ca han brin­da­do eficaces me­di­ca­men­tos que nos per­mi­ten un mejor con­trol de la pre­sión in­tra­ocu­lar, con una mejor to­le­ran­cia y se­gu­ri­dad, y do­si­fi­ca­ción más có­mo­da, y es­ta­mos a la es­pe­ra in­mi­nen­te de nue­vos pro­duc­tos. Sis­te

mas lá­ser ca­da vez mas so­fis­ti­ca­dos per­mi­ten múl­ti­ples apli­ca­cio­nes y tra­ta­mien­tos, que uti­li­za­mos en in­fi­ni­dad de si­tua­cio­nes.

¿Y la ci­ru­gía?. La bús­que­da de la «ci­ru­gía per­fec­ta» del glau­co­ma ha ani­ma­do du­ran­te años a ci­ru­ja­nos y pro­fe­sio­na­les de di­ver­sas ra­mas a desa­rro­llar téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas con múl­ti­ples va­rian­tes, sin que por el mo­men­to po­da­mos de­cir que se ha­ya con­se­gui­do tal ob­je­ti­vo. La va­ria­bi­li­dad de las si­tua­cio­nes que pue­den pre­sen­tar­se en el mo­men­to en el que un pa­cien­te pre­ci­sa una ci­ru­gía, de­ter­mi­na que al­gu­nas téc­ni­cas sean idó­neas si se dan cier­tas cir­cuns­tan­cias, y otras lo sean en otros es­ce­na­rios. Hoy día, más que de una ci­ru­gía úni­ca y «per­fec­ta» para todos los ca­sos de glau­co­ma (como ocu­rre con la ci­ru­gía de la ca­ta­ra­ta y la fa­coe­mul­si­fi­ca­ción), po­de­mos ha­blar ca­si de una ci­ru­gía a la car­ta para ca­da cir­cuns­tan­cia y ca­da pa­cien­te, y el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des no para de cre­cer.

Se­gui­mos con­tan­do con lo que po­dría­mos lla­mar téc­ni­cas clá­si­cas, como la Tra

be­cu­lec­to­mía, de efi­ca­cia más que pro­ba­da, una es­pe­cie de «todo te­rreno» que pue­de uti­li­zar­se en la ma­yo­ría de las si­tua­cio­nes en las que sea pre­ci­so re­du­cir la pre­sión in­tra­ocu­lar (PIO) me­dian­te ci­ru­gía. Más so­fis­ti­ca­da que la tra­be­cu­lec­to­mía, es la Es­cle­rec­to­mía Pro­fun­da No Per­fo­ran­te (EPNP), cu­yo ob­je­ti­vo es crear una cis­ter­na de des­com­pre­sión en el seno de la es­cle­ra, y una mem­bra­na se­mi­permea­ble, que per­mi­te el pa­so a su tra­vés del humor acuo­so (el lí­qui­do ocu­lar). Al no pe­ne­trar den­tro del ojo, per­mi­te evi­tar al­gu­nas de las com­pli­ca­cio­nes que son co­mu­nes en la tra­be­cu­lec­to­mía. En ma­nos ex­per­tas es, por lo me­nos, tan efi­caz como la tra­be­cu­lec­to­mía, pe­ro con me­nos com­pli­ca­cio­nes.

Un ca­pí­tu­lo apar­te lo me­re­ce una va­rian­te de la EPNP, la Ca­na­lo­plas­tia. Se tra­ta de una mo­di­fi­ca­ción de la an­te­rior que tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de ser la úni­ca téc­ni­ca que con­si­gue res­ti­tuir al com­ple­to el sis­te­ma de con­duc­tos de dre­na­je del humor acuo­so, que fi­nal­men­te, al igual que ocu­rre en el ojo sano, es reab­sor­bi­do por los va­sos san­guí­neos del ojo, en lu­gar de que­dar al­ma­ce­na­do de­ba­jo de la con­jun­ti­va. Es­to ha­ce que la ca­na­lo­plas­tia no de­pen­da para su fun­cio­na­mien­to de la pre­sen­cia de una am­po­lla de fil­tra­ción, que es un ele­men­to ar­ti­fi­cial de la ma­yo­ría de las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas que se uti­li­zan en glau­co­ma. De esta ma­ne­ra nos li­bra­mos de la ti­ra­nía de es­te ele­men­to, mu­chas ve­ces im­pre­de­ci­ble, res­pon­sa­ble de la ma­yo­ría de los fra­ca­sos de las ci­ru­gías fil­tran­tes. La ca­na­lo­plas­tia es, con mu­cho, la téc­ni­ca más so­fis­ti­ca­da y es­pec­ta­cu­lar de cuan­tas dis­po­ne­mos en la ac­tua­li­dad. Sus re­sul­ta­dos son muy sa­tis­fac­to­rios, con un ex­ce­len­te per­fil de se­gu­ri­dad, si bien sus in­di­ca­cio­nes son más res­trin­gi­das que en las an­te­rio­res.

Dis­po­si­ti­vos de dre­na­je. Los hay de mu­chos ti­pos. Pue­den ser val­vu­la­dos o no val­vu­la­dos. Los val­vu­la­dos solo per­mi­ten el flu­jo ha­cia el ex­te­rior del glo­bo ocu­lar. Los de «tu­bo de si­li­co­na» se uti­li­zan en glau­co­mas re­frac­ta­rios mul­ti­in­ter­ve­ni­dos o en glau­co­mas neo­vas­cu­la­res. Otro dis­po­si­ti­vo más sen­ci­llo y tam­bién am­plia­men­te uti­li­za­do como al­ter­na­ti­va a la tra­be­cu­lec­to­mía es el im­plan­te ExPRESS, un pe­que­ño ar­pón de ace­ro inoxi­da­ble. MIGS (Mi­croin­va­si­ve Glau­co­ma Sur

gery). Al am­pa­ro de es­te acró­ni­mo se han desa­rro­lla­do en los úl­ti­mos años un nu­tri­do gru­po de dis­po­si­ti­vos de dre­na­je, de los que unos cum­plen los re­qui­si­tos para ser con­si­de­ra­dos pro­ce­di­mien­tos mi­cro­in­va­si­vos de ci­ru­gía de glau­co­ma (tra­duc­ción li­te­ral de

MIGS), y otros no, por lo que no de­be­rían ser ofer­ta­dos como ta­les. Sin em­bar­go, la fuer­za de es­te mar­cha­mo pu­bli­ci­ta­rio es de tal ca­li­bre, que la in­dus­tria se re­sis­te a aban­do­nar­lo, creán­do­se cier­ta con­fu­sión. A es­te res­pec­to, de­cir que la per­te­nen­cia o no de una téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca a un gru­po o a otro ca­re­ce en de­fi­ni­ti­va de to­da im­por­tan­cia. Lo im­por­tan­te son los re­sul­ta­dos, es de­cir su efi­ca­cia y su se­gu­ri­dad. Den­tro de es­te gru­po, enu­me­ra­re­mos los más uti­li­za­dos en Es­pa­ña en la ac­tua­li­dad. Qui­zá el pio­ne­ro de la ci­ru­gía mi­cro­in­va­si­va sea el iS­tent, un mi­cro­im­plan­te de ti­ta­nio que se co­lo­ca en el ca­nal de Schlemm a tra­vés de una pe­que­ña in­ci­sión cor­neal. En Es­pa­ña se lle­va co­lo­can­do desde ha­ce más de 15 años, y exis­ten va­rios mo­de­los. Su efi­ca­cia es mo­de­ra­da, de­bien­do co­lo­car­se al me­nos dos uni­da­des para ob­te­ner unos re­sul­ta­dos acep­ta­bles. El si­guien­te dis­po­si­ti­vo, mu­cho más re­cien­te, pe­ro que en los úl­ti­mos años ha te­ni­do un gran pre­di­ca­men­to es el im­plan­te XEN. Es un pe­que­ño tu­bo de co­lá­geno que se in­ser­ta a tra­vés de una pe­que­ña in­ci­sión cor­neal, co­mu­ni­can­do la cá­ma­ra an­te­rior con el es­pa­cio sub­con­jun­ti­val. Pre­ci­sa de la mo­di­fi­ca­ción me­cá­ni­ca y bio­ló­gi­ca de la con­jun­ti­va me­dian­te una in­yec­ción de una sus­tan­cia an­ti­mi- tó­ti­ca, por lo que, sen­su stric­to, no pue­de con­si­de­rar­se téc­ni­ca MIGS, pe­ro ha­bi­tual­men­te se ofer­ta como tal. Un ter­cer dis­po­si­ti­vo, de re­cien­te lan­za­mien­to, aun­que a ni­vel ex­pe­ri­men­tal ya era co­no­ci­do desde ha­ce al me­nos 10 años, es el CyPass. Se tra­ta de un pe­que­ño tu­bo que se in­ser­ta en el es­pa­cio su­pra­co­roi­deo, a tra­vés, otra vez, de una pe­que­ña in­ci­sión cor­neal. Los re­sul­ta­dos son muy pro­me­te­do­res, y lo in­tere­san­te es que pres­cin­de de la am­po­lla de fil­tra­ción sub­con­jun­ti­val, lo que ofre­ce múl­ti­ples e in­tere­san­tes al­ter­na­ti­vas. Hay mu­chos más, pe­ro se­ría pro­li­jo ci­tar­los todos. De­cir sim­ple­men­te que en pa­cien­tes con glau­co­mas po­co evo­lu­cio­na­dos, es don­de es­tos dis­po­si­ti­vos en­cuen­tran su prin­ci­pal in­di­ca­ción, apor­tan­do nuevas for­mas de en­fo­car el tra­ta­mien­to de la en­fer­me­dad glau­co­ma­to­sa.

La de­di­ca­ción es­pe­cí­fi­ca de mu­chos pro­fe­sio­na­les al pro­ble­ma del glau­co­ma ha­ce po­si­ble que po­da­mos ofre­cer múl­ti­ples op­cio­nes de tra­ta­mien­to, ca­da vez más se­gu­ras y eficaces. Tra­ba­ja­mos para lo­grar que de­je de ser «el la­drón si­len­cio­so de la vis­ta».

FO­TO: XOÁN CAR­LOS GIL

El ex­per­to. El doctor Ja­vier Gon­zá­lez Ro­drí­guez es of­tal­mó­lo­go, di­rec­tor me­di­co del ins­ti­tu­to Glaukom y res­pon­sa­ble de la Uni­dad de Glau­co­ma) del Hos­pi­tal Mei­xoei­ro (Chu­vi).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.