Po­cas pla­zas dis­po­ni­bles, pe­ro or­de­na­das

Va­llas y cin­tas son los ele­men­tos usa­dos pa­ra evi­tar que se ocu­pen zo­nas de se­gu­ri­dad

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - SANTIAGO - MAR­GA MOSTEIRO

Los pro­ble­mas de apar­ca­mien­to en el Hos­pi­tal de Conxo son in­fi­ni­ta­men­te me­no­res que los de los hos­pi­ta­les Clí­ni­co y Gil Ca­sa­res, pe­ro tam­bién es mu­cho más pe­que­ño y tie­ne bas­tan­tes me­nos pa­cien­tes y con­sul­tas ex­ter­nas que los otros dos cen­tros hos­pi­ta­la­rios. Di­cho es­to, el que se re­gis­tren me­nos si­tua­cio­nes de mal apar­ca­mien­to no sig­ni­fi- ca que no sea fá­cil en­con­trar coches apar­ca­dos so­bre las ace­ras o apro­ve­chan­do cual­quier rin­cón pa­ra de­jar el tu­ris­mo. En el en­torno más pró­xi­mo a la puer­ta prin­ci­pal de en­tra­da, es ha­bi­tual ver cua­tro coches ocu­pan­do las ace­ras que, por cier­to, de­jan to­tal­men­te des­tro­za­dos los ado­qui­nes. El es­pa­cio ante la puer­ta prin­ci­pal sue­le es­tar ocu­pa­do to­do el día, a par­tir de las nue­ve de la ma­ña­na. En la zo­na de ur­gen­cias, pe­se a que lo más con­ve­nien­te se­ría de­jar­la to­tal­men­te li­bre, se apro­ve­cha el bor­di­llo de ac­ce­so pa­ra apar­car dos o tres coches, según el ta­ma­ño. En ur­gen­cias hay ca­pa­ci­dad pa­ra unos 15 coches y dos más pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos. En el apar­ca­mien­to de de­trás del edi­fi­cio prin­ci­pal tam­bién rei­na la anar­quía. Aquí hay es­pa­cio pa­ra unos 50 coches, y du­ran­te la rea­li­za­ción de es­te chequeo el apar­ca­mien­to es­ta­ba bas­tan­te or­de­na­do, y tan so­lo ha­bía tres coches for­zan­do el es­pa­cio. Otro de los fo­cos de mal apar­ca­mien­to se si­túa de­lan­te de la ca­se­ta de Cruz Ro­ja, don­de cin­co con­duc­to­res de­ja­ron sus vehícu­los sin aten­der a la lí­nea ama­ri­lla en el bor­di­llo de la cal­za­da.

Pa­ra los tra­ba­ja­do­res

A di­fe­ren­cia de los otros cen­tros pú­bli­cos hos­pi­ta­la­rios de San­tia­go, los tra­ba­ja­do­res de Conxo so­lo dis­po­nen de una pe­que­ña zo­na re­ser­va­da pa­ra apar­car, y por tan­to, los que se que­dan sin es­pa­cio aca­ban ocu­pan­do bue­na par­te de las pla­zas li­bres. El hos­pi­tal dis­po­ne, ade­más de las es­ca­sas bol­sas en su en­torno más cer­cano, de una ex­pla­na­da jun­to al río don­de pue­den apar­car ca­si 100 coches, siem­pre que los con­duc­to­res sean cí­vi­cos y se es­me­ren en apro­ve­char al má­xi­mo el po­co es­pa­cio dis­po­ni­ble pa­ra pa­cien­tes, vi­si­tas y tra­ba­ja­do­res. Los ele­men­tos más cu­rio­sos uti­li­za­dos pa­ra lu­char contra el mal apar­ca­mien­to son, ade­más de los bo­lar­dos pa­ra ce­rrar el pa­so a zo­nas ver­des co­mo el si­tua­do jun­to al puen­te so­bre el río de Sar, las cin­tas des­gas­ta­das y ca­si ro­tas, o las va­llas y pi­vo­tes ol­vi­da­dos de obras.

La fal­ta de es­pa­cios en el hos­pi­tal se de­ja no­tar en la cer­ca­na ur­ba­ni­za­ción de Pon­te­pe­re­da, don­de mu­chos pa­cien­tes de­jan sus coches y re­co­rren ca­mi­nan­do la dis­tan­cia has­ta el cen­tro hos­pi­ta­la­rio. Las bol­sas de apar­ca­mien­to son cla­ra­men­te in­su­fi­cien­tes pa­ra aten­der la de­man­da dia­ria, es­pe­cial­men­te en las jor­na­das de ma­ña­na, y de lu­nes a vier­nes. Por ello, se tra­ba­ja en la po­si­bi­li­dad de acon­di­cio­nar más pla­zas en el en­torno hos­pi­ta­la­rio, reor­de­nan­do es­pa­cios aho­ra in­ser­vi­bles.

Aun­que la si­tua­ción en el cen­tro ha me­jo­ra­do en cuan­to a se­gu­ri­dad, lo cier­to es que se si­guen ne­ce­si­tan­do más me­di­das pa­ra or­de­nar el apar­ca­mien­to y evi­tar si­tua­cio­nes de ries­go en ca­so de ser ne­ce­sa­ria una eva­cua­ción. No se pue­de ob­viar el he­cho de que al Hos­pi­tal de Conxo so­lo tie­ne un ac­ce­so por la rúa Ra­món Bal­tar, lo que su­po­ne un pro­ble­ma es­pe­cial­men­te en las ho­ras de salida del per­so­nal sa­ni­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.