Es ne­ce­sa­rio mi­rar con pris­má­ti­cos el legado de Sou­to Paz

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - SANTIAGO -

XO­SÉ MANUEL CAMBEIRO «San­tia­go ten que ter un­ha cor­po­ra­ción máis uni­da. Os ci­da­dáns pe­dí­mos­lles aos no­sos re­pre­sen­tan­tes que unan es­for­zos e che­guen a acor­dos». La fra­se es de Eva­ris­to No­guei­ra en una de­cla­ra­ción efec­tua­da a es­te cro­nis­ta en ju­lio. Ca­re­ce­ría de sen­ti­do que ex­pre­sa­ra es­te de­side­rá­tum en la pri­me­ra cor­po­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, por­que jus­ta­men­te ahí se prac­ti­có el ideal ex­pues­to por el has­ta ha­ce po­co de­cano de los abo­ga­dos.

No es im­po­si­ble tra­du­cir­lo al si­glo XXI, pe­ro se­ría pre­ci­so cam­biar mu­chos puntos y co­mas, por­que la era po­lí­ti­ca ac­tual es una épo­ca non san­cta que no per­mi­te tal cercanía co­la­bo­ra­do­ra en­tre las for­ma­cio­nes. Sou­to Paz, re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do, ha si­do un ca­so in­só­li­to en­tre los man­da­ta­rios des­de que se ins­tau­ró la de­mo­cra­cia mu­ni­ci­pal.

El de­seo de No­guei­ra de que el al­cal­de de San­tia­go sea hoy un Sou­to Paz es tan di­fí­cil co­mo apren­der chino en una se­ma­na. Y no es por las agrias dia­léc­ti­cas que se es­ti­lan en las in­ter­ven­cio­nes ac­tua­les. Quie­nes ha­yan dis­fru­ta­do de la oca­sión de asis­tir a un de­ba­te de la pri­me­ra cor­po­ra­ción pue­de dar fe de las re­ñi­das dis­cu­sio­nes, con acen­tos ideo­ló­gi­cos di­fe­ren­tes, que vo­la­ban en los ple­nos co­mo dar­dos afi­la­dos.

Y, sin em­bar­go, to­dos los gru­pos arri­ma­ron con­jun­ta­men­te el as­cua a la sardina de la ciu­dad, con res­pon­sa­bi­li­da­des de go­bier- no com­par­ti­das y con­sen­sos a es­puer­tas. La gran suer­te de Com­pos­te­la, co­mo es­cri­bió Xe­rar­do Es­té­vez, es que Jo­sé Antonio Sou­to inau­gu­ra­se la de­mo­cra­cia en San­tia­go. Y al fren­te de una cor­po­ra­ción de al­to ni­vel. Eso sí, hu­bo que ven­cer los re­ce­los de la ban­de­ra «co­mu­nis­ta» iza­da en Ra­xoi (era la de la ciu­dad) y la ex­tra­ñe­za de que Pa­sín pa­sa­se de per­se­gui­do a je­fe de los po­li­cías. Y que las mon­jas de un con­ven­to del nor­te de la ciu­dad, un día que el edil fue a vi­si­tar­las, le bus­ca­sen el ra­bo de dia­blo. Me­nos mal que no se lo en­con­tra­ron.

Sou­to Paz fue el al­cal­de más con­cor­dan­te, con­ci­lia­dor y bo­na­chón de la de­mo­cra­cia ga­lle­ga. No lo es­ti­mó lo su­fi­cien­te el Go­bierno, que le hi­zo oler en ban­de­ja el Pa­tro­na­to, se lo re­ti­ró y lue­go le con­du­jo al cal­va­rio. To­do el mun­do coin­ci­de en que la di­mi­sión por el in­cum­pli­mien­to de un com­pro­mi­so es una es­pe­cie prác­ti­ca­men­te ex­tin­gui­da, sal­vo que un día reapa­rez­ca co­mo la vis­to­sa cu­le­bra de la is­la Cla­rión. Fue el bro­che de oro a la diá­fa­na ho­nes­ti­dad del ex­re­gi­dor.

Real Pa­tro­na­to

Hu­bo que aguar­dar una dé­ca­da pa­ra que el sue­ño del Real Pa­tro­na­to se trans­for­ma­se en reali­dad, ba­jo el man­da­to pre­ci­sa­men­te de un ami­go del exal­cal­de fa­lle­ci­do. Xe­rar­do Es­té­vez. En esa épo­ca des­pun­ta­ron bro­tes ver­des de con­sen­so que se plas­ma­ron en la gran ins­ti­tu­ción y en su ór­gano eje­cu­tor, el Con­sor­cio.

Es­te úl­ti­mo es una ra­ra avis de

to­ma de de­ci­sio­nes con­sen­sua­da. Y pue­de per­du­rar si no se res­que­bra­jan las co­lum­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas de Madrid y San Cae­tano. El pro­pio es­ta­tu­to de la ca­pi­ta­li­dad, que Sou­to Paz sa­lu­da­ba de le­jos, se tra­du­jo en la era Bu­ga­llo en ins­ti­tu­ción con aplas­tan­te una­ni­mi­dad. Aun­que no con

aplas­tan­tes re­cur­sos. Pe­ro la po­lí­ti­ca co­ti­dia­na ba­jo el mis­mo pa­be­llón del in­te­rés com­pos­te­lano, no ba­jo la ban­de­ra de con­ve­nien­cia, es mi­sión fa­ti­go­sa. Y es, des­de lue­go, prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que to­do el abanico ideo­ló­gi­co se re­par­ta las áreas de go­bierno. Sou­to Paz que­da le­jos. Hoy

ABRALDES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.