«Cuan­do pa­ti­nas, si pien­sas, fa­llas»

La amien­se aca­ba de pro­cla­mar­se la ter­ce­ra me­jor pa­ti­na­do­ra del mun­do en Chi­na

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - LA VOZ DE SANTIAGO - LO­RE­TO SILVOSO

Veo lle­gar los pa­ti­nes con los que vue­la, bai­la, sien­te y sue­ña to­da una cam­peo­na: Na­dia Igle­sias (Ames, 18 años).

—¿Qué son los pa­ti­nes pa­ra us­ted?

—Son par­te de mi éxi­to.

—¿Los con­ser­va to­dos?

—Sí, con­ser­vo to­dos mis pa­ti­nes. Pa­ra mí, ca­da par es un re­cuer­do de una eta­pa o de unos lo­gros con­se­gui­dos.

—¿Le cos­ta­ría te­ner que des­pren­der­se de al­guno?

—Me gus­ta de­jár­se­los a otras pa­ti­na­do­ras. Bromeo con ellas di­cién­do­les: «Es­tos ya sa­ben ha­cer de to­do» o «Es­tos fue­ron cam­peo­nes de Es­pa­ña».

—Es­tos va­len su pe­so en bron­ce...

—Es­tos va­len unos 1.000 eu­ros. Con ellos lle­vo so­lo un año, pe­ro me han he­cho cam­peo­na de Eu­ro­pa y me han acom­pa­ña­do en es­te mun­dial.

—Era su pri­mer mun­dial y ha­ce po­dio con un bron­ce. ¡Lo su­yo ha si­do lle­gar y be­sar el san­to!

—¡Es­toy más que con­ten­ta! Me­re­ció la pe­na el es­fuer­zo de to­do el año, por­que ha si­do du­ro. En­tre es­tu­diar e ir a A Co­ru­ña...

—Se pa­só to­do el año vi­nien­do a dia­rio des­de San­tia­go pa­ra en­tre­nar­se en el club de pa­ti­na­je Ma­xia de Olei­ros con Rosa Gar­cía, una au­tén­ti­ca re­fe­ren­te en es­to.

—Sí, en­tre es­tu­diar y el des­pla­za­mien­to, la me­da­lla ha si­do la re­com­pen­sa per­fec­ta.

—¿Es ca­paz de oír los aplau­sos?

—No, cuan­do es­toy com­pi­tien­do, voy tan con­cen­tra­da, que no es­cu­cho na­da.

—¿En qué va pen­san­do, en se­gun­dos, en pa­sos...?

—En sen­sa­cio­nes. En el en­tre­na­mien­to tie­nes que me­mo­ri­zar los tiem­pos, pe­ro lue­go, cuan­do pa­ti­nas, tie­nes que bus­car sen­sa­cio­nes, por­que, si pien­sas, fa­llas. Tie­nes que bus­car lo que has re­pe­ti­do una y mil ve­ces. —¿Di­ce a la ho­ra de com­pe­tir?

—Sí. Ahí tie­nes que dis­fru­tar y sa­car to­do lo que tie­nes den­tro.

—¿Se pu­so ner­vio­sa?

—Sí, pe­ro sa­bía que es­ta­ba pre­pa­ra­da. Al ter­mi­nar, vi que la co­reo­gra­fía me ha­bía sa­li­do bien y pen­sé: «Bueno, aho­ra, pon­ga lo que pon­ga esa pan­ta­lla me da igual».

—De­cían que era la ma­yor pro­me­sa de Ga­li­cia. Se ha con­fir­ma­do.

—A mí ya me van te­nien­do mu­cho en cuen­ta por ahí fue­ra. [Ri­sas]

—¿Qué tie­nen las ita­lia­nas, que se lle­va­ron el oro y la pla­ta?

—La pre­pa­ra­ción que ha­cen es to­tal­men­te dis­tin­ta. Ellas tra­ba­jan to­do el año con el mis­mo ni­vel de exi­gen­cia. Ca­da en­treno es un en­treno de com­pe­ti­ción y ca­da com­pe­ti­ción tie­ne que ser per­fec­ta. Lue­go, cla­ro, lle­gan allí y ¡có­mo van a fa­llar! Con la ali­men­ta­ción igual. No se pa­san un pe­lo.

—Pa­ra ni­vel de exi­gen­cia el su­yo. Ate­rri­zó el do­min­go y el lu­nes ya es­ta­ba en­tre­nan­do y es­tre­nan­do las au­las de pri­me­ro de INEF, ca­rre­ra que cur­sa­rá es­te año. ¿Es que no le dan un res­pi­ro? —Soy yo la que lo pre­fie­re así. Sé que po­dría te­ner unas va­ca­cio­nes, pe­ro ya ten­dré tiem­po de ha­cer pa­ra­das más ade­lan­te.

—¿Cuál fue la pri­me­ra per­so­na a la que lla­mó tras su­bir al po­dio?

—A mi ma­dre, que siem­pre me ha acom­pa­ña­do en to­das las com­pe­ti­cio­nes y es­ta era la pri­me­ra vez que no ve­nía con­mi­go. Pe­ro tu­ve que es­pe­rar tres ho­ras, por­que me to­có con­trol an­ti­do­pa­je.

—¿Cuál es su pró­xi­mo re­to?

—Aho­ra to­ca pre­pa­rar la tem­po­ra­da que vie­ne con mu­chas fuer­zas, pa­ra tra­tar de re­pe­tir lo que he con­se­gui­do. La ver­dad

CÉ­SAR QUIAN

Na­dia se pa­só el año via­jan­do des­de San­tia­go has­ta Olei­ros y aho­ra co­mien­za 1.º de INEF.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.