«To­dos so­mos pul­gas amaes­tra­das»

Ma­ta­ri­le es­ce­ni­fi­ca en el Tea­tro Prin­ci­pal su nue­vo es­pec­tácu­lo «Cir­co de pul­gas» has­ta ma­ña­na

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - AGENDA -

20.30 ho­ras•Tea­tro Prin­ci­pal •10 eu­ros • Ma­ta­ri­le Tea­tro re­pre­sen­ta has­ta ma­ña­na en San­tia­go su re­cién es­tre­na­do es­pec­tácu­lo Cir­co de

pul­gas, que di­ri­ge Ana Va­llés, tam­bién co­fun­da­do­ra de la com­pa­ñía. Ade­más, es­te ve­rano im­pul­só jun­to a Bal­ta­sar Pa­ti­ño la sa­la Mon­tiel.

—¿Qué se en­cuen­tra el es­pec­ta­dor en «Cir­co de pul­gas»?

—El nom­bre es­tá ya car­ga­do de con­no­ta­cio­nes. Por un la­do, es una re­fe­ren­cia a los cir­cos de pul­gas que exis­tie­ron en el si­glo pa­sa­do. Por otro, es la evo­ca­ción del mun­do del cir­co. Y, por úl­ti­mo, es­tá la me­tá­fo­ra, por­que to­dos so­mos pul­gas amaes­tra­das, es­ta­mos acos­tum­bra­dos a no sal­tar. El pri­mer pa­so pa­ra amaes­trar a las pul­gas es acos­tum­brar­las a no sal­tar pa­ra lue­go vol­ver a amaes­trar­las pa­ra ha­cer de­ter­mi­na­das co­sas. Aho­ra so­mos to­dos pul­gas que no sal­ta­mos.

—En la re­se­ña del es­pec­tácu­lo afir­man: «Quie­ro de­cir que de­ja­ré de ocul­tar, si­len­ciar o en­mas­ca­rar los as­pec­tos más sór­di­dos de lo que se co­no­ce co­mo reali­dad y al­gu­nos apun­tan co­mo fan­ta­sía». ¿El ob­je­ti­vo es que sea­mos cons­cien­tes de esa reali­dad?

—Sí, es­tá tra­ta­do el te­ma y las dis­tin­tas ver­sio­nes y visiones de la reali­dad de­pen­dien­do de los pun­tos de vis­ta, del len­gua­je en el que la plas­mes. Por una par­te, es­tá la in­su­fi­cien­cia del len­gua­je ha­bla­do, de la pa­la­bra, pa­ra tra­tar, re­fle­jar o na­rrar la reali­dad; y, por otro la­do, esos otros len­gua­jes

no di­chos, que son los que en reali­dad más pro­pi­cian la co­mu­ni­ca­ción y son in­trín­se­cos al ar­te.

—¿En­ton­ces ofre­cen aque­llo que no apre­cia­mos?

—De­be­mos ser cons­cien­tes de que las pa­la­bras son un me­ca­nis­mo que usa­mos pa­ra en­ten­der­nos y vi­vir en co­mu­ni­dad, pe­ro hay mu­chas co­sas que no se ex­pre­san con las pa­la­bras. In­clu­so la pro­pia his­to­ria, que es una na­rra­ción de he­chos, con lo cual es una in­ter­pre­ta­ción. Lo mis­mo ocu­rre con la me­mo­ria, con los re­cur­sos, con cual­quier pun­to de vis­ta.

—Y «Cir­co de pul­gas» no pa­ra en el arran­que. Lo es­tre­na­ron en Ou­ren­se, aho­ra tres días en San­tia­go y des­pués a Ma­drid...

—Te­ne­mos un oto­ño ca­lien­te, por­que ade­más es­ta­mos con otros es­pec­tácu­los, co­mo An­tes de la me­tra­lla y El cue­llo de la ji­ra­fa. Has­ta me­dia­dos de no­viem­bre va­mos a es­tar sin pa­rar.

—Ade­más, es­tán con la sa­la Mon­tiel. Ya lle­van mes y me­dio. ¿Có­mo va­lo­ran es­te arran­que del pro­yec­to?

—La Mon­tiel es una idea, una es­pe­cie de ta­ble­ro de jue­go que no­so­tros pu­si­mos y ofre­ce­mos pa­ra que se pro­duz­can en­cuen­tros de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a la que se pro­du­ce en el tea­tro, con el es­pec­ta­dor en un es­pa­cio y los ar­tis­tas en otro. Es un es­pa­cio co­mún que que­re­mos man­te­ner tal cual es­tá, ya que era una an­ti­gua fon­ta­ne­ría que lle­va­ba ce­rra­da trein­ta años. En­ton­ces, que­re­mos man­te­ner­lo tal cual, aun­que ha­bi­li­ta­do pa­ra que se pue­da ha­bi­tar, pe­ro nun­ca pre­ten­di­mos ha­cer un tea­tro ni na­da por el es­ti­lo. La Mon­tiel es un es­pa­cio de en­cuen­tro y, en ese sen­ti­do, es una ma­ra­vi­lla lo que es­tá ocu­rrien­do. Hay des­de de­ba­tes, char­las y en­cuen­tros de to­do ti­po has­ta mues­tras de tra­ba­jo. A no­so­tros en Cir­co de pul­gas, la Mon­tiel nos ha con­di­cio­na­do la pues­ta en es­ce­na to­tal­men­te, y ha si­do un pla­cer. Pa­ra una com­pa­ñía co­mo la nues­tra

que ha­ce crea­ción, tra­ba­jar en un es­pa­cio que apor­ta una his­to­ria, unas vi­ven­cias, que es­tá car­ga­do de con­no­ta­cio­nes, es una ma­ra­vi­lla. No es un es­pa­cio asép­ti­co.

—Es un es­pa­cio con fe­cha de ca­du­ci­dad de an­te­mano, el 7 de no­viem­bre. ¿Es­te buen re­sul­ta­do pue­de pro­vo­car que se pro­lon­gue su exis­ten­cia?

—Des­de­se pre­ten­dióel minuto ha­cer ce­roun es­pa­cio no es­ta­ble, no era nues­tra in­ten­ción. Di­ji­mos: po­de­mos plan­tear otra ma­ne­ra de ver­nos y en­con­trar­nos y va­mos a ha­cer­lo por un tiem­po de­ter­mi­na­do por­que tam­po­co nos que­re­mos car­gar con el pe­so de ges­tio­nar y man­te­ner un es­pa­cio abier­to al pú­bli­co. Es al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te al Tea­tro Ga­lán.

—¿En­ton­ces, no ten­drá más re­co­rri­do?

—La Mon­tiel es una idea. En­ton­ces, por su ca­rác­ter de im­per­ma­nen­cia pue­de sur­gir en cual­quier mo­men­to y en cual­quier lu­gar. Eso es lo más atrac­ti­vo.

S. ALONSO

Ana Va­llés di­ce que la sa­la Mon­tiel con­di­cio­nó la pues­ta en es­ce­na de la pie­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.