La se­quía ame­na­za el abas­te­ci­mien­to de agua en mu­ni­ci­pios del en­torno de San­tia­go

En Ma­rro­zos preo­cu­pan los po­zos ba­jos y Ne­grei­ra va­lo­ra­rá la si­tua­ción al au­men­tar los afec­ta­dos

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - PORTADA - EMILIO FORJÁN, R. MAR­TÍ­NEZ

A pun­to de arran­car no­viem­bre, San­tia­go y su en­torno, co­mo el res­to de Ga­li­cia, si­gue con cie­los des­pe­ja­dos y tem­pe­ra­tu­ras na­da usua­les en los oto­ños atlán­ti­cos. El lla­ma­do ve­ro­ño se mues­tra per­ti­naz mien­tras la tie­rra se se­ca, los cau­da­les flu­via­les men­guan y la llu­via se ha­ce que­rer, aun­que la es­pe­ra es­tá sien­do más que lar­ga. So­bre to­do para el ru­ral, don­de la se­quía arras­tra ma­yo­res in­quie­tu­des. La per­ti­naz se­ca aprie­ta ca­da vez más en ám­bi­tos ru­ra­les de mu­ni­ci­pios del en­torno don­de ya con­vi­ven con sus efec­tos des­de ha­ce se­ma­nas. Y tam­bién preo­cu­pa ya en ám­bi­tos ru­ra­les com­pos­te­la­nos. Es el ca­so de los ve­ci­nos de Ma­rro­zos con pozo pro­pio y que em­pie­zan a ver­los más ba­jos que nun­ca.

Por lo de­más, la ciu­dad no ha re­gis­tra­do ma­yo­res no­ve­da­des —sal­vo la per­sis­ten­te au­sen­cia de llu­via— des­de que el Ayun­ta­mien­to de­ci­dió li­mi­tar el con­su­mo de agua en las zo­nas ver­des y jar­di­nes an­te la pro­lon­ga­ción del tiem­po se­co. Se­gún el go­bierno lo­cal, al ser­vir­se del río Tam­bre, la ca­pi­tal no re­gis­tra los pro­ble­mas de otras ciu­da­des que de­pen­den de embalses. Y de mo­men­to no hay pre­vi­sión de rea­li­zar nin­gún cor­te. Eso sí, se man­tie­nen las me­di­das ya anun­cia­das: un ma­yor con­trol en el rie­go de par­ques y jar­di­nes.

Más allá de las me­di­das adop­ta­das en la ca­pi­tal para aho­rrar agua en el rie­go de sus zo­nas ver­des, en Ne­grei­ra, A Ba­ña y San­ta Com­ba tie­nen que ha­cer fren­te a las ne­ce­si­da­des de al­gu­nas de sus zo­nas ru­ra­les con tras­va­ses de agua des­de ca­mio­nes cis­ter­nas o mo­to­bom­bas. De he­cho, en el pri­me­ro de esos mu­ni­ci­pios si­gue au­men­tan­do el nú­me­ro de dam­ni­fi­ca­dos —par­ti­cu­la­res y co­mu­ni­da­des que com­par­ten ma­nan­tia­les— y un ca­mión rea­li­za tras­va­ses a de­pó­si­tos ve­ci­na­les en lu­ga­res co­mo Tu­ñas, Vi­lar de Or­does­te y Feáns.

Y mien­tras en San­tia­go el Tam­bre otor­ga cier­ta tran­qui­li­dad al Con­ce­llo, en Ne­grei­ra ese mis­mo cau­ce for­ma par­te de las imá­ge­nes aso­cia­das a la se­quía. Su cau­dal es­tá en mí­ni­mos his­tó­ri­cos a su pa­so por Pon­te Ín­sua. Y el em­bal­se Ba­rrié de la Ma­za ape­nas re­cu­pe­ró un hec­tó­me­tro cú­bi­co con la llu­vias de me­dia­dos de es­te mes. Su ca­pa­ci­dad es­tá en el 19,35 %, diez pun­tos me­nos que ha­ce un año.

El al­cal­de ne­grei­rés, Ma­nuel Án­gel Leis (PSOE), asu­me con preo­cu­pa­ción que si no llue­ve en las pró­xi­mas se­ma­nas «imos ter un pro­ble­ma moi se­rio co abas­te­ce­men­to». De he­cho, el go­bierno lo­cal ana­li­za­rá ma­ña­na la si­tua­ción, pues aun­que las ur­gen­cias se es­tén pa­lian­do con tras­va­ses, el nú­me­ro de dam­ni­fi­ca­dos va a más «e non sem­pre po­de­mos abas­te­ce­los, por­que os de­pó­si­tos es­tán en lu­ga­res de di­fí­cil ac­ce­so ou moi al­tos, e re­sul­ta com­pli­ca­do im­pul­sar au­ga ata eles», di­ce el re­gi­dor.

En A Ba­ña los pro­ble­mas han re­mi­ti­do en cuan­to a los tras­va­ses que ve­nía rea­li­zan­do el Con­ce­llo me­dian­te una mo­to­bom­ba, pe­ro hay ga­na­de­ros que tie­nen que lle­var cis­ter­nas para dar­le de be­ber al ga­na­do por la es­ca­sez de agua. Lo peor es que la si­tua­ción em­peo­ra ca­da día que trans­cu­rre sin llo­ver. Y San­ta Com­ba man­tie­ne res­tric­cio­nes de rie­go y para la lim­pie­za de ca­lles, mien­tras pro­tec­ción ci­vil afron­ta tras­va­ses a de­pó­si­tos del ru­ral.

El Tam­bre, en mí­ni­mos. El río que abas­te­ce a San­tia­go es­tá en mí­ni­mos his­tó­ri­cos en la zo­na de Ne­grei­ra. Así pa­sa­ba ayer por Pon­te Ín­sua, en la desem­bo­ca­du­ra del río Bar­ca­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.