La obra de la A-54 des­cu­bre res­tos de una co­mu­ni­dad de la Edad de Bron­ce en O Pino

Ha­lla­ron en O Pino 160 es­truc­tu­ras ar­queo­ló­gi­cas en un ra­dio de dos ki­ló­me­tros

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - PORTADA - SUSANA LUAÑA

Los es­tu­dios de im­pac­to am­bien­tal en las obras de la A-54, la au­to­vía que une Santiago con Lu­go, es­tán dan­do una in­for­ma­ción de in­cal­cu­la­ble va­lor so­bre los an­ti­guos asen­ta­mien­tos po­bla­cio­na­les en la zo­na. A los ha­llaz­gos que ha­ce tiem­po se en­con­tra­ron en Pa­las de Rei se unen aho­ra los que los téc­ni­cos que tra­ba­jan con la Di­rec­ción Xe­ral de Pa­tri­mo­nio de la Xun­ta des­cu­brie­ron en el tra­mo de las obras que va de La­va­co­lla a Ar­zúa; en con­cre­to, en la zo­na co­no­ci­da co­mo Má­moas de Fon­ta­lén (O Pino), don­de se re­gis­tró la pre­sen­cia de has­ta 160 es­truc­tu­ras ar­queo­ló­gi­cas da­ta­das ha­ce 3.000 años, en la Edad de Bron­ce, y que ha­cen pen­sar en un im­por­tan­te asen­ta­mien­to po­bla­cio­nal en ese ám­bi­to que, co­mo in­di­can los téc­ni­cos, «re­lle­na un im­por­tan­te hue­co en la ar­queo­lo­gía ga­lle­ga».

Los es­tu­dios se rea­li­za­ron en los me­ses de fe­bre­ro y mar­zo y co­rrie­ron a car­go de la em­pre­sa lu­cen­se For­tes & Her­ves Aso­cia­dos, ba­jo la su­per­vi­sión de Pa­tri­mo­nio y de Ca­rre­te­ras del Es­ta­do, que es de quien de­pen­de la obra. Ya se te­nía cons­tan­cia en esa zo­na de res­tos tu­mu­la­res —ves­ti­gios de an­ti­guos en­te­rra­mien­tos— que en par­te ha­bían si­do sec­cio­na­dos por la con­cen­tra­ción par­ce­la­ria. Pe­ro lo que los téc­ni­cos ha­lla­ron aho­ra es de un va­lor in­cal­cu­la­ble.

Con el des­bro­ce ma­nual del te­rreno en un área de tres hec­tá­reas y en un ra­dio de dos ki­ló­me­tros cua­dra­dos, y me­dian­te es­tu­dios de fo­to­me­tría e imá­ge­nes cap­ta­das por dro­nes, los ar­queó­lo­gos re­gis­tra­ron 160 es­truc­tu­ras ar­queo­ló­gi­cas que dan idea de un gran asen­ta­mien­to po­bla­cio­nal que lue­go se es­tu­dia­rá con de­te­ni­mien­to, pe­ro que apor­ta­rá in­for­ma­ción iné­di­ta so­bre los an­ti­guos mo­ra­do­res de una zo­na so­bre la que ha­bía muy po­cos da­tos. Ade­más de los tú­mu­los de los que ya se te­nía cons­tan­cia, los res­tos de los lla­ma­dos fon­dos de ca­ba­ña —es­truc­tu­ras ha­bi­ta­cio­na­les— son mu­chos y va­ria­dos, des­de 1,2 me­tros de diá­me­tro a 7 me­tros en al­gu­nos ca­sos, con plan­tas o bien alar­ga­das o cir­cu­la­res y oblon­gas.

Los es­tu­dios es­tán en su ini­cio y los téc­ni­cos to­da­vía no pue­den ex­traer mu­chas más con­clu­sio­nes del ha­llaz­go, pe­ro lo ha­rán con el tiem­po, por­que se es­tán re­co­gien­do mues­tras que se­rán ana­li­za­das me­dian­te car­bono 14 pa­ra da­tar­las con más pre­ci­sión.

Las es­truc­tu­ras se han lo­ca­li­za­do en dos áreas del tra­za­do. En una de ellas, tal y co­mo in­for­ma Pa­tri­mo­nio, se es­tá pro­ce­dien­do a la ex­ca­va­ción ar­queo­ló­gi­ca, mien­tras que en la otra es­tá pre­vis­to «de­fi­nir un pro­xec­to de ca­rac­te­rís­ti­cas se­me­llan­tes ca­ra ao seu es­tu­do, do­cu­men­ta­ción e re­xis­tro», de for­ma que «per­mi­tan afon­dar máis no co­ñe­ce­men­to des­te pe­río­do».

Las obras no co­rren pe­li­gro

Que el ha­llaz­go sea muy im­por­tan­te no quie­re de­cir que co­rra pe­li­gro la obra de la A-54, una ac­tua­ción que ya ha su­fri­do mu­chos re­tra­sos a lo lar­go de los años. Por­que si bien des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co el des­cu­bri­mien­to es muy im­por­tan­te, no tie­ne in­te­rés vi­sual; es de­cir, no se van a re­cu­pe­rar los res­tos pa­ra ser mu­sea­li­za­dos, en par­te por el de­te­rio­ro y la an­ti­güe­dad de los mis­mos. Es más un tra­ba­jo de re­co­gi- da de da­tos y es­tu­dio que de di­vul­ga­ción, aun­que se es­pe­ra que con el tiem­po sí apor­ten in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra sa­ber más de los mo­ra­do­res que ha­bía en Galicia ha­ce más de 3.000 años.

No es la pri­me­ra vez que ocu­rre. Ya en la cons­truc­ción de otras au­to­vías y vías de al­ta ca­pa­ci­dad tra­za­das en Galicia se ob­tu­vo in­for­ma­ción muy im­por­tan­te de las es­truc­tu­ras que per­ma­ne­cen en­ce­rra­das en el sub­sue­lo. Se de­be a que es­tas ac­tua­cio­nes obli­gan a des­bro­zar y des­pe­jar am­plios es­pa­cios de te­rreno que per­mi­ten ob­ser­var lo que hay ba­jo los ma­to­jos en unos sue­los que, de no ser por esas obras, se­gui­rían vír­ge­nes.

Lo cier­to es que tan­to los tra­ba­jos de la A-54 co­mo ves­ti­gios de otras épo­cas ha­lla­das en Pa­las de Rei, en Me­li­de o en Ar­zúa dan una idea de la im­por­tan­cia de la zo­na des­de el pun­to de vis­ta ar­queo­ló­gi­co.

Los ex­per­tos creen que se re­lle­na­rá un hue­co im­por­tan­te en la ar­queo­lo­gía de Galicia

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Los es­tu­dios se rea­li­za­ron en Má­moas de Fon­ta­lén, don­de ya se sa­bía que ha­bía tú­mu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.