Iván San­mar­tín Ca­rrei­ra: «Santiago ne­ce­si­ta zo­nas pa­ra co­rrer y re­ser­var la Ala­me­da pa­ra el pa­seo»

De­man­da un es­pa­cio pa­ra los afi­cio­na­dos al atle­tis­mo en el es­ta­dio de San Lá­za­ro

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - PORTADA - JUAN CAPEÁNS

Cuan­do era ni­ño la mo­da era dar­le pa­ta­das a un ba­lón o fa­jar­se en las can­chas de ba­lon­ces­to, pe­ro Iván San­mar­tín aca­bó po­nien­do sus ojos en las lí­neas que mar­can el pe­rí­me­tro del pa­tio de La Sa­lle y que to­da­vía per­vi­ven. Unas ca­lles sin me­di­das re­gla­men­ta­rias que le sir­vie­ron pa­ra em­pe­zar a co­rrer y no pa­rar has­ta hoy. Allí se pi­ca­ba a las ca­rre­ras con su ami­go Al­fon­so Za­rau­za, hoy di­rec­tor de ci­ne.

Bue­na par­te de los que fue­ron ado­les­cen­tes en los 80 col­ga­ron los há­bi­tos de­por­ti­vos al lle­gar a la uni­ver­si­dad, y mu­chos han re­to­ma­do la ac­ti­vi­dad fí­si­ca pa­sa­dos los 40, ya con fa­mi­lia. San­mar­tín, a di­fe­ren­cia de la gran ma­yo­ría, hi­zo de­por­te siempre. Tras dar­se cuen­ta de que Em­pre­sa­ria­les no era lo su­yo —cur­só un año— se vol­có en su ca­rre­ra de INEF, en A Co­ru­ña. Allí en­con­tró su vo­ca­ción y co­no­ció a Isidoro Hor­ni­llos, que ejer­ció de do­cen­te y men­tor. Años des­pués de aca­bar la ca­rre­ra aca­dé­mi­ca re­ci­bió una lla­ma­da del ac­tual pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga de Atle­tis­mo pa­ra pro­po­ner­le ser de­le­ga­do del or­ga­nis­mo en Santiago. Es­te tra­ba­jo es al­truis­ta y lo desem­pe­ña cuan­do pue­de «y siempre em­plean­do más tiem­po del que de­bo». Man­tie­ne a su pan­di­lla del co­le­gio, pe­ro tam­bién ha he­cho gran­des ami­gos en el mun­do del de­por­te con los que tam­bién to­ma una ca­ña, aun­que su ver­da­de­ra des­co­ne­xión le lle­ga por de­cre­to con sus dos hi­jos, de 9 y 12 años.

San­mar­tín em­pe­zó «de ce­ro» a tra­ba­jar ha­ce 17 años co­mo téc­ni­co de­por­ti­vo en O Pino, un con­ce­llo que se ha vol­ca­do con el de­por­te. Su co­le­ga Lo­lo Pe­nas fue el que le me­tió el gu­sa­ni­llo de or­ga­ni­zar ca­rre­ras, y es uno de los gran­des con los que tie­ne re­la­ción. «An­tes el atle­tis­mo es­ta­ba en­fo­ca­do al ren­di­mien­to, y por eso tu­vi­mos atle­tas de al­to ni­vel, co­mo Est­her Pe­dro­sa o Jo­sé Luis Otero Ce­pe­da, que tie­ne 62 años y si­gue dan­do gue­rra. O Car­los Sil­va, Ma­nuel Gar­cía Gen­dra, Car­los Tur­nes y to­da una ge­ne­ra­ción que fue­ron ver­da­de­ras ins­ti­tu­cio­nes».

El de­le­ga­do fe­de­ra­ti­vo cree que en el pre­sen­te si­glo hu­bo un cam­bio en la for­ma de ges­tio­nar los clu­bes de atle­tis­mo, que se vol­ca­ron más con la ba­se. «Cuan­do an­tes con­tá­ba­mos atle­tas por de­ce­nas, aho­ra lo ha­ce­mos por cien­tos», re­fle­xio­na. Y a ni­vel po­pu­lar «es­ta­mos des­bor­da­dos con el run­ning», un tér­mino que ha ca­la­do y que no le mo­les­ta mien­tras se en­tien­da que se tra­ta de una ac­ti­vi­dad «sa­lu­da­ble, ba­ra­ta y de fá­cil ac­ce­so».

El Res­to­llal es su rin­cón. En el ac­tual par­que prac­ti­ca de­por­te, pe­ro cuan­do era pe­que­ño ju­ga­ba por sus «lei­ras», por­que sus pa­dres vi­vían muy cer­ca, en­fren­te a la ga­so­li­ne­ra Ga­lu­re­sa. In­clu­so re­cuer­da pa­sar tar­des en los so­la­res to­da­vía sin cons­truir de Fer­nan­do III O San­to, «don­de lle­gué a ha­cer una ca­ba­ña».

Ade­más de or­ga­ni­zar ca­rre­ras, San­mar­tín si­gue vis­tién­do­se de cor­to, y no le im­por­ta des­ve­lar una de sus ru­tas fa­vo­ri­tas: «Me gus­ta apar­car en el Mul­ti­usos, to­mar la nue­va sen­da a ori­llas del Sar y lle­gar has­ta el par­que. Son cin­co o seis ki­ló­me­tros es­pec­ta­cu­la­res pa­ra tro­tar que, por cier­to, de­be­rían ilu­mi­nar pa­ra que se pue­da uti­li­zar tam­bién en in­vierno», rei­vin­di­ca. Y lo ha­ce por­que cree que es una fan­tás­ti­ca zo­na pa­ra el de­por­te, lo que per­mi­ti­ría ali­viar la Ala­me­da, que es muy cén­tri­ca y có­mo­da por sus cir­cui­tos, «pe­ro creo que de­be­rían exis­tir otras zo­nas y de­jar­la pa­ra el pa­seo».

De lo que es­tá con­ven­ci­do es de que San Lá­za­ro tie­ne que ser en un fu­tu­ro pró­xi­mo el gran cen­tro del atle­tis­mo lo­cal. «Y no so­lo por las pis­tas del es­ta­dio, que se pue­den ho­mo­lo­gar. Yo creo que to­do el en­torno se po­dría con­ver­tir en una gran zo­na de­por­ti­va. De he­cho, Santiago es la úni­ca ciu­dad ga­lle­ga que no tie­ne unas pis­tas mu­ni­ci­pa­les pa­ra co­rrer», de­nun­cia.

SANDRA ALON­SO

San­mar­tín ju­ga­ba en el Res­to­llal «cuan­do eran fin­cas» y aho­ra le fas­ci­nan sus sen­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.