«Va­mos a pro­po­ner un am­bi­cio­so plan de mo­der­ni­za­ción del Co­le­gio»

El pro­gra­ma que de­fien­de da prio­ri­dad a la par­ti­ci­pa­ción, la in­no­va­ción y la de­fen­sa de la dig­ni­dad pro­fe­sio­nal

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - SANTIAGO - XURXO MEL­CHOR

Las elec­cio­nes que el Co­le­gio de Abo­ga­dos de San­tia­go ce­le­bra­rá en di­ciem­bre pa­ra de­ci­dir quién se­rá su pró­xi­mo de­cano pro­me­ten ser emo­cio­nan­tes y tras­cen­der, en in­te­rés, al ám­bi­to de es­te co­lec­ti­vo pro­fe­sio­nal. No en vano, el can­di­da­to a la re­elec­ción, Fran­cis­co Ra­bu­ñal, ten­drá en­fren­te a un abo­ga­do de tan di­la­ta­da tra­yec­to­ria co­mo Uli­ses Bértolo (Ma­drid, 1967) que quie­re im­pri­mir a la en­ti­dad un ai­re nue­vo. Su equi­po ya es­tá tra­ba­jan­do, aun­que por el mo­men­to pre­fie­re no des­ve­lar quié­nes le apo­ya­rán en el pro­ce­so elec­to­ral.

—¿Qué le ha lle­va­do a pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes?

—Ha si­do fru­to de una re­fle­xión y de que­rer que el co­le­gio ten­ga las ca­rac­te­rís­ti­cas de mo­der­ni­dad que re­quie­ren los tiem­pos en los que nos en­con­tra­mos aho­ra. Tam­bién de ha­ber eva­lua­do que voy a te­ner la ca­pa­ci­dad y el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra ser útil a mis com­pa­ñe­ros, por­que si me com­pro­me­to es por­que creo que voy a po­der dar el cien por cien pa­ra po­der desa­rro­llar un nue­vo modelo. Pe­ro la ra­zón pri­mor­dial es la mar­cha de Eva­ris­to No­guei­ra, que es un cam­bio de ci­clo y que ha­ce que ha­ya que asu­mir de ma­ne­ra in­me­dia­ta los re­tos que tie­ne plan­tea­dos la pro­fe­sión.

—¿En qué con­sis­te ese nue­vo modelo que pro­po­ne?

—Con­si­de­ro que hay unas exi­gen­cias pro­pias del car­go de de­cano, co­mo la de­mar­ca­ción co­le­gial o las reivin­di­ca­cio­nes tra­di­cio­na­les res­pec­to al turno de ofi­cio, pe­ro pa­ra mí, cuan­do ha­blo de nue­vo modelo, me re­fie­ro a que hay que es­ta­ble­cer otras me­di­das nue­vas, a ma­yo­res y en fa­vor de los co­le­gia­dos. Esas me­di­das tie­nen tres gran­des áreas. La trans­pa­ren­cia y la par­ti­ci­pa­ción, la in­no­va­ción y la dig­ni­dad pro­fe­sio­nal. En cuan­to a lo pri­me­ro, so­bre to­do por­que es ne­ce­sa­rio atraer a los co­le­gia­dos, ejer­cien­tes o no ejer­cien­tes, a lo que es su­yo, que es el co­le­gio. Con­si­de­ro muy im­por­tan­te ha­cer vi­da en el co­le­gio por­que es una ma­ne­ra tam­bién de pro­gre­sar en la pro­pia pro­fe­sión, la ca­pa­ci­dad de te­ner in­ter­cam­bio de opi­nio­nes me­dian­te el fo­men­to de una vi­da aso­cia­ti­va que hoy en día creo que no exis­te. Voy a pro­po­ner un cam­bio en la es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va que ha­ga que los co­le­gia­dos pue­dan par­ti­ci­par, des­de la ela­bo­ra­ción de las pro­pues­tas y no ex­clu­si­va­men­te me­dian­te la emi­sión de un vo­to en una jun­ta. Tam­bién es un re­to ha­cer que el co­le­gio se abra a la ciu­dad y man­ten­ga una re­la­ción muy flui­da con las gran­des ins­ti­tu­cio­nes de es­ta ciu­dad pa­ra que nos con­vir­ta­mos en un re­fe­ren­te so­cial. Que­re­mos ha­blar y que nos ha­blen de lo ju­rí­di­co y de las cues­tio­nes que afec­tan a nues­tro en­torno y a nues­tra so­cie­dad. —Ha­bla tam­bién de dig­ni­dad pro­fe­sio­nal.

—Sí, y es ab­so­lu­ta­men­te pri­mor­dial. El ofi­cio de abo­ga­do, co­mo otros, es com­ple­jo, y va­mos a ser muy exi­gen­tes en la de­fen­sa de la dig­ni­dad pro­fe­sio­nal. Cual­quier ata­que que­re­mos que ten­ga una res­pues­ta in­me­dia­ta, que ca­da co­le­gia­do sien­ta que el Co­le­gio es­tá de­trás de él y que lo es­tá a tiem­po real. Pa­ra eso va­mos a im­ple­men­tar una se­rie de sis­te­mas que ya es­tán fun­cio­nan­do muy bien en otros co­le­gios y que nos per­mi­tan reac­cio­nar de ma- ne­ra in­me­dia­ta y que el de­cano pue­da ha­blar con voz úni­ca con el res­pal­do de to­dos los co­le­gia­dos. En es­te ám­bi­to tam­bién son sus­tan­cia­les el turno de ofi­cio y la jus­ti­cia gra­tui­ta. Siem­pre hay una per­cep­ción de que es un medio de vi­da pa­ra el abo­ga­do, pe­ro yo in­sis­to en que pa­ra mí es una pres­ta­ción que rea­li­zan los abo­ga­dos en be­ne­fi­cio de la so­cie­dad. Y esa es la per­cep­ción que quie­ro que se ten­ga. Por tan­to, ade­más de la exi­gen­cia de unas re­tri­bu­cio­nes dig­nas pa­ra mí es muy im­por­tan­te que la so­cie­dad ten­ga esa per­cep­ción.

—¿Y qué hay de­trás de esa pro­pues­ta de in­no­va­ción?

—Va­mos a pro­po­ner un am­bi­cio­so plan de mo­der­ni­za­ción, una me­jor y más flui­da co­mu­ni­ca­ción del co­le­gio con los co­le­gia­dos y tam­bién po­ner a dis­po­si­ción de los co­le­gia­dos las he­rra­mien­tas pa­ra afron­tar los cam­bios de la pro­fe­sión que van a ve­nir ya.

—Al­gu­nos, co­mo Lex­net, ya es­tán aquí, aun­que no fun­cio­nen bien.

—Pe­ro eso es so­la­men­te una par­te de lo que sig­ni­fi­ca el pro­ce­so de trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca. Con es­te plan tam­bién va­mos a in­cluir cier­tas su­ge­ren­cias pa­ra me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to de ca­ra a otros ope­ra­do­res ju­rí­di­cos, co­mo pue­den ser jue­ces, fis­ca­les o la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia, pa­ra in­ten­tar me­jo­rar las co­sas. Pe­ro al mar­gen de esto, exis­te la ne­ce­si­dad de que las he­rra­mien­tas pa­ra el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión de los co­le­gia­dos es­tén ahí y que ca­da uno de­ci­da li­bre­men­te el ha­cer uso o no de las mis­mas. Esto es­tá ocu­rrien­do en otros lu­ga­res y no nos po­de­mos que­dar atrás. Tam­bién nos pa­re­ce muy im­por­tan­te con­tar con la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de los co­le­gia­dos, dan­do pro­ta­go­nis­mo a los jó­ve­nes pe­ro tam­bién apro­ve­chan­do la gran ex­pe­rien­cia de los que tie­nen una di­la­ta­da tra­yec­to­ria. Por eso que­re­mos con­tar con los ejer­cien­tes y con los no ejer­cien­tes.

—Es­pe­ra ver cum­pli­da la vie­ja reivin­di­ca­ción de los nue­vos juz­ga­dos de lo So­cial y Fa­mi­lia.

—Es una reivin­di­ca­ción que li­de­ró Eva­ris­to [No­guei­ra] y que hay que se­guir ha­cién­do­la por­que es una ne­ce­si­dad. El Juz­ga­do de lo So­cial, que asu­me to­das las cues­tio­nes que tie­nen que ver con la Se­gu­ri­dad So­cial, es­tá su­frien­do unos re­tra­sos im­po­si­bles de asu­mir. Esas reivin­di­ca­cio­nes, co­mo son jus­tas, hay que con­se­guir­las. No so­la­men­te en So­cial, pe­ro efec­ti­va­men­te con un nue­vo juz­ga­do en Fa­mi­lia y me atre­ve­ría a de­cir que la ca­pi­tal de Ga­li­cia se me­re­ce tam­bién otro juz­ga­do de lo Con­ten­cio­so.

—Con su fre­né­ti­ca ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal y li­te­ra­ria [ya ha pu­bli­ca­do dos no­ve­las], ¿de dón­de sa­ca­rá el tiem­po?

—Con una for­ma or­de­na­da de ges­tión del tiem­po a lo lar­go del día y con mu­cha re­nun­cia. De ahí sa­co el tiem­po. De re­nun­ciar a mu­chas co­sas. Pe­ro lo ha­go gus­to­sa­men­te, por­que yo dis­fru­to tra­ba­jan­do e in­ten­to apro­ve­char al cien por cien el tiem­po li­bre que ten­go, con mi fa­mi­lia y mis ami­gos.

—¿Se ve ga­na­dor?

—An­te to­do, quie­ro re­cal­car que pa­ra mí Eva­ris­to ha si­do un gran de­cano, pe­ro con su mar­cha aho­ra ne­ce­si­ta­mos un cam­bio. La ra­zón por la que yo to­mo la de­ci­sión de pre­sen­tar­me es, evi­den­te­men­te, con la idea de po­der ga­nar, pe­ro no por una sa­tis­fac­ción de ca­rác­ter per­so­nal, sino pa­ra po­der im­ple­men­tar las me­di­das que ne­ce­si­ta el Co­le­gio. Pa­ra mí lo im­por­tan­te es el re­to de in­ten­tar­lo. Si gano o no gano, se ve­rá, pe­ro en to­do ca­so creo que en­ri­que­ce al co­lec­ti­vo el he­cho de que se pre­sen­ten dos can­di­da­tu­ras que pue­dan plan­tear al­ter­na­ti­vas. Creo que eso es siem­pre sa­lu­da­ble.

«Eva­ris­to [No­guei­ra] ha si­do un gran de­cano, pe­ro ne­ce­si­ta­mos un cam­bio»

«Nos pa­re­ce muy im­por­tan­te con­tar con la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de to­dos los co­le­gia­dos»

SAN­DRA ALON­SO

Bértolo opi­na que es bueno que ha­ya dos can­di­da­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.