«No pu­bli­qué las fotos del Psi­quiá­tri­co de Con­xo por res­pe­to a aque­llas mu­je­res»

La mues­tra de la fo­tó­gra­fa ca­ta­la­na in­clu­ye apar­ta­dos con San­tia­go co­mo pro­ta­go­nis­ta

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - AGENDA -

De 11 a 14 ho­ras y de 17.30 a 20.30•Sa­la de Ex­po­si­cións

del Co­le­xio de Fonseca • Mi­ra­das que pe­ne­tran, ma­nos que pa­re­cen ha­blar. De la so­le­dad de Os An­ca­res has­ta la lu­cha contra la cons­truc­ción de la Au­to­pis­ta do Atlán­ti­co o la reivin­di­ca­ción del na­val. Es la Ga­li­cia de fi­na­les de los 70, esa que la fo­tó­gra­fa ca­ta­la­na An­na Tur­bau re­tra­tó y que pue­de ver­se has­ta el 10 de di­ciem­bre en el Co­le­xio de Fonseca en la ex­po­si­ción A

in­ti­mi­da­de da ima­xe, im­pul­sa­da por el Con­se­llo da Cul­tu­ra Ga­le­ga. Un cen­te­nar de fo­to­gra­fías que ofre­cen una es­tam­pa muy po­co ha­bi­tual de aque­lla Ga­li­cia y en las que San­tia­go tam­bién es­tá muy pre­sen­te. El Psi­quiá­tri­co de Con­xo o una fies­ta en el res­tau­ran­te El Ase­sino son al­gu­nas de las se­ries com­pos­te­la­nas que con­for­man la ex­po­si­ción, aun­que tam­bién hay un epí­lo­go de sie­te ins­tan­tá­neas de una mues­tra que la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go reali­zó en 1993 ba­jo el tí­tu­lo San­tia­go, pe­que­ña his­to­ria na­tu­ral.

El im­pac­to del Psi­quiá­tri­co

Imá­ge­nes de la se­rie del Psi­quiá­tri­co de Con­xo, que reali­zó en 1977, es la pri­me­ra vez que se pue­den ver en una mues­tra. «Hay fotos que nun­ca las ha­bía ex­pues­to an­tes», ex­pli­ca An­na Tur­bau. Era un lu­gar al que na­die ac­ce­día y la fo­tó­gra­fa ca­ta­la­na lo con­si­guió a tra­vés de un psi­quia­tra. So­lo es­tu­vo una ho­ra, has­ta que el mé­di­co la avi­só de que te­nían que mar­char­se. «Pa­ra mí era un tra­ba­jo que te­nía que ha­cer y des­pués es­tu­ve ma­cha­ca­da du­ran­te mu­cho tiem­po por lo que vi», re­cuer­da. Tal fue el im­pac­to que de­ci­dió que las fotos no se pu­bli­ca­rían. «No por mí, sino por res­pe­to a esas mu­je­res. Me con­mo­vie­ron mu­chí­si­mo las con­di­cio­nes de una ni­ña, que cla­ma­ban al cie­lo; creo que vi a va­rias chi­cas em­ba­ra­za­das… Ade­más, era por no com­pro­me­ter al psi­quia­tra», aña­de. Tur­bau ase­gu­ra que si aho­ra las mues­tra es «por­que es­te es otro con­tex­to, las fotos ya tie­nen en­ti­dad pro­pia. Aho­ra sí se pue­den ha­cer pú­bli­cas por­que ha­brá la ca­pa­ci­dad de en­ten­der lo que es­ta­ba pa­san­do ahí den­tro».

Pe­ro jun­to a esas imá­ge­nes de fuer­te im­pac­to hay otras que re­co­gen mo­men­tos ale­gres, co­mo la de la fies­ta del cen­te­na­rio del res­tau­ran­te El Ase­sino. «Yo co­bra­ba po­quí­si­mo y te­nía que pa­gar el co­che, la ca­sa… En­ton­ces, las vie­je­ci­tas de El Ase­sino me man­te­nían. Me co­gie­ron mu­cho ca­ri­ño y yo a ellas, era co­mo su hi­ja adop­ti­va». Así, cuan­do lle­gó la fies­ta del cen­te­na­rio, que fue a puer­ta ce­rra­da, no du­dó en sa­car su cá­ma­ra pa­ra in­mor­ta­li­zar­la. «No ol­vi­da­ré ese mo­men­to de ver­las bai­lar. Son his­to­rias per­so­na­les, pe­ro tam­bién son par­te de la his­to­ria de Ga­li­cia». Así,

An­na Tur­bau re­cuer­da co­mo se preo­cu­pa­ba por ella Ma­ru­ja, de El Ase­sino, cuan­do veía su estado de áni­mo de­caí­do. «Son co­sas que no ol­vi­do».

Tam­bién tie­ne ní­ti­dos en su me­mo­ria, cua­tro dé­ca­das des­pués, esos en­cuen­tros en el Derby con otros pe­rio­dis­tas, o cuan­do es­tan­do en San­tia­go la lla­ma­ron con ur­gen­cia pa­ra acu­dir a Car­te­lle, don­de las obras de la au­to­pis­ta lle­va­ban ocho me­ses pa­ra­das por los ve­ci­nos. «No ha­bía mó­vi­les, pe­ro te­nía­mos una ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción in­creí­ble», di­ce.

Cer­ca­nía y sen­ti­mien­to

Una ex­po­si­ción en la que se pue­de ver el pun­to de vis­ta des­de el que tra­ba­ja: «Me de­fi­ne mu­cho que tra­ba­jo en cer­ca­nía y en sen­ti­mien­to. Cris­ti­na García Ro­de­ro y yo es­tu­vi­mos en la mis­ma épo­ca, pe­ro tra­ba­ja­mos de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Cris­ti­na bus­ca­ba la ma­gia de ese mo­men­to cuan­do en las fiestas se pier­de el pun­to de reali­dad, en cam­bio, yo bus­co el su­fri­mien­to, ese si­len­cio de las mu­je­res». Unas mu­je­res que, se­gún apun­ta, con el tiem­po se dio cuen­ta que pa­ra ella eran una fi­gu­ra prin­ci­pal. «Fui des­cu­brien­do la reali­dad en la que las mu­je­res vi­vían a fi­na­les de los 70, por lo tan­to, hu­bie­se si­do por mi par­te po­co sen­si­ble si no les hu­bie­se de­di­ca­do par­te de mi tra­ba­jo», aña­de. La ma­yo­ría iban de ne­gro, y eso le im­pac­tó mu­chí­si­mo. Tan­to que las bau­ti­zó co­mo «las da­mas de ne­gro y to­da Ga­li­cia es­ta­ba lle­na de da­mas de ne­gro. La ma­yo­ría eran muy ma­yo­res y cuan­do po­días ha­blar con ellas, los pa­no­ra­mas que te ex­pli­ca­ban eran real­men­te du­ros».

La ex­po­si­ción, co­mi­sa­ria­da por Mar­ga­ri­ta Le­do, no se­rá la úni­ca opor­tu­ni­dad de ver las imá­ge­nes de Tur­bau. El Con­se­llo da Cul­tu­ra Ga­le­ga edi­ta­rá un ca­tá­lo­go con medio mi­llar de imá­ge­nes de las más de 12.000 que con­for­man el ar­chi­vo que la fo­to­pe­rio­dis­ta ce­dió a la ins­ti­tu­ción: 9.000 son de la dé­ca­da de los 70 y unas 3.000 de la se­rie de los 90. «Yo con esto cie­rro una puer­ta en mi vi­da y la quie­ro ce­rrar bien ce­rra­da, pa­ra eso hi­ci­mos un con­ve­nio con el Con­se­llo da Cul­tu­ra Ga­le­ga, pa­ra que to­do esto se que­de aquí, se cui­de y Ga­li­cia pue­da dis­fru­tar de ello», con­clu­ye.

A Tur­bau le im­pre­sio­na­ron tan­to los re­la­tos que es­cu­chó co­mo la reali­dad que vio. S. ALON­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.