Joy­ce Sa­ris y Lui­sa Ca­rou, pro­mo­to­ras de la Ru­ta Ja­co­bea en Ho­lan­da: «El Ca­mino es li­ber­tad to­tal»

Pro­mue­ven las pe­re­gri­na­cio­nes a Com­pos­te­la des­de Ho­lan­da, don­de re­si­den

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - PORTADA - IRENE MAR­TÍN

Se en­gan­cha­ron al Ca­mino de San­tia­go ha­ce unos años y aho­ra siem­pre vuel­ven por va­ca­cio­nes. Lui­sa Ca­rou y Joy­ce Sa­ris son una pa­re­ja ho­lan­de­sa a la que le gus­ta an­dar des­pa­cio, rom­pien­do las eta­pas tra­di­cio­na­les y bus­can­do la tran­qui­li­dad de los albergues me­nos con­cu­rri­dos. «El Ca­mino pa­ra mí es la li­ber­tad to­tal, sa­lir de la ‘mo­vi­da’ que te­ne­mos en la sociedad ac­tual y dis­fru­tar de la her­man­dad que hay», ex­pre­sa Lui­sa sin ti­tu­bear. «Per­so­nal­men­te —aña­de— es vol­ver a la tie­rra de mis pa­dres y go­zar de Ga­li­cia, por­que las sen­sa­cio­nes que me pro­du­ce el Ca­mino en Ga­li­cia no son igua­les a las de fue­ra».

Lui­sa Ca­rou es la ter­ce­ra de tres her­ma­nos de una fa­mi­lia de O Car­ba­lli­ño, pero ella na­ció en Ho­lan­da, y siem­pre abri­gó la in­quie­tud por co­no­cer y des­cu­brir sus raí­ces: «Mis pa­dres emi­gra­ron a fi­na­les de los se­sen­ta y yo tu­ve la in­men­sa suer­te de po­der es­tu­diar y for­mar­me». De Joy­ce Sa­ris, su «com­pa­ñe­ra de vi­da des­de ha­ce die­ci­ocho años», di­ce que ya es casi «más ga­lle­gui­ña» que ella.

Am­bas re­co­rrie­ron re­cien­te­men­te el tra­mo del Ca­mino Fran­cés de Pon­fe­rra­da a Sa­rria. Y no com­par­ten la idea de que es­te iti­ne­ra­rio, que si­gue sien­do, con di­fe­ren­cia, el más tran­si­ta­do por los pe­re­gri­nos, es­té ma­si­fi­ca­do: «Creo que se in­fla mu­cho por las re­des so­cia­les, pero no­so­tras no lo per­ci­bi­mos así; qui­zá por la ma­ña­na al po­ner­nos en mar­cha, pero lue­go ya no. Se­ría una pe­na que la gente se de­ja­se in­fluir por es­tos ru­mo­res y no hi­cie­se es­tas eta­pas her­mo­sí­si­mas», ad­vier­te Lui­sa. En el 2016 fa­lle­ció su pa­dre y en­ton­ces op­ta­ron por ha­cer la Ru­ta des­de León, ciu­dad don­de él ha­bía na­ci­do: «Es­ta­ba en­tu­sias­ma­da y emo­cio­na­da al dar­me cuen­ta de que es­ta­ba vien­do con mis pro­pios ojos lo que vie­ron los ojos jo­ven­ci­tos de mi pa­dre. En­con­trar la ca­sa don­de na­ció y ver có­mo hoy en día es un al­ber­gue de pe­re­gri­nos fue im­pre­sio­nan­te. Dor­mi­mos dos no­ches allí an­tes de em­pe­zar la ca­mi­na­ta».

El Ca­mino ha se­du­ci­do a Lui­sa y Joy­ce hasta el pun­to de que ha­ce un par de años de­ci­die­ron aven­tu­rar­se con una pe­ri­pe­cia em­pre­sa­rial. Crea­ron una tien­da en lí­nea, Ca­mino Com­fort, que ofre­ce in­for­ma­ción ex­haus­ti­va y equi­pa­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra pe­re­gri­nos, al tiem­po que abrie­ron una tien­da en Oss, ciu­dad don­de vi­ven, que es­tá a me­dia ho­ra de Eind­ho­ven, don­de hay bas­tan­tes es­pa­ño­les. «Te­ne­mos va­rios pro­vee­do­res de San­tia­go, y ade­más de ser un ne­go­cio que aho­ra em­pie­za a dar pa­ra vi­vir, tam­bién ase­so­ra­mos a los in­tere­sa­dos que nos vi­si­tan dán­do­les in­for­ma­ción de pri­me­ra mano en re­la­ción con la Ru­ta, los alo­ja­mien­tos, las cre­den­cia­les de la

Ca­te­dral, la época del año… Lo cier­to es que vie­ne gente su­fi­cien­te co­mo pa­ra tra­ba­jar prác­ti­ca­men­te la jor­na­da com­ple­ta», se­gún in­di­ca Ca­rou, que se de­cla­ra em­pren­de­do­ra na­ta.

Ho­lan­da ocu­pó el año pa­sa­do el pues­to dé­ci­mo cuar­to en apor­ta­ción de pe­re­gri­nos. Se­gún la es­ta­dís­ti­ca ofi­cial, fue­ron 3.520, que so­lo su­po­nen el 1,17 por cien­to del to­tal, así que pa­re­ce ha­ber mar­gen pa­ra cre­cer. «El ho­lan­dés es un pe­re­grino que repite mu­chas ve­ces la Ru­ta, y un ti­po de per­so­na que tras la se­gun­da o ter­ce­ra vez ya no va a bus­car la com­pos­te­la. Y pre­fie­re los ca­mi­nos tran­qui­los co­mo el del Nor­te o el In­glés», in­di­ca.

Pa­ra las dos ho­lan­de­sas lle­gar a San­tia­go es co­mo lle­gar a ca­sa «y aún más», aun­que ini­cial­men­te les cues­ta de­cir qué es lo que más les gus­ta. «Es el con­jun­to de in­gre­dien­tes lo que le da su sa­bor. Ver otra vez su ca­ra co­no­ci­da, pero des­cu­brien­do co­sas nue­vas. Y vuel­ves a re­pe­tir los ri­tua­les: pri­me­ro, el Obra­doi­ro; lue­go, sen­tar­se al pie del Pa­zo de Ra­xoi, mi­ran­do a los pe­re­gri­nos lle­gar; ob­ser­var si la Ru­ta les dio lo que bus­ca­ban; y go­zar de la fe­li­ci­dad aje­na», se ex­pla­ya Lui­sa, cu­yo cas­te­llano sue­na a na­ti­vo.

Y ya lan­za­da, aña­de una vuel­ta al­re­de­dor de la Ca­te­dral, la vi­si­ta obli­ga­da a las Ma­rías y abra­zar el eu­ca­lip­to cen­te­na­rio en la Ala­me­da: «Nun­ca vi­ví en San­tia­go, pero le co­gí ca­ri­ño y, mien­tras no pue­da vi­vir aquí, vi­vi­ré la ciu­dad a tra­vés del Ca­mino y sus pe­re­gri­nos».

Joy­ce Sa­ris y Lui­sa Ca­rou aca­ban de re­co­rrer el Ca­mino Fran­cés en­tre Pon­fe­rra­da y Sa­rria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.