La bi­blio­te­ca que subió un pi­so

La sa­la de lectura de His­to­ria es­ta­ba ubi­ca­da en el ac­tual Pa­ra­nin­fo; an­te la fal­ta de es­pa­cio, la re­for­ma de Mon­te­ro Ríos la tras­la­dó ín­te­gra­men­te a su ac­tual ubicación: en el se­gun­do

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - SANTIAGO - TA­MA­RA MON­TE­RO TEX­TO SAN­DRA ALON­SO FO­TOS

Cuan­do Mi­guel Fe­rro Caa­vei­ro se en­con­tró con el es­ta­do en el que se en­con­tra­ba la bi­blio­te­ca de la Com­pa­ñía, se asus­tó. Ni si­quie­ra la ha­bían orientado co­rrec­ta­men­te. Mi­ra­ba al es­te, cuan­do «los ai­res orien­ta­les que vul­gar­men­te se lla­man so­lano son los más pes­tí­fe­ros que in­fec­tan a es­ta re­gión». Las vi­gas ha­bían ce­di­do por el peso de los li­bros y los pon­to­nes y las ta­blas es­ta­ban po­dri­das. Los li­bros ocu­pa­ban ya cuar­tos anexos. Hasta es­ta­ba apar­ta­da de las au­las. La des­crip­ción de Fe­rro Caa­vei­ro la re­co­ge Con­cha Va­re­la en su te­sis so­bre la Bi­blio­te­ca Uni­ver­si­ta­ria. No que­da­ba otra. Se cons­truía un nue­vo edi­fi­cio, el que ac­tual­men­te es la Fa­cul­ta­de de His­to­ria, y ha­bía que cons­truir una nueva bi­blio­te­ca. Una bi­blio­te­ca que ocu­pa­ba la zo­na del ac­tual Pa­ra­nin­fo y que se con­ce­bía co­mo un gran sa­lón, cu­yas li­bre­rías des­cri­bía Mur­guía co­mo «es­tan­te­ría gre­co-ro­ma­na de dos cuer­pos, con ta­lla sen­ci­lla, pero de muy buen gus­to y mano».

Aquel ma­jes­tuo­so sa­lón, que mu­chos ala­ba­ron por su be­lle­za, vol­vió a que­dar­se pe­que­ño. No ha­bía trans­cu­rri­do ni un si­glo des­de la cons­truc­ción del ma­jes­tuo­so edi­fi­cio y la bi­blio­te­ca, que ha­bía ago­ta­do ya su es­pa­cio y ha­bía co­men­za­do a ex­ten­der­se por par­te del claus­tro. Ha­bía que ha­cer al­go, le di­jo An­to­nio Ca­sa­res a Eu­ge­nio Mon­te­ro Ríos. Y se hi­zo. Cla­ro que se hi­zo. Fue a fi­na­les del si­glo XIX cuan­do la bi­blio­te­ca de His­to­ria subió un pi­so. La tras­la­da­ron ín­te­gra­men­te. Lo ex­pli­ca Je­sús Án­gel Sán­chez Gar­cía en el li­bro so­bre el pa­tri­mo­nio de la USC: «El gran pro­ta­go­nis­ta del se­gun­do pi­so [...] se­ría el gran sa­lón de lectura de la bi­blio­te­ca, tras­la­da­do ín­te­gra­men­te des­de la pri­me­ra plan­ta y au­men­ta­do en sus di­men­sio­nes». Sí. Ha­bla de la ac­tual sa­la de lectura de la bi­blio­te­ca. To­da­vía hoy se con­ser­van par­te de las es­tan­te­rías ori­gi­na­les que des­cri­bió Mur­guía. No to­das, por­que la zo­na era más gran­de. Así que con­vi­ve mo­bi­lia­rio de época con otra nue­vo.

Aque­lla se­gun­da gran re­for­ma fue lle­va­da a ca­bo por Ri­car­do Ve­láz­quez Bosco —res­pon­sa­ble tam­bién del com­ple­jo de San Cae­tano— e in­clu­yó la cons­truc­ción del ac­tual Pa­ra­nin­fo de la USC. Lo que en un prin­ci­pio se ha­bía re­ser­va­do pa­ra uso de la bi­blio­te­ca se con­vir­tió en la se­cre­ta­ría ge­ne­ral y el sa­lón del

rec­to­ra­do. Lo que hoy es la sa­la de pro­fe­so­res y el de­ca­na­to. Era la nueva zo­na no­ble del edi­fi­cio.

«Cuan­do em­pie­zo a es­tar en la fa­cul­tad, te­nía tres par­tes: la sa­la de lectura, la Bi­blio­te­ca La­go y la Bi­blio­te­ca Amé­ri­ca». Juan Mon­te­rro­so ha­bla de la dé­ca­da de los 80, cuan­do am­bas li­bre­rías se tras­la­da­ron a la Bi­blio­te­ca Xe­ral. Tan­to la Amé­ri­ca co­mo la La­go tie­nen su pro­pia his­to­ria. La pri­me­ra, una do­na­ción de Gu­mer­sin­do Bus­to, se inau­gu­ró en la ac­tual Fa­cul­ta­de de His­to­ria en 1925. El amue­bla­mien­to pro­ce­día de San Mar­ti­ño Pi­na­rio. «Ese se­ría el amue­bla­mien­to de la bi­blio­te­ca ori­gi­nal, por­que el que hay aho­ra res­pon­de al mo­de­lo ecléc­ti­co de fi­na­les del XIX».

De la Bi­blio­te­ca La­go —que se ad­qui­rió a la muer­te de es­te ar­zo­bis­po y que se inau­gu­ró en 1929, to­da­vía se con­ser­va el nom­bre. Sa­la La­go le lla­man a la ac­tual sa­la de in­ves­ti­ga­do­res, un es­pa­cio que ha si­do re­for­ma­do por el pro­pio per­so­nal de la bi­blio­te­ca de His­to­ria y que man­tie­ne la es­truc­tu­ra de do­ble ni­vel de es­tan­te­rías.

Y des­pués, es­tá la re­for­ma de 1965. El enor­me es­pa­cio de la bi­blio­te­ca fue cer­ce­na­do. De ahí sa­le la ac­tual en­tra­da. Y de aque­llas re­for­mas, es­tos pro­ble­mas. Se sa­be que el sue­lo se cam­bió sin le­van­tar los mue­bles —uno de los de­fec­tos es­truc­tu­ra­les de la bi­blio­te­ca— pero por aquel en­ton­ces tam­bién des­apa­re­ció par­te del mo­bi­lia­rio.

La fal­ta de es­pa­cio es una cons­tan­te en la his­to­ria de la bi­blio­te­ca. Hoy, tam­bién. So­bre la im­po­nen­te sa­la de lectura se si­túa otra es­truc­tu­ra im­po­nen­te, aun­que des­co­no­ci­da: es­tan­te­rías y es­tan­te­rías —al­gu­nas to­da­vía an­ti­guas— con mi­les de li­bros. El de­pó­si­to es de tal ta­ma­ño que ocupa to­da la fa­cha­da que da a San Fiz So­lo­vio y se ex­tien­de en for­ma de U por el ini­cio de las otras dos fa­cha­das.

Es un es­pa­cio muy des­co­no­ci­do —por­que el ac­ce­so es­tá res­trin­gi­do al per­so­nal de la Uni­ver­si­da­de— y con­ser­va to­da­vía el nom­bre de la Bi­blio­te­ca La­go, que se inau­gu­ró en 1929 y se tras­la­dó, jun­to a la Bi­blio­te­ca Amé­ri­ca, al Co­le­xio de Fon­se­ca al na­cer Bi­blio­te­ca Xe­ral. La sa­la ha si­do re­cu­pe­ra­da por el per­so­nal de la bi­blio­te­ca de His­to­ria.

Se tras­la­dó ín­te­gra­men­te en la re­for­ma rea­li­za­da a fi­na­les del si­glo XIX que im­pul­só Mon­te­ro Ríos. En la im­pre­sio­nan­te sa­la de lectura aún se pue­den ver hoy par­te de las es­tan­te­rías que la Uni­ver­si­da­de aca­bó de pa­gar en 1790 y que Ma­nuel Mur­guía des­cri­bió co­mo «es­tan­te­ría gre­co-ro­ma­na de dos cuer­pos, con ta­lla sen­ci­lla, pero de muy buen gus­to y mano».

En el de­pó­si­to to­da­vía se con­ser­van al­gu­nas es­tan­te­rías de ma­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.