Pri­me­ra Per­so­na

El fo­tó­gra­fo mues­tra en la Fun­da­ción Gra­nell su pri­me­ra in­cur­sión en el re­tra­to

La Voz de Galicia (Santiago) - Santiago local - - PORTADA - MON­TSE GAR­CÍA

De­nís Estévez: «En

‘Ago­ra Ágo­ra’ in­ten­to trans­mi­tir al es­pec­ta­dor sen­ti­mien­tos de so­le­dad»

Nue­ve me­ses de tra­ba­jo, des­de enero a sep­tiem­bre de es­te año, en un cuar­to os­cu­ro en la Fun­da­ción Eu­ge­nio Gra­nell es­tán de­trás de Ago­ra Ágo­ra. Un pro­yec­to con el que De­nís Estévez (San­tia­go, 1980) abre una nue­va sen­da en su tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca al aden­trar­se por pri­me­ra vez en el re­tra­to. «Las per­so­nas eran una asig­na­tu­ra que te­nía pen­dien­te y vi que es­te era el mo­men­to pa­ra ha­cer­lo», afir­ma el fo­tó­gra­fo. Pe­ro no es un re­tra­to cual­quie­ra. «No me in­tere­sa­ba ob­te­ner una per­so­na que fue­ra re­co­no­ci­ble, sino que in­ten­ta­ba re­fle­jar su si­tua­ción. Al no per­so­na­li­zar las imá­ge­nes, con­si­gues abs­traer el con­cep­to más allá de la per­so­na­li­dad del fo­to­gra­fia­do; va en fa­vor de la idea», aña­de.

El con­cep­to que sub­ya­ce en Ago­ra Ágo­ra. Nin ca­ri­cia, nin mi­mo pa­ra a emo­ción ori­xi­nal fue va­rian­do du­ran­te un pro­ce­so crea­ti­vo con mo­men­tos di­fí­ci­les. «Al prin­ci­pio que­ría ser al­go ac­ti­vo, más vi­vaz, pe­ro se con­vir­tió en al­go so­li­ta­rio. Ese com­par­tir se trans­for­mó en la so­le­dad de la so­cie­dad ac­tual, ese sen­tir­nos apar­ta­dos den­tro de la ur­be», des­ta­ca. Eso es lo que bus­ca con los re­tra­tos des­di­bu­ja­dos en los que no se adi­vi­na quién po­sa: «In­ten­to que el es­pec­ta­dor vea sen­ti­mien­tos de so­le­dad a tra­vés de es­tas fo­to­gra­fías».

De­nís Estévez qui­so ce­ñir­se al es­pa­cio que le fa­ci­li­tó la Fun­da­ción Gra­nell en su pri­me­ra re­si­den­cia ar­tís­ti­ca. Eso sig­ni­fi­có ha­cer fo­to de es­tu­dio, al­go muy ale­ja­do de lo que ha­bía rea­li­za­do has­ta el mo­men­to, pues­to que es­ta­ba acos­tum­bra­do a tra­ba­jar en es­pa­cios abier­tos con pai­sa­jes, arquitectura y fo­to­gra­fía de na- tu­ra­le­za —In­fi­ni­to ca­du­co, su an­te­rior se­rie, ha­bía si­do el re­sul­ta­do de tres años pa­tean­do ríos de la pro­vin­cia de A Co­ru­ña y Pon­te­ve­dra—. Y en ese es­pa­cio res­trin­gi­do, que trans­for­mó en un cuar­to os­cu­ro uti­li­zan­do co­mo ilu­mi­na­ción leds, es­tro­bos y un pun­te­ro lá­ser, op­tó por pri­me­ra vez por aden­trar­se en el mun­do del re­tra­to tras des­car­tar ha­cer bo­de­go­nes, na­tu­ra­le­zas muer­tas o com­po­si­cio­nes más clá­si­cas.

La vein­te­na de fo­to­gra­fías de Ago­ra Ágo­ra son, la ma­yo­ría, re­sul­ta­do de una lar­ga ex­po­si­ción, de va­rios se­gun­dos o in­clu­so de un mi­nu­to. La téc­ni­ca, afir­ma, que­dó su­pe­di­ta­da a lo que que­ría trans­mi­tir —«la plas­ti­ci­dad no es­tá so­lo en una téc­ni­ca de­pu­ra­da, sino en el ca­mino que quie­res re­co­rrer. No ha­ce fal­ta ha­cer to­das las es­ta­tuas de már­mol, tam­bién se pue­de ha­cer en ma­de­ra de pino»—. De­nís Estévez tam­po­co pu­so con­di­cio­nes a fa­mi­lia­res, amigos o a sí mis­mo

cuan­do se pu­sie­ron an­te el ob­je­ti­vo de la cá­ma­ra. No ha­bía nin­gún guion pre­vio, «era to­do improvisación, no ha­bía pla­ni­fi­ca­ción más allá de la ilu­mi­na­ción que íba­mos a uti­li­zar. Es co­mo el al­qui­mis­ta que mez­cla y ob­tie­ne al­go que le sor­pren­de». A di­fe­ren­cia de su an­te­rior tra­ba­jo, In­fi­ni­to ca­du­co, en es­ta oca­sión, el ar­tis­ta op­tó por imá­ge­nes en blan­co y ne­gro. «El co­lor por sí ge­ne­ra bas­tan­te bie­nes­tar. Al su­pri­mir­lo, lo que que­da es la for­ma, el con­tra­pun­to de las lu­ces y las som­bras. Así, la idea de ca­da ima­gen es más con­cre­ta», afir­ma.

Aun­que es­te tra­ba­jo su­po­ne un cam­bio de rum­bo en su tra­yec­to­ria, De­nís Estévez no lo en­tien­de co­mo una rup­tu­ra con la an­te­rior, sino «un pun­to y se­gui­do. Lo im­por­tan­te es abrir puer­tas, no ce­rrar­las». Por eso, le ilu­sio­na cuan­do al­guien le di­ce que re­co­no­ce los ras­gos de sus an­te­rio­res obras en Ago­ra Ágo­ra. Por el mo­men­to, no sa­be to­da­vía el rum­bo de su pró­xi­mo pro­yec­to, si vol­ve­rá al pai­sa­je o se­gui­rá con el re­tra­to. ¿Se ha sen­ti­do có­mo­do en es­ta nue­va fa­ce­ta? «Sí. Lo que no me sien­to có­mo­do es con el re­tra­to que se ve aho­ra. Hoy en día ga­na la plas­ti­ci­dad y no la psi­co­lo­gía del re­tra­ta­do», afir­ma. Él en­tien­de que de­be pri­mar lo se­gun­do, aun­que en es­te úl­ti­mo tra­ba­jo rea­li­za­do no ha­ya si­do esa su in­ten­ción: «Aquí es­tán des­di­bu­ja­dos, no me in­tere­sa­ba la per­so­na, sino el ser».

SAN­DRA ALON­SO

De­nís Estévez mues­tra el re­sul­ta­do de su re­si­den­cia ar­tís­ti­ca en la Fun­da­ción Gra­nell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.