Ani­ma­les de com­pa­ñía

Ca­ta­lu­ña es­pa­ño­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

en es­tos días tris­tes en que la he­ri­da del se­pa­ra­tis­mo san­gra más que nun­ca (y, si se cie­rra, se­rá en fal­so), mu­cha gen­te pien­sa que, pa­ra res­tau­rar la uni­dad de España, bas­ta con in­vo­car la Cons­ti­tu­ción de 1978, que ha da­do alas al mal que se pre­ten­de com­ba­tir. Es­tas in­vo­ca­cio­nes a la Cons­ti­tu­ción me re­cuer­dan las chan­zas que le di­ri­ge el cie­go al La­za­ri­llo, mien­tras le apli­ca vino en las he­ri­das que él mis­mo le ha cau­sa­do, des­ca­la­brán­do­lo con una ja­rra de vino: «¿Qué te pa­re­ce, Lá­za­ro? Lo que te en­fer­mó te sa­na y da sa­lud». Es cier­to que que­rer sa­nar­nos con lo que an­tes nos ha en­fer­ma­do es error muy pro­pio de nues­tra épo­ca pe­tu­lan­te. Pe­ro la per­se­ve­ran­cia en el error só­lo aca­rrea más do­lor y que­bran­to. La Cons­ti­tu­ción del 78 ins­tau­ró una uni­dad ar­ti­fi­cial (una «li­ga apa­ren­te», que di­ría Una­muno) en na­da pa­re­ci­da a la uni­dad his­tó­ri­ca de España, que am­pa­ra­ba la más es­plén­di­da va­rie­dad de tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les e ins­ti­tu­cio­nes ju­rí­di­cas (que el rey es­pa­ñol te­nía que ju­rar, a cam­bio de conseguir la leal­tad de ca­da pue­blo); y la ar­ga­ma­sa que man­te­nía cohe­sio­na­da tan­ta va­rie­dad era la uni­dad de creen­cias, que fa­vo­re­cía la crea­ción na­tu­ral de la­zos de rai­gam­bre. Con­tra es­ta uni­dad his­tó­ri­ca se al­zó en el si­glo XIX una uto­pía ar­bi­tris­ta que qui­so ha­cer ta­bla ra­sa de tan es­plén­di­da va­rie­dad, ins­tau­ran­do un ré­gi­men ad­mi­nis­tra­ti­vo ho­mo­gé­neo, or­ga­ni­za­do de arri­ba aba­jo. Es­ta uto­pía ar­bi­tris­ta des­tru­yó nues­tra uni­dad his­tó­ri­ca, que se fun­da­ba so­bre las di­fe­ren­cias y se ha­bía cons­trui­do de aba­jo arri­ba; pues ca­da mar­ca, se­ño­río, con­da­do, prin­ci­pa­do o reino se ha­bía in­cor­po­ra­do al pro­yec­to co­lec­ti­vo en con­di­cio­nes dis­tin­tas. Y, no con­ten­ta con des­aten­der la na­tu­ra­le­za de la uni­dad es­pa­ño­la, es­ta uto­pía ar­bi­tris­ta rom­pió la uni­dad de creen­cias que nos ha­bía ser­vi­do de amal­ga­ma y se­pa­ró a los es­pa­ño­les por abis­mos de ideas con­tra­dic­to­rias y ríos de odio. Así na­cie­ron los se­pa­ra­tis­mos, que son la res­pues­ta na­tu­ral a es­te ar­bi­trio; y que, en pu­ri­dad, no son sino ré­pli­cas en mi­nia­tu­ra de su de­li­rio, re­gur­gi­ta­cio­nes sen­ti­men­ta­les de las qui­me­ras con­trac­tua­lis­tas que el li­be­ra­lis­mo ha­bía acu­ña­do (na­ción, so­be­ra­nía, et­cé­te­ra). Nues­tra Cons­ti­tu­ción del 78 pre­ten­dió mez­clar en su coc­te­le­ra am­bos di­sol­ven­tes: con­sa­gran­do, por un la­do, una uni­dad ar­ti­fi­cial de España que, a la vez que se aco­ge a la ta­bla ra­sa con­trac­tua­lis­ta, rom­pe la uni­dad de creen­cias; ins­tau­ran­do, por otro la­do, un ré­gi­men ad­mi­nis­tra­ti­vo au­to­nó­mi­co sin nin­gún fun­da­men­to his­tó­ri­co, con el solo pro­pó­si­to de ha­la­gar con un pla­ce­bo y so­bor­nar con ria­das de di­ne­ro a los se­pa­ra­tis­mos. ¿Al­guien pue­de creer se­ria­men­te que con es­tos mim­bres se pue­da lo­grar la uni­dad de España? Tal vez sean el pa­raí­so de la de­mo­gres­ca, que se ali­men­ta ex­ten­dien­do la ci­za­ña en­tre los pue­blos; tal vez sir­va pa­ra for­ta­le­cer a las dis­tin­tas fac­cio­nes po­lí­ti­cas, que con­vir­tien­do a sus adep­tos en je­ní­za­ros de tal o cual ideo­lo­gía se ase­gu­ran su al­ter­nan­cia en el po­der. Pe­ro no hay pa­tria que pue­da man­te­ner­se uni­da con ta­les in­gre­dien­tes ex­plo­si­vos. Una­muno nos aler­ta­ba sa­bia­men­te que só­lo la re­li­gión do­ta de un «es­pí­ri­tu co­mún» a los pue­blos; y que to­da uni­dad que no ten­ga co­mo ar­ga­ma­sa la re­li­gión es «la li­ga apa­ren­te de la aglo­me­ra­ción». Es­ta li­ga apa­ren­te de la aglo­me­ra­ción se ha sos­te­ni­do con so­bor­nos eco­nó­mi­cos que han lle­na­do los bol­si­llos de una oli­gar­quía po­lí­ti­ca co­rrup­ta; pe­ro, a la vez que se sos­te­nía es­ta li­ga apa­ren­te, se ero­sio­na­ba lo que Una­muno lla­ma­ba «la pa­tria del es­pí­ri­tu», que no se cons­tru­ye con ce­sio­nes de com­pe­ten­cias ni con cam­ba­la­ches po­li­ti­qui­llos, sino con la­zos de rai­gam­bre ver­da­de­ros, con amo­res y do­lo­res com­par­ti­dos. Es­ta pa­tria del es­pí­ri­tu fue la que alen­tó al ejér­ci­to catalán que, des­de la Mar­ca His­pá­ni­ca, co­la­bo­ró en el pro­yec­to co­mún de la Re­con­quis­ta; es­ta pa­tria del es­pí­ri­tu fue la que ins­pi­ró a los ca­ta­la­nes su he­roi­ca re­sis­ten­cia en el si­tio de Ge­ro­na y sus ha­za­ñas en el Bruch, hi­tos fun­da­men­ta­les en la de­rro­ta del in­va­sor fran­cés. Y es que los ca­ta­la­nes siem­pre fue­ron un pue­blo ex­tra­or­di­na­ria­men­te ague­rri­do. Lo fue­ron mien­tras de­fen­die­ron la pa­tria del es­pí­ri­tu a la

Que­rer sa­nar­nos con lo que an­tes nos ha en­fer­ma­do es error muy pro­pio de nues­tra épo­ca pe­tu­lan­te

Qque se re­fe­ría Una­muno; y lo fue­ron tam­bién cuan­do, des­trui­da esa pa­tria del es­pí­ri­tu por los ar­bi­tris­tas, se em­pe­za­ron a ba­ñar en los ríos del odio. Quie­nes pien­san que las tur­bu­len­cias eco­nó­mi­cas y el mie­do a que­dar­se ‘fue­ra de Eu­ro­pa’ achan­ta­rán a los ca­ta­la­nes no co­no­cen a es­te pue­blo (al que con­fun­den con sus oli­gar­quías co­rrup­tas). No ha­brá una Ca­ta­lu­ña es­pa­ño­la mien­tras no se res­ta­blez­ca nues­tra uni­dad his­tó­ri­ca. To­do lo de­más es que­rer sa­nar usan­do co­mo re­me­dio lo que an­tes nos ha en­fer­ma­do. O sea, pu­ro ci­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.