Ani­ma­les de com­pa­ñía

An­ti­na­ta­lis­tas (I)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Manuel de Prada

ace al­gu­nas se­ma­nas, Ire­ne Her­nán­dez Ve­las­co un ex­ce­len­te re­por­ta­je en el dia­rio El Mun­do en el que en­tre­vis­ta­ba a va­rios an­ti­na­ta­lis­tas mi­li­tan­tes que se han es­te­ri­li­za­do, pa­ra evi­tar te­ner des­cen­den­cia, con­ven­ci­dos de que la pro­crea­ción es la ma­yor de las ca­la­mi­da­des. A di­fe­ren­cia de los ha­bi­tan­tes de Uq­bar, aque­lla geo­gra­fía bor­gia­na, es­tos an­ti­na­ta­lis­tas no abo­mi­nan de la có­pu­la «por­que mul­ti­pli­ca el número de los hom­bres». Se con­for­man con abo­mi­nar de la pro­crea­ción, por­que son adep­tos de esa re­li­gión eró­ti­ca avi­zo­ra­da por Ches­ter­ton que, «a la vez que exal­ta la lu­ju­ria, prohí­be la fe­cun­di­dad». Sus adep­tos más in­te­gris­tas y fu­ri­bun­dos. Se tra­ta, evi­den­te­men­te, de una re­li­gión nihi­lis­ta. No só­lo por en­mas­ca­rar su odio al gé­ne­ro hu­mano pre­ten­dien­do que la vi­da ca­re­ce de va­lor in­trín­se­co; sino tam­bién por pos­tu­lar bur­dos so­fis­mas que de­la­tan un de­te­rio­ro de la ra­zón las­ti­mo­so (pe­ro muy ca­rac­te­rís­ti­co de nues­tra épo­ca). Los an­ti­na­ta­lis­tas del re­por­ta­je re­pi­ten co­mo dis­cos ra­ya­dos que «la vi­da es sufrimiento»; y que, por lo tan­to, al no traer nue­vas per­so­nas al mun­do es­tán ac­tuan­do be­né­fi­ca­men­te, pues les es­tán aho­rran­do do­lor. Pe­ro si fue­se ver­dad que la vi­da es sufrimiento es­tos an­ti­na­ta­lis­tas em­pe­za­rían por sui­ci­dar­se, pues na­die ama más al pró­ji­mo que a sí mis­mo. Así, sui­ci­dán­do­se, no só­lo evi­ta­rían el sufrimiento de su hi­po­té­ti­ca des­cen­den­cia, sino tam­bién el pro­pio, mu­cho me­nos hi­po­té­ti­co (pues se su­po­ne que, al afir­mar que la vi­da es sufrimiento, se fun­dan en su pro­pia ex­pe­rien­cia). Pe­ro acep­te­mos que, aun­que es­tos an­ti­na­ta­lis­tas su­fren una bar­ba­ri­dad, no tie­nen va­lor pa­ra sui­ci­dar­se, por­que les ma­rea la san­gre o no les gus­ta el sa­bor del cia­nu­ro. ¿Por qué no imi­tan en­ton­ces a los ha­bi­tan­tes de Uq­bar y re­nie­gan de la có­pu­la? Si la vi­da es sufrimiento, la có­pu­la de­be ser al me­nos tan do­lo­ro­sa co­mo un có­li­co mi­se­re­re, pues se tra­ta de una de las ex­pe­rien­cias vi­ta­les más in­ten­sas. ¿Por qué es­tos an­ti­na­ta­lis­tas no abra­zan ra­di­cal­men­te su cau­sa, re­nun­cian­do a la vez a la fe­cun­di­dad y a la lu­ju­ria? De es­te mo­do, apar­te de no pro­crear, mi­ti­ga­rían el sufrimiento de su exis­ten­cia, pues la ha­rían me­nos so­bre­sal­ta­da, más es­toi­ca e im­pa­si­ble (y ya se sa­be que quien no sien­te no pa­de­ce). Abo­mi­nar del coi­to se­ría una ac­ti­tud an­ti­na­ta­lis­ta mu­cho más cohe­ren­te y ca­bal que li­gar­se las trom­pas o ha­cer­se la va­sec­to­mía. En reali­dad, es­tos an­ti­na­ta­lis­tas sa­ben per­fec­ta­men­te que la vi­da es­tá en­tre­ve­ra­da de go­ces a los que se afe­rran co­mo la­pas; lo que pre­ten­den es pres­cin­dir, pre­ci­sa­men­te, del en­tre­ve­ro. Quie­ren go­zar sin do­ler­se, quie­ren la ri­sa sin el llan­to, quie­ren dis­fru­tar de los pla­ce­res de la vi­da y ex­pul­sar los sin­sa­bo­res. No só­lo los do­lo­res del par­to, sino tam­bién los sa­cri­fi­cios que exi­ge la crian­za de un hi­jo, a me­nu­do tan gi­gan­tes­cos co­mo las ale­grías que brin­da; pe­ro, con tal de evi­tar los sa­cri­fi­cios, es­tán dis­pues­tos a pres­cin­dir de las ale­grías (que, por otro la­do, es­pe­ran sus­ti­tuir con las ale­grías su­ce­dá­neas que les dis­pen­sen sus mas­co­tas). Y dis­fra­zan su egoís­mo de fi­lan­tro­pía y su es­cla­vi­tud de generosidad, se­gún esa in­ver­sión de las ca­te­go­rías que tan­to gus­ta a nues­tra épo­ca. No con­ten­tos con ello, lan­zan ade­más un re­pro­che so­bre quie­nes osan pro­crear: «Te­ner un hi­jo es un ac­to egoís­ta que res­pon­de só­lo a los in­tere­ses de los pro­ge­ni­to­res», afir­man sin re­bo­zo. Pe­ro, su­po­nien­do ab­sur­da­men­te que te­ner un hi­jo fue­se una cues­tión de me­ro ‘in­te­rés’, lo cier­to es que ‘in­tere­sa­ría’ a mu­cha más gen­te que a sus pro­ge­ni­to­res. In­tere­sa­ría, por ejem­plo, a los pro­pios an­ti­na­ta­lis­tas, que (pues­to que no se sui­ci­dan ni a ti­ros) al­gún día que­rrán co­brar una pen­sión que esos hi­jos na­ci­dos de un ‘ac­to egoís­ta’ les su­fra­ga­rán. Tam­bién, por cier­to, les pue­de ‘in­tere­sar’ a es­tos an­ti­na­ta­lis­tas tan afe­rra­dos a la vi­da que, lle­ga­dos a la se­nec­tud, al­guien les lim­pie el cu­lo, allá en la re­si­den­cia de an­cia­nos que po­drán pa­gar más fá­cil­men­te que esos pro­ge­ni­to­res que tu­vie­ron que em­plear sus aho­rros en la crian­za de sus hi­jos. Y quien en­ton­ces les lim­pie el cu­lo se­rá hi­jo de al­guno de esos pro­ge­ni­to­res que co­me­tie­ron el ‘ac­to egoís­ta’ de con­ce­bir­lo, pa­rir­lo y criar­lo. Te­ner un hi­jo no es un ac­to in­tere­sa­do, sino más bien –con­si­de­ran­do el cli­ma ad­ver­so– un ac­to de generosidad ex­tre­ma. Y es tam­bién, co­mo nos en­se­ña­ba Ches­ter­ton, «el signo de la li­ber­tad per­so­nal» más he­roi­co que un hom­bre y una mu­jer pue­den rea­li­zar,

Si fue­se ver­dad que la vi­da es sufrimiento es­tos an­ti­na­ta­lis­tas em­pe­za­rían por sui­ci­dar­se, pues na­die ama más al pró­ji­mo que a sí mis­mo

Qen me­dio de una sociedad ca­pi­ta­lis­ta. Pe­ro, ¡oh sor­pre­sa!, re­sul­ta que es­tos an­ti­na­ta­lis­tas tam­bién jus­ti­fi­can su re­li­gión eró­ti­ca afir­man­do que «vi­vi­mos ba­jo un ca­pi­ta­lis­mo te­rri­ble y des­pia­da­do y te­ner un hi­jo sig­ni­fi­ca dar­le un nue­vo es­cla­vo al sis­te­ma». Des­mon­ta­re­mos es­te ri­dícu­lo so­fis­ma en una en­tre­ga pró­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.