En­tre­vis­ta.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR IXONE DÍAZ LAN­DA­LU­CE / FO­TO­GRA­FÍA: CAR­LOS CA­RRIÓN

In­ves­ti­ga­dor pio­ne­ro, ami­go del Rey emé­ri­to y uno de los ma­yo­res ex­per­tos en im­plan­to­lo­gía den­tal del mun­do, Eduardo Ani­tua nos re­ci­be en su clí­ni­ca de Vi­to­ria.

Es den­tis­ta, pe­ro no un den­tis­ta cual­quie­ra. Es uno de los ma­yo­res ex­per­tos en im­plan­to­lo­gía del mun­do y, ade­más, un in­ves­ti­ga­dor pio­ne­ro. Des­cu­brió en su clí­ni­ca de Vi­to­ria un plas­ma que lo mis­mo le arre­gla la bo­ca a Bis­bal que le re­ge­ne­ra la ro­di­lla de Na­dal. Ani­tua, sim­pá­ti­co y sin mie­do a la po­lé­mi­ca, de­fien­de con igual ro­tun­di­dad el cos­te de los tra­ta­mien­tos odon­to­ló­gi­cos que a su ami­go el Rey emé­ri­to.

Sue­na un 'jazz' ale­gre y ar­mo­nio­so de fon­do mien­tras Eduardo Ani­tua co­lo­ca un im­plan­te a un pa­cien­te se­da­do y tum­ba­do so­bre la ca­mi­lla del qui­ró­fano. En una pla­ca de Pe­tri es­pe­ra una sus­tan­cia ama­ri­llen­ta de tex­tu­ra ge­la­ti­no­sa. Es el plas­ma ri­co en fac­to­res de cre­ci­mien­to que, pre­via­men­te, el equipo mé­di­co ha ob­te­ni­do de la san­gre del pro­pio pa­cien­te y que ayu­da­rá a re­ge­ne­rar los te­ji­dos de su ca­vi­dad oral des­pués del im­plan­te. Es­te fár­ma­co au­tó­lo­go es la jo­ya de la co­ro­na de BTI, la em­pre­sa de bio­tec­no­lo­gía que el doc­tor Ani­tua fun­dó en 1999 en su ciu­dad: Vi­to­ria. Mien­tras eso ocu­rre en la pri­me­ra plan­ta, en la ter­ce­ra del mis­mo edi­fi­cio se im­par­te for­ma­ción. Más de dos mil pro­fe­sio­na­les de to­do el mun­do pa­san por allí ca­da año pa­ra apren­der. Mi­tad clí­ni­ca den­tal, mi­tad cen­tro de in­ves­ti­ga­ción, BTI apli­ca lo que se co­no­ce co­mo 'me­di­ci­na trans­la­cio­nal'. Se re­fie­re a un equipo de in­ves­ti­ga­ción con es­pe­cia­lis­tas en va­rias dis­ci­pli­nas, des­de der­ma­tó­lo­gos y bio­tec­nó­lo­gos a in­ge­nie­ros de su­per­fi­cies o in­for­má­ti­cos, que desa­rro­llan en­sa­yos clí­ni­cos y, en úl­ti­mo tér­mino, fár­ma­cos. «Que una idea naz­ca en la clí­ni­ca, va­ya al la­bo­ra­to­rio, allí se bus­que una res­pues­ta, vuel­va a la clí­ni­ca y con­si­ga­mos im­ple­men­tar esa res­pues­ta en el pa­cien­te es a lo que nos de­di­ca­mos. Ca­da año desarrollamos va­rias pa­ten­tes», ex­pli­ca. Aho­ra mis­mo tie­nen 53 y por ter­cer año con­se­cu­ti­vo BTI es la em­pre­sa bio­tec­no­ló­gi­ca con ma­yor pro­duc­ción cien­tí­fi­ca de Es­pa­ña. Y no se li­mi­tan a la me­di­ci­na oral. In­ves­ti­gan en áreas co­mo la der­ma­to­lo­gía, la of­tal­mo­lo­gía y has­ta los tras­tor­nos del sue­ño. Ade­más, el in­ves­ti­ga­dor se ha he­cho fa­mo­so por ser el den­tis­ta de ca­be­ce­ra de mu­chos per­so­na­jes fa­mo­sos. Por su con­sul­ta pa­san em­pre­sa­rios del IBEX, de­por­tis­tas de éli­te, ex­mi­nis­tros, ac­to­res, can­tan­tes y… reyes.

Xl­se­ma­nal. Cu­rio­sa­men­te, iba us­ted pa­ra de­por­tis­ta. ¿Qué pa­só?

Eduardo Ani­tua. Es­ta­ba en el equipo na­cio­nal de es­quí náu­ti­co, com­pe­tía en es­quí al­pino, ha­cía ve­la… Pe­ro mi pa­dre me di­jo que es­tu­dia­ra una ca­rre­ra y que no con­vir­tie­ra mi hobby en mi pro­fe­sión. Al fi­nal, mi pro­fe­sión se ha con­ver­ti­do en mi hobby.

XL. Es­tu­dió Me­di­ci­na, se es­pe­cia­li­zó en ci­ru­gía ma­xi­lo­fa­cial y más tar­de en im­plan­to­lo­gía, y lue­go se de­di­có a la in­ves­ti­ga­ción. ¿Qué pre­gun­ta no le de­ja­ba dor­mir a us­ted por las no­ches? E.A. ¿Por qué cuan­do a un pa­cien­te se le ex­trae una mue­la se le re­ge­ne­ra el hue­so, la en­cía, el pe­rios­tio? ¿Quién es el res­pon­sa­ble? ¿Por qué unos pa­cien­tes re­ge­ne­ran bien y otros no? Y la res­pues­ta

"En Es­pa­ña no se pro­te­ge la in­no­va­ción. En Es­ta­dos Uni­dos lo ha­cen con to­da su ar­ti­lle­ría. Si vio­las una pa­ten­te, esa no­che duer­mes en Al­ca­traz"

era la san­gre. En­ton­ces em­pe­cé a in­ves­ti­gar qué com­po­nen­tes desem­pe­ñan un pa­pel esen­cial en la re­ge­ne­ra­ción, co­mo las pla­que­tas y la es­truc­tu­ra de fi­bri­na, y cuá­les no, co­mo los gló­bu­los ro­jos y los blan­cos. Na­die ha­bía con­se­gui­do desa­rro­llar un me­di­ca­men­to au­tó­lo­go, desa­rro­lla­do a par­tir de la san­gre del pro­pio pa­cien­te. XL. El plas­ma ri­co en fac­to­res de cre­ci­mien­to. ¿Qué es exac­ta­men­te? E.A. Con­sis­te en se­lec­cio­nar los com­po­nen­tes san­guí­neos que tie­nen un pa­pel vi­tal en la re­ge­ne­ra­ción, con­cen­trar­los en la dosis idó­nea y apli­car­los de ma­ne­ra ade­cua­da. XL. ¿Pa­ra qué se pue­de uti­li­zar el plas­ma? E.A. Cuan­do vi los re­sul­ta­dos que te­nía­mos en ci­ru­gía oral, tu­ve la in­tui­ción de que de­bía­mos apli­car­lo en otras áreas. Lue­go, em­pe­za­mos a uti­li­zar­lo en or­to­pe­dia y me­di­ci­na de­por­ti­va, jun­to con el trau­ma­tó­lo­go Mi­kel Sán­chez. Se­gui­mos re­ge­ne­ran­do la piel en le­sio­nes dia­bé­ti­cas, úl­ce­ras que no cu­ra­ban... Y he­mos desa­rro­lla­do un co­li­rio pa­ra le­sio­nes de la cór­nea, co­mo el ojo se­co. Tam­bién se uti­li­za en ci­ru­gía of­tal­mo­ló­gi­ca, di­ges­ti­va, gi­ne­co­ló­gi­ca… Ayu­da a crear un entorno más ama­ble pa­ra que los te­ji­dos ci­ca­tri­cen o, me­jor aún, se re­ge­ne­ren. XL. En 2003 con­si­guie­ron la autorización de la Agen­cia del Me­di­ca­men­to. ¿Es ase­qui­ble un fár­ma­co de esas ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra la sa­ni­dad pú­bli­ca? E.A. Su cos­te no es su­pe­rior a 200 eu­ros. No so­lo es asu­mi­ble, sino que su cos­tee­fi­ca­cia es enor­me: re­cu­pe­ra­cio­nes más rá­pi­das, me­nos días de ba­ja y hos­pi­ta­li­za­ción, me­nos dosis de anal­gé­si­cos y an­ti­bió­ti­cos… Ya se uti­li­za en al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. XL. ¿Aca­ba­rá sien­do una téc­ni­ca ru­ti­na­ria? E.A. Ya lo es en los qui­ró­fa­nos más avan­za­dos. En la sa­ni­dad pú­bli­ca aún hay tra­bas… Es­te país tie­ne un cán­cer ad­mi­nis­tra­ti­vo y aún no he­mos da­do con el tra­ta­mien­to. XL. Los de­por­tis­tas de éli­te son sus me­jo­res clien­tes. ¿Quié­nes uti­li­zan plas­ma? E.A. Lo que no hay son equi­pos de éli­te que no lo uti­li­cen. Por es­ta ca­sa han pa­sa­do los mé­di­cos de to­dos los equi­pos pro­fe­sio­na­les de Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá… XL. Tu­vie­ron que con­ven­cer a la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je. ¿Qué ocu­rrió? E.A. Qui­zá por al­gu­nos ca­sos del pa­sa­do, pen­sa­ron que co­mo ve­nía de Es­pa­ña, te­nía que ser do­pa­je. ¿Qué está pa­san­do en Es­pa­ña que los de­por­tis­tas se re­cu­pe­ran tan rá­pi­do? Ga­na­mos aque­lla ba­ta­lla y tu­vie­ron que ad­mi­tir su efi­ca­cia y su se­gu­ri­dad y re­co­no­cer que ha­bía si­do un gra­ve error con­fun­dir los fac­to­res de cre­ci­mien­to con el do­ping.

"Mu­chas de las no­ti­cias que se pu­bli­can so­bre don Juan Car­los son fal­sas. Es muy tris­te que en es­te país tra­te­mos tan mal a nues­tras ins­ti­tu­cio­nes"

XL. Di­ce que sus pa­ten­tes son vio­la­das sis­te­má­ti­ca­men­te. ¿Y la Jus­ti­cia no ac­túa? E.A. Sí, y a ve­ces in­clu­so por par­te de la sa­ni­dad pú­bli­ca. He­mos ga­na­do mu­chas de­nun­cias, pe­ro es tris­te que un la­bo­ra­to­rio ten­ga que de­di­car sus es­fuer­zos a que se res­pe­te su in­ves­ti­ga­ción. Ese es el tra­ba­jo de la Ad­mi­nis­tra­ción. Y en es­te país es una asig­na­tu­ra pen­dien­te. En Es­ta­dos Uni­dos pro­te­gen su in­no­va­ción con to­da su ar­ti­lle­ría. Si vio­las una pa­ten­te, esa no­che duer­mes en Al­ca­traz. XL. ¿Lo han ten­ta­do al­gu­na vez pa­ra ven­der sus pa­ten­tes? E.A. No sa­bes cuán­tas ve­ces… Pe­ro, en al­gu­na oca­sión, he pen­sa­do que lo ha­cían pa­ra me­ter­las en un ca­jón. Un fár­ma­co es mu­cho más ren­ta­ble pa­ra una gran far­ma­céu­ti­ca. XL. La sa­lud den­tal no for­ma par­te de la sa­ni­dad pú­bli­ca. ¿De­be­ría ser­lo? E.A. No. Si fue­ra gra­tis, la gen­te iría a la Se­gu­ri­dad So­cial a que le ce­pi­lla­ran los dien­tes. XL. Hom­bre… ¿us­ted cree? E.A. Es así. Está bien que es­té cu­bier­ta la odon­to­lo­gía in­fan­til, pe­ro to­do el mun­do tie­ne que ha­cer un es­fuer­zo. No po­de­mos te­ner una sa­ni­dad im­pa­ga­ble, y pro­ble­mas bu­ca­les tie­ne el cien por cien de la po­bla­ción. Por eso hay que ha­cer pe­da­go­gía e in­ver­tir en há­bi­tos sa­lu­da­bles: lim­piar­nos bien los dien­tes, dor­mir bien, ha­cer ejer­ci­cio… XL. Por cier­to, ¿por qué es tan cos­to­sa la sa­lud den­tal? E.A. Por­que se em­plea una ex­tra­or­di­na­ria tec­no­lo­gía, des­de el diag­nós­ti­co has­ta el qui­ró­fano. To­das esas clí­ni­cas low cost son mu­cho más ren­ta­bles. Por eso tie­nen fi­nan­cie­ros de­trás. Es más ren­ta­ble una ma­la odon­to­lo­gía que una bue­na. XL. Ra­fa Na­dal es uno de sus fie­les. ¿Có­mo es tra­tar a un mi­to del de­por­te co­mo él? E.A. Sus le­sio­nes mus­cu­la­res y ten­di­no­sas las tra­ta su equipo, con la ayu­da del doc­tor Mi­kel Sán­chez. Pe­ro su equipo mé­di­co ha pa­sa­do por aquí pa­ra apren­der y yo ha­ce años que le cui­do la bo­ca. No es que Ra­fa sea un icono,

es que to­da su fa­mi­lia lo es. He vi­vi­do mu­chas fi­na­les con ellos y na­die tie­ne el se­ño­río y la ele­gan­cia de Ra­fa. Ja­más tie­ne un mal ges­to. A un de­por­tis­ta se le ve la gran­de­za cuan­do pier­de y cuan­do está le­sio­na­do. XL. Por su con­sul­ta pa­san mu­chos vips. Por ejem­plo, David Bis­bal. E.A. Vie­ne gen­te que sa­le en el ¡Ho­la!, pe­ro tam­bién per­so­nas sen­ci­llas y anó­ni­mas, y el tra­to es el mis­mo con to­dos. Pe­ro sí, me en­can­ta ro­dear­me de gen­te in­te­li­gen­te y crea­ti­va. XL. Ha pro­ta­go­ni­za­do in­clu­so al­gún sketch con su ami­go Jo­sé Mo­ta. E.A. [Se ríe]. Aun­que mu­cha gen­te me con­si­de­ra una per­so­na muy se­ria, tam­bién soy ale­gre y di­ver­ti­do. Si yo te con­ta­ra… ¡Po­dría ha­ber ter­mi­na­do en al­gún To­rren­te! XL. Tam­bién tie­ne una es­tre­cha re­la­ción de amis­tad con el Rey emé­ri­to. ¿Có­mo co­nec­tan un den­tis­ta y un rey? ¿De qué ha­blan? E.A. En un prin­ci­pio, so­bre su sa­lud. Lue­go ter­mi­nas ha­blan­do de to­do. La ven­ta­ja de los mé­di­cos es que no nos re­la­cio­na­mos con car­gos, sino con per­so­nas. Y a par­tir de ahí pue­de sur­gir una re­la­ción de amis­tad. XL. Han com­par­ti­do me­sa y man­tel mu­chas ve­ces. ¿Me pue­de con­tar al­gu­na anéc­do­ta de esos via­jes que han com­par­ti­do? E.A. Cuan­do aún rei­na­ba, sus via­jes al País Vas­co eran ab­so­lu­ta­men­te dis­cre­tos. Na­die sa­bía que ve­nía a Vi­to­ria con cier­ta fre­cuen­cia. En uno de los via­jes fui­mos a San Se­bas­tián y su­bi­mos a Iguel­do. Él no ha­bía es­ta­do allí des­de ha­cía 50 años. Vi co­mo se le sal­ta­ban las lá­gri­mas mi­ran­do a la Con­cha. Sien­te un gran afec­to por el País Vas­co, por­que vi­vió en San Se­bas­tián y guar­da mu­chos re­cuer­dos. XL. ¿Y có­mo lo ve en es­ta nue­va eta­pa de su vi­da? E.A. Es una per­so­na que pue­de apor­tar mu­cho. He sen­ti­do el pri­vi­le­gio de te­ner mu­chas con­ver­sa­cio­nes pri­va­das con él y tie­ne una vi­sión de Es­ta­do que es­te país ne­ce­si­ta. Y creo que es­te país está en deu­da: son 40 años de de­di­ca­ción, 24 ho­ras al día, sie­te días a la se­ma­na. Es un tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­ria­men­te in­gra­to. A la vis­ta está… En es­te país, el ejer­ci­cio de la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca es in­gra­to pa­ra el rey, pa­ra el pre­si­den­te del Go­bierno, pa­ra los mi­nis­tros y pa­ra el al­cal­de del úl­ti­mo pue­blo. XL. Se di­ría que sien­te cier­to ins­tin­to de pro­tec­ción ha­cia él… ¿Es así? E.A. Lo que ten­go es la con­vic­ción de que al­gu­nos me­dios lo han tra­ta­do muy mal. Mu­chas de las no­ti­cias son fal­sas. Pe­ro es aque­llo de «di­fa­ma que al­go que­da»… Es tris­te que en es­te país tra­te­mos tan mal a nues­tras ins­ti­tu­cio­nes. Es una fal­ta de cul­tu­ra po­lí­ti­ca y una fal­ta de vi­sión de Es­ta­do. XL. ¿Pa­ra ha­cer cien­cia es me­jor im­pli­car­se en po­lí­ti­ca o que­dar­se al mar­gen? E.A. Hay quien lo ha he­cho y le ha ido muy bien; yo, en cam­bio, nun­ca he te­ni­do nin­gu­na vin­cu­la­ción po­lí­ti­ca. Pe­ro sí creo que es­te país ha he­cho una gran tran­si­ción. Y no era na­da fá­cil. Me sor­pren­de que al­gu­nos se em­pe­ñen en mi­rar siem­pre atrás. Via­jo bas­tan­te y, ca­da vez que lle­go a Es­pa­ña, pien­so: «¡Qué gran país te­ne­mos!». Hay mu­chas más co­sas que nos unen de las que nos se­pa­ran. Quie­nes se sien­ten más que los de­más tie­nen un dé­fi­cit de hu­mil­dad agudo y gra­ve. Mu­chos de esos 'is­mos' se cu­ran via­jan­do. XL. Ha­ce no tan­to, ese no era un dis­cur­so fá­cil de ha­cer en el País Vas­co… E.A. Yo he su­fri­do lo mis­mo que cual­quier ciu­da­dano del País Vas­co es­tos úl­ti­mos 40 años... A mí me ex­plo­tó la bom­ba que ma­tó a Fer­nan­do Bue­sa. Es­ta­ba a 15 me­tros, mi co­che pa­só de­lan­te de él tres o cua­tro se­gun­dos an­tes de que es­ta­lla­ra. Tu­ve un ede­ma ce­re­bral de­bi­do a la on­da ex­pan­si­va y es­tu­ve to­tal­men­te KO du­ran­te va­rios días. XL. ¿Y có­mo ha vi­vi­do el fin de ETA? E.A. Con la sa­tis­fac­ción del fin de la sin­ra­zón. Yo he llo­ra­do mu­cho... En es­te país se ha ge­ne­ra­do un odio inú­til. Y quie­nes lo cau­sa­ron no so­lo es­ta­ban pro­fun­da­men­te equi­vo­ca­dos, sino que hi­cie­ron un da­ño irre­pa­ra­ble. Te­ne­mos que ase­gu­rar­nos de que no vuel­va a su­ce­der en nin­gún lu­gar del mun­do. Aquí lo he­mos vi­vi­do y ha si­do te­rri­ble…

"Yo es­ta­ba a 15 me­tros de la bom­ba de ETA que ma­tó a Fer­nan­do Bue­sa. Es­tu­ve KO va­rios días. Al­go así no pue­de vol­ver a su­ce­der. Yo he llo­ra­do mu­cho..." "Con los fa­mo­sos em­pie­zas ha­blan­do de sa­lud y ter­mi­nas ha­blan­do de to­do. Si yo te con­ta­ra... ¡Po­dría ha­ber ter­mi­na­do en al­gún 'To­rren­te'!"

LA ES­TRE­LLA Ra­fa Na­dal se tra­tó su ro­di­lla en Vi­to­ria con el plas­ma del trau­ma­tó­lo­go Mi­kel San­chez, co­la­bo­ra­dor de Ani­tua, y le dio fa­ma mun­dial.

COOR­DI­NA­DOS Bis­bal tam­bién lo vi­si­ta en su con­sul­ta, y has­ta pa­seó en bi­ci con él. Lo col­gó en Twit­ter.

Ani­tua con don Juan Car­los y la in­fan­ta Ele­na en la pla­za de to­ros Vis­ta Ale­gre de Bil­bao en el ve­rano de 2016. Lo tra­ta co­mo mé­di­co des­de ha­ce años. AMIS­TAD REAL

Dos mues­tras de plas­ma en­ri­que­ci­do con fac­to­res de cre­ci­mien­to lis­tos pa­ra apli­car. Aba­jo, Ani­tua en el qui­ró­fano. EL PLAS­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.