Aquí no hay pla­ya

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉ COSAS! - FER­NAN­DA TABARÉS DI­REC­TO­RA DE V TE­LE­VI­SIÓN

El 27 de sep­tiem­bre del año 1887 na­cía en Pa­rís Ale­xan­dre Jean Pa­tou. Hi­jo del due­ño de una cur­ti­du­ría, con los años se con­ver­ti­ría en uno de los gran­des re­fe­ren­tes del di­se­ño en un país que mar­ca­ba las pau­tas del es­ti­lo mun­dial. La his­to­ria ha si­do más ge­ne­ro­sa con su con­tem­po­rá­nea Co­co Cha­nel, pe­ro lo cier­to es que Pa­tou en­ten­dió an­tes que na­die que la nue­va so­cie­dad que alum­bró el pe­río­do de en­tre­gue­rras ne­ce­si­ta­ba otros re­fe­ren­tes es­té­ti­cos. Uno de sus gran­des acier­tos fue ves­tir a una mu­jer que em­pe­za­ba a li­be­rar­se y que re­cla­ma­ba in­de­pen­den­cia y ac­ti­vi­dad. Di­se­ñó pa­ra ella cha­que­tas de pun­to, sin man­gas, adap­tó el ro­pe­ro masculino, las li­be­ró de cor­sés y sa­yas has­ta el to­bi­llo, les pre­sen­tó las pri­me­ras fal­das por la ro­di­lla y las vis­tió con los pri­me­ros tra­jes de ba­ño elás­ti­cos. La cla­se al­ta eu­ro­pea em­pe­za­ba a ocu­par las pla­yas co­mo lu­gar de es­par­ci­mien­to e in­ter­cam­bio so­cial.

Pa­tou pa­sa por ser tam­bién el pri­mer di­se­ña­dor de ro­pa de­por­ti­va. Su ins­pi­ra­do­ra fue la es­tre­lla del tenis Su­zan­ne Len­glen, en quien el crea­dor per­so­ni­fi­có a la nue­va mu­jer. En 1921, la de­por­tis­ta apa­re­ció en el tor­neo de Wim­ble­don con una fal­da blan­ca pli­sa­da por la ro­di­lla que vo­la­ba cuan­do la te­nis­ta se mo­vía; un sué­ter blan­co de pun­to y una ban­da na­ran­ja en la ca­be­za. Vis­to con los ojos del pre­sen­te, una apues­ta con­ven­cio­nal; en aquel mo­men­to, un atre­vi­mien­to que en­se­gui­da in­tere­só a las se­ño­ras que con­vir­tie­ron en un re­fe­ren­te la pri­me­ra bou­ti­que de ro­pa de­por­ti­va del mundo bau­ti­za­da con el nom­bre de «Le Coin des sports». «La si­lue­ta de­por­ti­va es el chic ab­so­lu­to», afir­ma­ba Pa­tou, un dandy que pro­cla­ma­ba que «un ca­ba­lle­ro no de­be te­ner menos de ochen­ta tra­jes». En el año 1927, el ge­nio lan­zó la pri­me­ra cre­ma so­lar del mundo. Le lla­mó acei­te de Cal­dea. El un­güen­to, de aro­ma em­bria­ga­dor, inau­gu­ró la cos­mé­ti­ca so­lar que hoy mue­ve mi­les de mi­llo­nes en el mundo.

Ob­ser­van­do la ima­gen que acom­pa­ña es­ta pá­gi­na, re­sul­ta asom­bro­so el ta­len­to y la ca­pa­ci­dad vi­sio­na­ria que mos­tró Jean Pa­tou en un mundo tan di­fe­ren­te al nues­tro. En­ton­ces eran pe­que­ñas pan­di­llas de ri­cos los que op­ta­ban por aque­llos pri­me­ros es­car­ceos so­la­res; hoy, cuan­do el sol aprie­ta mi­les de per­so­nas de­ci­den ubi­car­se a mi­lí­me­tros de otros con­gé­ne­res so­bre la are­na de una pla­ya co­mo Sa­mil.

Ese im­pul­so gre­ga­rio no de­ja de ser des­con­cer­tan­te en un país co­mo Ga­li­cia con 1.500 ki­ló­me­tros de cos­ta y al­gu­nas de las me­jo­res pla­yas del mundo. Por qué una ou­ren­sa­na sien­te el es­tí­mu­lo de car­gar a la fa­mi­lia en el uti­li­ta­rio y chan­tar la som­bri­lla en un hor­mi­gue­ro de se­res hu­ma­nos cuan­do a es­ca­sos mi­nu­tos po­dría es­co­ger un des­tino más li­be­ra­do es un mis­te­rio que los an­tro­pó­lo­gos de­be­rían des­en­tra­ñar. Esa pre­dis­po­si­ción a la mul­ti­tud que pre­sen­tan tan­tos con­gé­ne­res ves­ti­dos con te­las mi­nús­cu­las y za­pa­tea­dos al sol, vuel­ta y vuel­ta. Un ob­ser­va­dor im­par­cial, allen­de las es­tre­llas, con­clui­ría con fa­ci­li­dad que so­mos de­fi­ni­ti­va­men­te una es­pe­cie di­fí­cil de en­ten­der.

FO­TO: XOÁN CAR­LOS GIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.