Pol­vo eres

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉ COSAS! - DI­REC­TO­RA DE V TE­LE­VI­SIÓN FER­NAN­DA TABARÉS

De­fi­ni­ti­va­men­te quie­ro que me in­ci­ne­ren. La con­fe­sión la pro­fe­ría ha­ce unos días un ami­go que vol­vió acon­go­ja­do de un en­tie­rro en un pe­que­ño ce­men­te­rio de Ga­li­cia. La grúa su­bien­do el fé­re­tro al ni­cho, la grúa que se en­cas­qui­lla, el fon­ta­ne­ro que apa­ña el ce­men­to y los pre­sen­tes con la an­gus­tia de que el equi­li­brio ines­ta­ble de to­do aquel tin­gla­do aca­ba­ría su­cum­bien­do a la ley de la gra­ve­dad y pro­vo­can­do un es­tro­pi­cio... Re­cuer­do la sen­ten­cia de mi ami­go cuan­do un te­le­ti­po de Efe avan­za la de­ci­sión del Va­ti­cano de prohi­bir que se aven­ten las ce­ni­zas de los muer­tos, que se res­guar­den en el sa­lón o que se con­vier­tan en un ani­llo pa­ra to­da la eter­ni­dad.

En el cen­tro de Ro­ma, exac­ta­men­te en Via Ve­net­to, se en­cuen­tra la igle­sia de San­ta Ma­ría de la Con­cep­ción (en la ima­gen). En su crip­ta, una ins­crip­ción sa­lu­da al vi­si­tan­te: «Aque­llo que vo­so­tros sois, no­so­tros éra­mos; aque­llo que no­so­tros so­mos, vo­so­tros se­réis». La ape­la­ción pre­ce­de a un es­pe­luz­nan­te osa­rio or­ga­ni­za­do con los res­tos de cua­tro mil mon­jes ca­pu­chi­nos cu­yos es­que­le­tos han si­do con­ver­ti­dos en una ma­ca­bra de­co­ra­ción que aba­rro­ta ca­da una de las sa­las de un es­pa­cio del que aca­bas hu­yen­do por muy cien­tí­fi­ca que sea tu ca­pa­ci­dad de ra­zo­nar y muy es­cép­ti­co, tu es­pí­ri­tu. Es uno de los ejem­plos más bi­za­rros de ese gus­to por lo té­tri­co que tan­tas ve­ces ma­ni­fies­ta la Igle­sia, que ben­di­ce y ali­men­ta el cul­to a ex­tra­ñas re­li­quias a las que con­ce­de po­de­res so­bre­na­tu­ra­les y ca­pa­ci­dad de in­ter­me­dia­ción en­tre lo te­rre­nal y lo so­bre­na­tu­ral. La crip­ta de los ca­pu­chi­nos es un cho­can­te fes­ti­val de ca­la­ve­ras, fé­mu­res, vér­te­bras y cos­ti­lla­res humanos que aca­ba es­pe­san­do la at­mós­fe­ra y obli­gan­do al vi­si­tan­te a ace­le­rar el pa­so y aban­do­nar cuan­to an­tes un lu­gar ex­tra­ño que la Igle­sia ex­hi­be con or­gu­llo a pe­sar de que, per­dó­nen­me, es in­quie­tan­te y des­agra­da­ble. ¿Se ima­gi­nan al­go así, un po­ta­je in­men­so de res­tos humanos co­lo­ca­dos con un pri­mor pa­to­ló­gi­co, pre­sen­ta­do al mar­gen de la nor­ma­li­dad que es­ta ins­ti­tu­ción pre­ten­de dar­le tan­tas ve­ces a lo inex­pli­ca­ble?

Los cua­tro mil ca­dá­ve­res de los mon­jes ca­pu­chi­nos, que por mo­men­tos evo­can las fo­tos de los cam­pos na­zis o los fo­sos de los je­me­res ro­jos, re­ci­ben si­len­cio­sos en el cen­tro de Ro­ma el día que el Va­ti­cano prohí­be a sus fie­les aven­tar las ce­ni­zas de sus muer­tos. Te­me que es­ta nue­va cul­tu­ra de la des­pe­di­da que se ha ins­ta­la­do al ge­ne­ra­li­zar­se la in­ci­ne­ra­ción se con­fun­da con evo­ca­cio­nes «pan­teís­tas, na­tu­ra­lis­tas o nihi­lis­tas». Un nue­vo freno a la evo­lu­ción de las cos­tum­bres que la Igle­sia re­suel­ve obli­gan­do a sus se­gui­do­res a se­guir en los ce­men­te­rios. Si esos fie­les tie­nen di­ne­ro pa­ra pa­gar el ni­cho no es ob­je­to de con­si­de­ra­ción en es­ta úl­ti­ma ins­truc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.