Ellos vi­ven en las nu­bes

ES­TO ES TO­CAR EL CIE­LO Pue­den de­cir­lo quie­nes es­tán «Up in the Air». Tra­ba­jo o pla­cer, ellos se pa­san la vi­da vo­lan­do. Ven­te arri­ba. «El des­pe­gue es lo me­jor, ¡es cuan­do se re­za!», ase­gu­ra el pro­ta­go­nis­ta de una de es­tas tres his­to­rias a prue­ba de tur­bu­le

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DEGENTE - TEX­TO: ANA ABELENDA

Que se pre­pa­re el cie­lo pa­ra me­dir­se en azul con el azul aza­fa­ta. El azul del uni­for­me que lle­va­ba In­grid Ru­bio en aque­lla pe­lí­cu­la que nos ha­ce via­jar a los pai­sa­jes ne­va­dos de Us­huaia, en Ar­gen­ti­na. To­das las aza­fa­tas van al cie­lo nos acer­ca a Vicky. «La vi em­ba­ra­za­da... ¿re­cor­dáis lo que pa­sa­ba al fi­nal?», di­ce en un gui­ño cóm­pli­ce so­bre «la pe­lí­cu­la de aza­fa­tas más bo­ni­ta que he vis­to».

Con 39 años y dos hi­jos —Daniela, de 12, y Na­cho, de 8 (en la fo­to)—, Vicky se pa­sa unos diez o quin­ce días al mes en el ai­re, «¡y me en­can­ta! A mí siem­pre me gus­tó vo­lar». El otro me­dio mes dis­fru­ta de su ho­gar en tie­rra. «Vol­ver es es­pe­cial». Si­gue sién­do­lo, di­ce, tras quin­ce años vo­lan­do co­mo aza­fa­ta con Air Nos­trum. «Es mi pe­que­ña gran fa­mi­lia, la otra fa­mi­lia que ten­go. Son 15 años jun­tos», sub­ra­ya. ¿No han cam­bia­do las co­sas en es­te tiem­po, vue­las aho­ra de otra ma­ne­ra? «Sí, con los años ga­nas ex­pe­rien­cia, re­la­ti­vi­zas las co­sas. Cuan­do tie­nes pa­re­ja o una fa­mi­lia es más du­ro. Si no es vo­ca­cio­nal, vo­lar es al­go di­fí­cil de lle­var. Con fa­mi­lia, có­mo lo lle­ves tam­bién de­pen­de de tus cir­cuns­tan­cias». Las su­yas, cuen­ta, son unos abue­los que ayu­dan mu­cho y un ma­ri­do «in­vo­lu­cra­do. Él es te­rres­tre. Es la ven­ta­ja: siem­pre es­tá en la tie­rra». Ya ve­mos el cie­lo abier­to.

TRA­BA­JAR «SAL­TAN­DO»

«Me en­can­ta mi tra­ba­jo. A ve­ces se su­fre, es así, por­que no siem­pre es fá­cil ir­se de ca­sa», di­ce es­ta co­ru­ñe­sa na­ci­da en As­tu­rias con ba­se en Ma­drid. Su­je­ta a una jor­na­da re­du­ci­da al 50 %, sue­le cam­biar de ru­ta y el nú­me­ro de vue­los al día. «Un día ha­ces cua­tro sal­tos, otro día uno o dos», cuen­ta. Plan de vue­lo, va­ria­ble. Co­mo la nu­bo­si­dad. Eso sí, de va­ca­cio­nes, el cie­lo pue­de es­pe­rar. «Me en­can­ta vo­lar, pe­ro, a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría, a ve­ces en mi tiem­po li­bre pre­fie­ro que­dar­me en tie­rra, dis­fru­tar de mi ca­sa. Mi ciu­dad. Mi fa­mi­lia. Mi gen­te». ¿Tur­bu­len­cias? «Mu­chí­si­mas. ¡Y has­ta las dis­fru­tas! Es co­mo ir por una ca­rre­te­ra ge­ne­ral». Vo­le­mos.

VICKY GAR­CÍA AZA­FA­TA Mi com­pa­ñía es la otra fa­mi­lia que ten­go des­de ha­ce ya 15 años. Pe­ro vol­ver a ca­sa con los míos si­gue sien­do una ma­ra­vi­lla, muy es­pe­cial”

FO­TO: PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.