Es­to sa­be a Navidad

Cual­quie­ra que ha­ya vi­si­ta­do los mer­ca­dos na­vi­de­ños al nor­te de los Pi­ri­neos da­rá en la diana a la pri­me­ra: a vino ca­lien­te con es­pe­cias. El tra­di­cio­nal «glüh­wein» ale­mán, el «mu­lled wi­ne» in­glés, que ya ha ca­la­do en pa­la­dar de los ga­lle­gos. El cli­ma ayud

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - SABORES - TEX­TO: PA­BLO GÓ­MEZ

Ca­ne­la, cla­vo, nuez mos­ca­da, vino tin­to ca­len­ti­to, ca­lor­ci­to en las ma­nos y en el es­tó­ma­go, sua­vi­dad en el pa­la­dar, cam­pa­ni­llas en el am­bien­te, fa­ro­li­llos... la Navidad en una ja­rri­ta.

YES se in­tro­du­ce en el alma de es­ta tra­di­ción lí­qui­da cen­troeu­ro­pea que es­tá echan­do raí­ces en Ga­li­cia. Uno de los lu­ga­res don­de se pue­de dis­fru­tar de es­te am­bien­te na­vi­de­ño es la Black Dog Ta­vern, en la Ciu­dad Vie­ja co­ru­ñe­sa.

«Nos gus­ta pro­bar y com­par­tir re­ce­tas de co­mi­da y be­bi­da que va­mos des­cu­brien­do en nues­tros via­jes y es­cu­chan­do a la gen­te que vie­ne a vi­si­tar­nos», ex­pli­can sus pro­pie­ta­rios, Án­ge­la Gu­tié­rrez y Da­vid Díaz. «El mu­lled wi­ne me re­cuer­da a la épo­ca en la que vi­ví en un lu­gar muy ru­ral y frío: Castle­bar, Co. Ma­yo, Ir­lan­da, don­de fui a apren­der in­glés y rug­bi. Nues­tra pro­pues­ta aña­de un to­que de cer­ve­za stout co­mo re­cor­da­to­rio a Ir­lan­da y otro de Jä­ger­meis­ter en ho­me­na­je a las gi­ras de Bas­tards on Pa­ra­de (la ban­da de punk folk en la que Da­vi­zón, ex­ju­ga­dor del CRAT, to­ca el ba­jo) por Ale­ma­nia, don­de me re­en­con­tré con es­te vino», re­su­me Da­vid. «Su olor es­pe­cia­do es uno de mis fa­vo­ri­tos cuan­do en­tro en un lo­cal en in­vierno», con­clu­ye.

El aro­ma es uno de los pun­tos fuer­tes del glüh­wein. Una vez que lo sen­tis­te en al­gún mo­men­to de tu vi­da, te to­ca la fi­bra sen­si­ble pa­ra los res­tos. «Me re­cuer­da a in­vierno y Navidad y, so­bre to­do, a los mer­ca­dos de Navidad que hay en Ale­ma­nia en to­dos los rin­co­nes. Tam­bién tie­nen cho­co­la­te con Ama­ret­to pa­ra la gen­te a la que no le gus­ta el vino», ex­pli­ca San­dra Lück, ale­ma­na de Ham­bur­go y Flens­burg afin­ca­da en Ga­li­cia. «Es una bue­na ma­ne­ra de en­trar en ca­lor y ca­len­tar­se las ma­nos con las ta­zas que te dan y ade­más es­tá muy ri­co. El res­to del año no se sue­le be­ber», di­ce.

San­dra ex­pli­ca la tra­di­ción com­ple­ta: «Los ami­gos va­mos de pues­to en pues­to pa­ra to­mar glüh­wein. Lo lla­ma­mos puns­chen gehen. Es co­mo ir de vi­nos o ta­pas en Es­pa­ña, pe­ro al ai­re li­bre y con vino ca­lien­te». «Yo no sue­lo to­mar­lo en ca­sa, pe­ro mi her­ma­na, por ejem­plo, sí. Ella, y es­pe­cial­men­te su no­vio, que es hún­ga­ro, prue­ban una receta dis­tin­ta ca­da vez», re­ve­la.

Y es que con el vino ca­lien­te es­pe­cia­do no hay fa­llo. Es com­pli­ca­do hacerlo mal cuan­do se in­ten­ta en ca­sa. Sal­vo que se te va­ya mu­cho la mano con las es­pe­cias. Tam­bién pa­ra Ja­vier Ro­drí­guez, el chef Taky, miem­bro del Gru­po No­ve y je­fe de co­ci­na de Ca­te­ri­ng Bo­ke­té de A Co­ru­ña, es un puen­te ha­cia su pa­sa­do. Hi­jo de la emi­gra­ción ga­lle­ga en Ale­ma­nia y na­ci­do en Fránc­fort, es­pe­ta: «Siem­pre he sen­ti­do que el vino ca­lien­te for­ma­ba par­te de ese víncu­lo en­tre am­bas tra­di­cio­nes y cul­tu­ras en fe­chas tan es­pe­cia­les co­mo la Navidad. Re­cuer­do su aro­ma en­vol­vién­do­lo to­do y los mer­ca­di­llos na­vi­de­ños de Ale­ma­nia cuan­do era ni­ño».

Su Vi­ño do Na­dal lle­va una bo­te­lla de tin­to Ri­bei­ra Sa­cra Men­cía, 100 gr de miel de cas­ta­ño, 65 gr de azú­car blan­co, un pa­lo de ca­ne­la, la cor­te­za de una na­ran­ja, diez ba­yas de car­da­mo­mo, un anís es­tre­lla­do y 50 gr de oru­jo de hier­bas. Se hier­ve to­do jun­to dos mi­nu­tos a fue­go fuer­te pa­ra que se eva­po­re un po­co el al­cohol del vino, se de­ja in­fu­sio­nar 20 mi­nu­tos y se aña­de el oru­jo en frío. «¡Es ideal pa­ra una tar­de de Navidad con unas cas­ta­ñas asa­das!», re­co­mien­da.

LA LAREIRA Y EL REMEDIO

El bar­ten­der del Man­da­tory Pa­blo Mos­que­ra apu­ra más el gi­ro ga­lai­co. «No de­be­ría de pa­re­cer­nos ra­ro con­di­men­tar nuestro vino, que es de pri­me­ra ca­li­dad», di­ce. Su Vi­ño da Ca­sa, que se ha­ce en te­te­ra con ve­la, lle­va ron, hi­dro­miel, cla­vo, ca­ne­la, jen­gi­bre, vino ri­bei­ro tin­to, pol­vo de yu­zu y na­ran­jas des­hi­dra­ta­das. «Me ha­ce pen­sar en las xun­tan­zas de lareira y sus his­to­rias, a la emi­gra­ción que re­tor­na, y a una Navidad muy fa­mi­liar», con­clu­ye.

Otro bar­man, Da­vid Ortiz, del Bao­bab Bar, ofre­ce una ver­sión con si­dra ga­lle­ga o gui­puz­coa­na, y ade­más de cua­tro cla­vos y la ra­ma de ca­ne­la, in­clu­ye me­dia vai­na de vai­ni­lla, el zu­mo de tres man­da­ri­nas y nuez mos­ca­da re­cién mo­li­da pa­ra aña­dir al fi­nal de la coc­ción.

A él, es­ta be­bi­da ca­lien­te le su­gie­re los re­me­dios ca­se­ros de sus an­te­pa­sa­dos. «Man­tie­ne po­de­res afro­di­sía­cos y di­ges­ti­vos muy apro­pia­dos pa­ra es­tas fe­chas. Es un buen re­cons­ti­tu­yen­te que se pue­de con­ser­var has­ta tres días en la ne­ve­ra», apun­ta.

En la Black Dog Ta­vern ha­cen su «glüh­wein» con vino tin­to, Jä­ger­meis­ter, na­ran­ja, cla­vo, anís es­tre­lla­do, jen­gi­bre, ca­ne­la, azú­car mo­reno, nuez mos­ca­da y cer­ve­za stout.

FO­TO: MARCOS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.