AL­BA FLO­RES

«YA HE SU­PE­RA­DO POR COM­PLE­TO EL SOY HI­JA DE»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: VIR­GI­NIA MA­DRID

Lo lle­va en la san­gre. Y es que des­de que na­ció sus ge­nes ya ha­bían de­ci­di­do por ella que iba para ar­tis­ta con le­tras ma­yús­cu­las. Por­que ser nie­ta de Lo­la Flo­res y el Pes­caí­lla, hi­ja de Antonio Flo­res y so­bri­na de Lo­li­ta y Ro­sa­rio pe­sa, y mu­cho. Pe­ro Al­ba es mu­cha Al­ba (Ma­drid, 1986) y en vez de de­can­tar­se por la mú­si­ca op­tó por la in­ter­pre­ta­ción, don­de em­pe­zó ha­cien­do tea­tro in­de­pen­dien­te. «Me gus­ta mu­cho la mú­si­ca, pe­ro ha­bía de­ma­sia­da gente en mi fa­mi­lia de­di­cán­do­se a ella», con­fie­sa. ¿Y te ve­re­mos de­bu­tar en la mú­si­ca al­gún día?, le pre­gun­ta­mos. «Hoy por hoy, lo veo com­pli­ca­do, por­que es­toy tan cen­tra­da en mi ca­rre­ra co­mo ac­triz que ape­nas ten­go tiem­po para na­da más».

—Aho­ra es­tás con el mu­si­cal «Drac Pack», don­de in­ter­pre­tas al mí­ti­co Dean Mar­tin.

—Eso es. Me en­can­ta es­te es­pec­tácu­lo, la ma­gia del di­rec­to, el pú­bli­co, el gru­po con las chi­cas… Es­toy muy con­ten­ta de ha­ber­me em­bar­ca­do en es­ta aven­tu­ra con Naj­wa Nim­ri, por­que es­toy apren­dien­do mu­cho y me lo es­toy pa­san­do fe­no­me­nal.

—Es­te es­pec­tácu­lo tie­ne mu­cho ro­llo vam­pí­ri­co. ¿Qué tie­ne Al­ba Flo­res de vam­pi­ra?

—Muy po­co, la ver­dad. Yo soy más hom­bre lo­bo, por­que me apa­sio­nan los animales y lo de con­ver­tir­me en una fie­ra me pa­re­ce lo más. Ade­más, los vam­pi­ros son de­ma­sia­do so­fis­ti­ca­dos y yo es­toy más afe­rra­da a la tierra.

—¿In­ter­pre­tar a Sa­ray en la se­rie «Vis a vis» su­pu­so un an­tes y un des­pués en tu ca­rre­ra co­mo ac­triz?

—Sí. Par­ti­ci­par en es­ta se­rie su­pu­so un gran re­to para mí y una opor­tu­ni­dad para con­so­li­dad mi ca­rre­ra, ade­más me ayu­dó mu­cho a dar­me a co­no­cer al gran pú­bli­co.

—En «Vis a vis» no fal­ta­ron las pe­leas en­tre las in­ter­nas ni tam­po­co los des­nu­dos en las du­chas. ¿Có­mo afron­tas­te es­te ti­po de es­ce­nas?

—Era una cár­cel y la se­rie re­fle­ja­ba el día a día de una pri­sión de mu­je­res. Las es­ce­nas de des­nu­dos las vi­ví con bas­tan­te na­tu­ra­li­dad. Nun­ca he te­ni­do ta­búes res­pec­to a la des­nu­dez y no ten­go ver­güen­za ni soy na­da pu­do­ro­sa. Ade­más, co­mo to­das pa­sa­mos por lo mis­mo, me sen­tí cui­da­da cuan­do las ro­da­mos y eran es­ce­nas que ve­nían al ca­so, pues las vi­ví con na­tu­ra­li­dad. No le di más im­por­tan­cia.

—Tam­bién te vi­mos en la exi­to­sa «El tiem­po en­tre cos­tu­ras».

—Sí, in­ter­pre­té a Ja­mi­la, un pa­pel tam­bién muy bo­ni­to. La ver­dad es que to­dos los per­so­na­jes me de­jan hue­lla y de ca­da uno apren­do al­go, y eso es lo más en­ri­que­ce­dor. Pe­ro si ten­go que ele­gir al­guno, me que­do con Sa­ray y con el pa­pel que hi­ce en la te­le­se­rie so­bre Vi­cen­te Fe­rrer.

—¿Con qué per­so­na­jes sue­ñas?

—Me en­can­ta­ría in­ter­pre­tar un per­so­na­je gi­tano que se sa­lie­ra del es­te­reo­ti­po, que re­fle­ja­ra otras reali­da­des para po­der dar un pa­so e ir más allá. Ade­más, soy una apa­sio­na­da de Sha­kes­pea­re, me en­tu­sias­man sus per­so­na­jes.

—¿Qué tie­nes en los pró­xi­mos me­ses?

—En unas se­ma­nas em­pie­zo a gra­bar una nueva se­rie, La ca­sa de pa­pel, que gi­ra­rá en torno al atra­co per­fec­to. Tie­ne muy bue­na pin­ta y los guio­nes son in­tere­san­tes. Creo que va a gus­tar mu

—Oye, y cuan­do no tie­nes ce­rra­do ni pro­yec­to ni te lla­man para ha­cer cás ¿có­mo lo lle­vas?

—No me tor­tu­ro mu­cho. In­ten­to ampl for­ma­ción y tam­bién me me­to en proy de tea­tro ex­pe­ri­men­tal, que me gust mo soy un cu­lo in­quie­to y no pue­do quie­ta, apro­ve­cho es­tos mo­men­tos pa cer to­do eso para lo que nun­ca ten­go ti

—¿Ya des­de ni­ña tu­vis­te cla­ro que rías ser ac­triz?

—¡Qué va! ¡Para na­da! Yo de pe­que ña­ba con ser in­ven­to­ra o cien­tí­fi­ca, p en la fa­mi­lia ya ha­bía su­fi­cien­tes ar­ti ya sa­bes que de ni­ño uno bus­ca lo di­fe Fue a los tre­ce años y tras ver las pel

Ame­ri­can Beauty y El club de la lu­cha cu em­pe­cé a ha­cer­me pre­gun­tas so­bre l de ver­dad que­ría ha­cer. Y ca­si por ca dad, me apun­té a la es­cue­la de Juan C Co­raz­za, y has­ta hoy.

—¿Qué tal lle­vas lo de la po­pu­la­ri­da

—Lo lle­vo. He na­ci­do con esa cir­cu cia, por­que per­te­nez­co a una fa­mi­lia tis­tas, pe­ro siem­pre he pro­cu­ra­do no gar­me mu­cho a es­to, la ver­dad. Me sen­tir­me una más y pa­sar lo más des ci­bi­da po­si­ble.

—Al­go que na­die sa­be de ti.

—Que en reali­dad me lla­mo Al­ba G lez Vi­lla. Pe­ro por la ca­lle la gente gue lla­man­do Sa­ray co­mo mi per­son la se­rie Vis a vis.

—¿Có­mo des­co­nec­tas?

—Bue­na pre­gun­ta. Soy bas­tan­te wor­kal (adic­ta al tra­ba­jo) y me cues­ta mu­cho d nec­tar de los ro­da­jes. Tan­to es así que do me pon­go una se­rie para dis­traerm pie­zo a plan­tear­me: «y, ¿có­mo han es­te plano?, ¿y qué téc­ni­ca han uti­li­za es­ta otra se­cuen­cia?». Es pu­ra de­form pro­fe­sio­nal.

—Pe­ro en al­gún mo­men­to pa­ra­rás, ¿

—Sí. El de­por­te me ayu­da mu­cho a de la men­te. Aho­ra voy so­lo al gim­na­sio me en­can­ta prac­ti­car la es­ca­la­da dep en ro­có­dro­mo. Y me en­tu­sias­ma ver con te­má­ti­ca re­la­cio­na­da con lo so­bren o la cien­cia fic­ción. Es­toy sú­per en­gan a Jue­go de tro­nos y Wal­king Dead.

—La úl­ti­ma. ¿Has lo­gra­do ya qui­ta co­le­ti­lla de ser hi­ja de?

—Mi ape­lli­do es el que es, pe­ro ya he ra­do el «soy hi­ja de». Ade­más, siemp lu­cha­do por pa­sar de eso, por­que no da sano. In­ten­to sen­tir­me li­bre y disfr vi­da tal y co­mo yo la de­seo vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.