Las pa­re­jas de­ma­sia­do per­fec­tas son es­ta­dís­ti­ca­men­te sos­pe­cho­sas”

Nos enamo­ra­mos, cae­mos en las re­des de una re­la­ción y un día to­do aca­ba. Si el ex nos ron­da por la ca­be­za y el co­ra­zón, hay que sa­cár­se­lo transformando el do­lor en for­ta­le­za pa­ra re­cons­truir la vi­da. El doc­tor en psi­co­lo­gía Wal­ter Ri­so nos da las pau­tas.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE - Wal­ter Ri­so PSI­CÓ­LO­GO Y ES­CRI­TOR TEX­TO: ANA MON­TES

Co­nun pri­mer ma­tri­mo­nio que du­ró 12 años y el ac­tual, 17, Wal­ter Ri­so (1951) afir­ma que siem­pre apli­ca a su vi­da to­dos los re­cur­sos y con­se­jos que ofre­ce en sus li­bros con es­cru­pu­lo­si­dad cien­tí­fi­ca. «Ten­go un chip que me di­ce que no pue­do que­rer a al­guien que no me quie­re, así es­toy in­mu­ni­za­do fren­te al aban­dono, el re­cha­zo o el des­pe­cho», co­men­ta es­te ita­liano que abor­da el due­lo pa­ra sacarse al ex de la ca­be­za y el co­ra­zón con otro con­se­jo: «No te me­re­ce quien te las­ti­ma». Es­to que pa­re­ce ob­vio re­quie­re de al­tas do­sis de au­to­es­ti­ma, ha­cer un aná­li­sis post mortem rea­lis­ta de la re­la­ción an­tes de afe­rrar­se a un fal­so re­cuer­do de ella, no sal­tar­se eta­pas del due­lo y, a par­tir de ahí, re­cons­truir tu vi­da. O si con la rup­tu­ra te has li­bra­do de una bue­na, bien­ve­ni­da la fies­ta.

—¿Cuál es el me­jor bo­ti­quín emo­cio­nal tras una rup­tu­ra?

—Si ya hay rup­tu­ra, lo ideal es em­pa­que­tar e ir­se y pe­dir ayuda pro­fe­sio­nal. Y si to­da­vía no hay rup­tu­ra y la co­mu­ni­ca­ción pue­de fun­cio­nar, hay que pre­gun­tar­se tres co­sas. Una es: ¿có­mo es­tá el eros? De­bes res­pon­der­te de for­ma ho­nes­ta si es­tás sa­tis­fe­cho con tus re­la­cio­nes se­xua­les y esa res­pues­ta co­mu­ni­cár­se­la de for­ma sin­ce­ra a tu pa­re­ja bus­can­do una so­lu­ción. La se­gun­da es la amis­tad con tu pa­re­ja: si hay una bue­na co­mu­ni­ca­ción, hu­mor y pro­yec­tos de vi­da en co­mún o por lo me­nos acuer­dos en lo fun­da­men­tal. El ter­cer pun­to es el res­pe­to y la ter­nu­ra: que yo no sea in­di­fe­ren­te pa­ra ti, que mi do­lor te due­la. Y de es­te aná­li­sis, to­mar una de­ci­sión.

—¿Cuán­tas de las pa­re­jas que pi­den ayuda pro­fe­sio­nal con­si­guen re­flo­tar?

—De­pen­de del mo­men­to en que va­yan. Si van cuan­do la re­la­ción no es­tá tan de­te­rio­ra­da ni lle­ga­do al des­pre­cio, mu­chas pa­re­jas mejoran la co­mu­ni­ca­ción. Pe­ro no soy op­ti­mis­ta con la te­ra­pia de pa­re­ja cuan­do la re­la­ción su­fre una gra­ve­dad ex­tre­ma, co­mo un hom­bre que ca­da vez que iba a te­ner se­xo con su mu­jer se to­ma­ba una pas­ti­lla pa­ra el es­tó­ma­go por­que le da­ba as­co pe­ro nun­ca se lo di­jo.

—Pe­ro tam­bién hay se­pa­ra­cio­nes hay que fes­te­jar.

—Cla­ro, hay que ha­cer un aná­li­sis d re­la­ción. Si el sal­do no ha si­do bueno, que ce­le­brar­lo por­que si se­gui­mos vi do esa re­la­ción de for­ma no rea­lis­ta, mo no fue, hay que ana­li­zar al pa­cien ver por qué no pro­ce­sa la in­for­ma­ción ma­ne­ra rea­lis­ta: ¿Por­que to­da­vía le qu o se ha que­da­do que­rien­do la ima­gen ex al prin­ci­pio de la pa­re­ja, o es­tá ena ra­da de lo que pu­do ha­ber si­do y no f

—¿Qué ri­tua­les hay pa­ra fes­te­jar?

—Mu­chos y al­gu­nos muy ra­ros. Ca­da en­cuen­tra el su­yo. Una pa­cien­te es­cri 1425 car­tas a su fu­tu­ro ex, por ca­da día ha­bían es­ta­do jun­tos, y em­pe­zó a re­pa las en la ca­lle por­que con ca­da una se que se iba un po­qui­to de él. Otro pa­cie

mas­tur­bó du­ran­te cua­tro años con las agas de la ex y el ri­tual fue que­mar­las un es­ce­na­rio es­pi­ri­tual. Es una ce­re­nia del adiós por­que no­so­tros no te­mos un sis­te­ma de ve­la­ción so­cial del elo afec­ti­vo. Por eso la gen­te lo ha­so­la. Hace fies­tas, cam­bia su ca­sa, de ina­do, ba­ja de pe­so, em­pie­zan a ha­cer a re­vo­lu­ción en su vi­da. Tam­bién hay ua­les muy sen­ci­llos co­mo ir al mis­mo é don­de ibas an­tes con tu ex va­rias ve­se­gui­das co­mo un ac­to sim­bó­li­co pa­des­pe­dir­te y des­vin­cu­lar­te.

¿Lle­va­ría­mos me­jor el due­lo si de en­da acep­tá­ra­mos que esa per­so­na no ne por qué ser pa­ra to­da la vi­da?

Eso es lo que di­go en to­dos mis li­bros, r eso si al­guien lee mi obra se vuel­ve mu­ne a un due­lo com­pli­ca­do. Si cam­biá­ra­mos nuestro con­cep­to del amor, no iría­mos de una for­ma tan idea­li­za­da. El amor no es pa­ra to­da la vi­da, no es per­fec­to, tie­ne lí­mi­tes, y por eso hay que ayu­dar al amor. El amor lo cons­tru­yo yo. Lo que pa­sa es que te­ner una bue­na re­la­ción de pa­re­ja es un pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra la vi­da, y si se rom­pe y es­tás muy enamo­ra­do, se te des­pe­lo­ta la vi­da. Pe­ro no te me­re­ce quien te las­ti­ma. Y aun­que la otra per­so­na tie­ne el de­re­cho de no que­rer­te ya, tú tie­nes el de­re­cho de re­ci­bir a tiem­po la in­for­ma­ción de que ya no te que­ría.

—¿No so­mos cons­cien­tes de cuán­do a vie­ne el desamor?

—El desamor no ocu­rre una ma­ña­na al des­per­tar. Avi­sa. Por eso to­dos los aná­li­sis que yo ha­go a mis pa­cien­tes en los due­los es pa­ra que de­fien­dan sus prin­ci­pios, su res­pe­to, su dig­ni­dad per­so­nal, su au­to­es­ti­ma, pa­ra te­ner el de­re­cho de em­pe­zar una nue­va vi­da que no les las­ti­me. Y ge­ne­ral­men­te lo ha­ce­mos lim­pian­do tam­bién su vi­da y re­se­teán­do­la, eli­mi­nan­do a los ami­gos tó­xi­cos, bus­can­do lo que quie­ren co­mo cam­biar de tra­ba­jo o de ca­sa. Y cuan­do em­pie­zas a tra­ba­jar pa­ra ti mis­mo, el due­lo ba­ja su im­pac­to.

—Por­que la fal­ta de au­to­es­ti­ma tam­bién rom­pe pa­re­jas, no so­lo el desamor.

—Cla­ro, y si tie­nes una bue­na au­to­es­ti­ma te vas a va­lo­rar ade­cua­da­men­te y no te vas a au­to­cas­ti­gar echán­do­te una cul­pa in­ne­ce­sa­ria, sino re­co­no­cien­do so­lo tu res­pon­sa­bi­li­dad en la rup­tu­ra. La ma­yo­ría de las per­so­nas que se van sue­len echar­le la cul­pa al otro.

—¿Que­re­mos que nues­tra pa­re­ja sea de ci­ne?

—Siem­pre idea­li­za­mos a la pa­re­ja pe­ro ve­mos que en las me­jo­res pa­re­jas ni él se pa­re­ce a Brad Pitt ni ella a An­ge­li­na Jo­lie. Mi­ra a las pa­re­jas que te ro­dean. To­das son nor­ma­les.

—¿Y qué pa­sa cuan­do la pa­re­ja bus­ca la per­fec­ción apa­ren­te?

—To­dos bus­ca­mos es­tar lo me­jor po­si­ble, su­frir lo me­nos po­si­ble, que el ba­lan­ce sea más po­si­ti­vo. Pe­ro si ves pa­re­jas «de­ma­sia­do per­fec­tas», nun­ca una dis­cu­sión y el tra­to de­ma­sia­do res­pe­tuo­so, es una far­sa y son es­ta­dís­ti­ca­men­te sos­pe­cho­sas. Ge­ne­ral­men­te no fun­cio­nan por­que uno se can­sa de ju­gar un pa­pel. To­do tie­ne que ser au­tén­ti­co. O amas a esa per­so­na tal y co­mo es o no la amas.

—¿De qué in­di­cios hay que des­con­fiar cuan­do aún es­ta­mos a tiem­po de con­vi­vir con nues­tra pa­re­ja?

—Hay que ser muy ra­cio­nal an­tes de que te fle­che Eros. Hay que par­tir ca­si con una lis­ta al prin­ci­pio, aun­que sue­ne ho­rri­ble, y pre­gun­tar­se qué es lo que no que­re­mos del amor, no lo que que­re­mos. Yo soy na­po­li­tano y no es­ta­ría con una mu­jer a la que no le gus­te la pas­ta. Y es­tas apro­xi­ma­cio­nes hay que ha­cer­las con tus gus­tos y tus va­lo­res. Si soy de iz­quier­das y el otro de ul­tra­de­re­cha, lle­ga­rá un mo­men­to en que no po­da­mos es­tar jun­tos. Y es­te pro­ble­ma lo re­suel­ve la ra­zón, no el amor.

—¿Es­ta­mos mu­je­res y hom­bres a la mis­ma al­tu­ra en el due­lo?

—Yo soy muy fe­mi­nis­ta. Mis pa­cien­tes son ca­si to­das mu­je­res igual que mis lec­to­ras, mis alum­nas, ten­go dos her­ma­nas, dos hi­jas... Por eso creo que la mu­jer tie­ne más in­te­li­gen­cia emo­cio­nal que el hom­bre fren­te a los te­mas del amor. Su­fre más que el hom­bre al prin­ci­pio del due­lo, pe­ro sa­le más rá­pi­do.

—¿Por qué tro­pe­za­mos dos ve­ces con la mis­ma pie­dra?

—Cuan­do uno eli­ge a una per­so­na mu­chas ve­ces es pa­ra com­pen­sar los dé­fi­cits pro­pios que tie­ne. Si soy dé­bil, me van a gus­tar las mu­je­res fuer­tes pe­ro esas mu­je­res pue­den ser tam­bién do­mi­nan­tes o nar­ci­sis­tas. Por eso vuel­vo a gol­pear­me con la mis­ma pie­dra. Pe­ro si re­suel­vo mi dé­fi­cit, me vuel­vo más fuer­te y ya em­pie­zo a ele­gir bien.

—Aho­ra hay un nue­vo ma­chis­mo en­tre pa­re­jas muy jó­ve­nes ¿Qué ha fa­lla­do?

—Ha fa­lla­do que he­mos caí­do en ma­nos de las re­des y es­pe­cial­men­te el What­sApp, que in­cre­men­ta el con­trol. ¿Por qué las jó­ve­nes ac­ce­den a eso? Por­que no he­mos he­cho una cam­pa­ña pa­ra de­fen­der la li­ber­tad y la au­to­no­mía des­de el pun­to de vis­ta afec­ti­vo. No hay nin­gu­na cam­pa­ña que ha­ble del amor y las re­la­cio­nes de pa­re­ja en nin­gún co­le­gio. Yo crea­ría una asig­na­tu­ra que fue­ra Re­la­ción de pa­re­ja I, II y III.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.