¿Có­mo fre­nar a los ha­ters?

UN CO­MEN­TA­RIO TON­TO, una iro­nía mal in­ter­pre­ta­da, un error, una fal­ta de or­to­gra­fía o una de­cla­ra­ción sa­ca­da de con­tex­to. To­do sir­ve pa­ra que los ha­ters en­tren en ac­ción. Con la ayuda de un psi­có­lo­go so­cial des­cu­bri­mos có­mo neu­tra­li­zar a los pa­rá­si­tos de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE GENTE - TEX­TO: MA­RI­NA CHIAVEGATTO

Ellos es­tán en to­das par­tes: en Fa­ce­book, en Twit­ter, en Ins­ta­gram o en las ca­jas de co­men­ta­rio de cual­quier pá­gi­na web. Son los co­no­ci­dos co­mo ha­ters, los odiadores pro­fe­sio­na­les que se han he­cho fuer­tes con el ano­ni­ma­to que pro­por­cio­na In­ter­net. «Real­men­te los ha­ters siem­pre han exis­ti­do. Las re­des so­cia­les so­lo son un re­fle­jo de la vi­da real», ex­pli­ca el psi­có­lo­go so­cial Iván Pi­co. Es­te ex­per­to hace un pa­ra­le­lis­mo en­tre los odiadores de la red y los aco­sa­do­res: «Tie­nen per­fi­les nar­ci­sis­tas con ras­gos antisociales y lo úni­co que bus­can es la apro­ba­ción de los de­más». En los ca­sos de bull­ying, por ejem­plo, una son­ri­sa o una car­ca­ja­da es su­fi­cien­te pa­ra que el aco­sa­dor se sien­ta arro­pa­do e in­sis­ta en esa ac­ti­tud. «Lo mis­mo pa­sa en In­ter­net —pun­tua­li­za Iván Pi­co—, si en la vi­da real la apro­ba­ción les es­ti­mu­la a con­ti­nuar con ese ci­clo de cons­tan­tes ve­ja­cio­nes, ima­gí­na­te en un mun­do don­de con un sim­ple li­ke ya tie­nen un re­co­no­ci­mien­to que se pue­de in­clu­so vi­ra­li­zar».

EL PRI­MER PA­SO, IG­NO­RAR

«Dos no dis­cu­ten si uno no quie­re», re­su­me Iván Pi­co. Así que lo más im­por­tan­te es te­ner cla­ro que no desea­mos en­trar en esa dis­cu­sión y no de­jar que los co­men­ta­rios crí­ti­cos nos afec­ten a ni­vel per­so­nal. Pe­ro ¿qué ha­ce­mos si no so­mos ca­pa­ces de ig­no­rar y cree­mos que es­tos ha­ters se me­re­cen una res­pues­ta? Pa­ra es­tos ca­sos el psi­có­lo­go so­cial acon­se­ja tres téc­ni­cas. La pri­me­ra se lla­ma dis­co ra­ya­do y aquí el ob­je­ti­vo es ga­nar al ad­ver­sa­rio por can­san­cio. «Si man­tie­nes siem­pre la mis­ma opi­nión, no te de­jas afec­tar y no cam­bias tu dis­cur­so ni tu tono la otra per­so­na aca­ba­rá abu­rrién­do­se y de­ja­rá de ha­blar con­ti­go», acla­ra Pi­co.

La se­gun­da po­si­bi­li­dad se­ría el «ban­co de nie­bla» que sig­ni­fi­ca ce­der, pe­ro no to­tal­men­te. «Ima­gi­ne­mos una dis­cu­sión so­bre qué fut­bo­lis­ta es el me­jor —pro­po­ne el psi­có­lo­go— yo pue­do de­cir que el ju­ga­dor que mi ad­ver­sa­rio es­tá de­fen­dien­do des­ta­ca más ti­ran­do las fal­tas, pe­ro en el res­to de si­tua­cio­nes el mío es su­pe­rior». Las re­des so­cia­les se han trans­for­ma­do en un es­pa­cio de lin­cha­mien­to di­gi­tal y mu­chas ve­ces cual­quier mí­ni­mo des­liz es su­fi­cien­te pa­ra sen­tir que el mun­do es­tá en nues­tra con­tra. Los ha­ters se ca­mu­flan, co­se­chan fans, hu­mi­llan e in­sul­tan. Y si ig­no­rar­los es im­po­si­ble, siem­pre nos que­da apla­zar la dis­cu­sión. Una téc­ni­ca que en psi­co­lo­gía so­cial se lla­ma apla­za­mien­to aser­ti­vo, que sig­ni­fi­ca de­jar la con­ver­sa­ción pa­ra otro mo­men­to.

«Nor­mal­men­te, cuan­do apla­zas un es­tí­mu­lo en el tiem­po los áni­mos se amai­nan un po­co y la con­ver­sa­ción aca­ba­rá yen­do por otros de­rro­te­ros», acla­ra Iván Pi­co. Por el mo­men­to, Twit­ter ya ha de­ci­di­do de­cla­rar­le la gue­rra a es­tos odiadores pro­fe­sio­na­les. Lo ha­rá si­len­cian­do a los ha­ters y qui­tán­do­les pro­ta­go­nis­mo en la red so­cial. Tra­ba­jan en lo que de­no­mi­nan «bús­que­das se­gu­ras», que se­rá una for­ma de ex­plo­rar la red en la que no se mos­tra­rán los con­te­ni­dos de las cuen­tas con­si­de­ra­das abu­si­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.