LA AN­NE GED­DES GA­LLE­GA

VI­VE EN A MA­RI­ÑA Y SUS CLIEN­TES SON BE­BÉS DE FOTO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: YO­LAN­DA GAR­CÍA

Una cá­ma­ra. Y pa­cien­cia, de­li­ca­dez, pa­sión por el tra­ba­jo... Son las he­rra­mien­tas de es­ta ma­ri­ña­na que es ca­paz de lle­var­te al mun­do más tierno, un be­bé dul­ce­men­te dor­mi­do en­tre fru­tas o ver­du­ras, po­san­do so­bre un tron­co de ár­bol o en la ima­gen más an­ge­li­cal. La bau­ti­za­mos co­mo la An­ne Ged­des ma­ri­ña­na. Es María José Le­gas­pi. Po­de­mos de­cir­lo no so­lo por lo que re­fle­ja en esas cán­di­das fo­tos, sino tam­bién por el mi­nu­cio­so cui­da­do que acom­ma pa­ña a ca­da se­sión. La pro­fe­sio­nal sa­ca ahí el la­do más ma­terno y em­pa­ti­za con los pe­que­ñi­nes, «enamo­rán­do­se» de ca­da uno de ellos co­mo lo ha­ce­mos des­de aquí vien­do sus fo­to­gra­fías.

LA AUS­TRA­LIA­NA, SU ÍDO­LO

La fo­tó­gra­fa aus­tra­lia­na An­ne Ged­des es la cla­ra ins­pi­ra­ción de es­ta ri­ba­den­se. En una épo­ca «di­fí­cil» de su vi­da, cuen­ta Le­gas­pi, con­tac­tó con ella. Su email ob­tu­vo res­pues­ta. Ged­des le pe­día que no se rin­die­ra, cuen­ta emo­cio­na­da. Y no lo hi­zo. El 90 % de sus tra­ba­jos se re­la­cio­nan con re­cién na­ci­dos: «Em­pe­cei cuns clien­tes que son ami­gos meus —re­cuer­da— e o seu be­bé, que se chaLo Francis. Eu que­ría in­ten­tar dur­mi­lo pa­ra fa­cer un­ha foto que lle vin a An­ne Ged­des, que é un re­fe­ren­te pa­ra min; e saíu­me tan ben que a par­tir de po­ñer a foto, pre­sen­ta­la a con­cur­sos e subila á mi­ña pá­xi­na de Fa­ce­book, em­pe­za­ron a pe­dir­ma os clien­tes e así foi». Las se­sio­nes new­born, di­ce, es­tán cre­cien­do tan­to en su es­tu­dio co­mo el so­ni­do gu gu ta

ta: «Nor­mal­men­te te­mos oi­to á se­ma­na co­mo mí­ni­mo». Su hi­ja Go­ret­ti, de 17 años, le ayu­da a pre­pa­rar­las. La ni­ña a la que su ma­má tam­bién sa­có in­fi­ni­dad de fo­to­gra­fías do­més­ti­cas cuan­do lo di­gi­tal aún no ex­pe­ri­men­ta­ba el bum de hoy: «Na mi­ña ca­sa hai moi­tas fo­tos fa­mi­lia­res im­pre­sas. Ese olor a pa­pel... é tre­men­do, é ma­ra­bi­llo­so!» que bus­can los pa­dres y ma­dres al con­tra­tar el ser­vi­cio a Foto Le­gas­pi es in­mor­ta­li­zar un mo­men­to úni­co y es­pe­cial en sus vi­das re­cu­rrien­do a la pro­fe­sio­na­li­dad que se per­ci­be en ca­da clic. La del nor­te se fue al sur a for­mar­se y fue Ma­men Sh quien le en­se­ñó en Jaén la téc­ni­ca que lue­go ella ha pulido, im­pri­mien­do su es­ti­lo pro­pio.

SE­SIO­NES ZEN TO­TAL

«Fa­ce­mos un­has fo­tos de em­ba­ra­zo ata que na­ce o be­bé pro­ta­go­nis­ta da re­por­ta­xe. Se na­ce na se­ma­na 40 ou 41, cos no­ve me­ses de xes­ta­ción, fa­ce­mos as fo­tos can­do ten en­tre seis e vin­te días; e se é pre­ma­tu­ro es­pe­ra­mos a que pe­se tres qui­los», se­ña­la la ar­tis­ta. Es vi­tal sa­ber an­tes, di­ce, sus há­bi­tos de sue­ño, ali­men­ta­ción, si tie­ne có­li­cos... Una vez pues­tos en ma­te­ria, con un atrez­zo pre­pa­ra­do con ayu­da de su pri­ma Va­ne­sa Vi­lla­rino y ro­pa cus­to­mi­za­da, María José Le­gas­pi ex­pli­ca que, pa­ra lo­grar un estado que lue­go se ve re­fle­ja­do en esas ca­ri­tas re­la­ja­das, en la fa­se REM que du­ra unos sie­te mi­nu­tos y es el sue­ño pro­fun­do, uti­li­za un sis­te­ma de me­di­ta­ción con ellos en el co­lo, «un­ha téc­ni­ca que me en­si­nou o meu ami­go Juan Luís Amor», di­ce, apo­ya­da con la apli­ca­ción Baby Sus­her. Ese so­ni­do blan­co les fa­mi­lia­ri­za con los la­ti­dos del co­ra­zón de ma­mi, que es­cu­cha­ban en su vien­tre, an­tes de ve­nir al mun­do. In­clu­so la pro­fe­sio­nal vis­te una ca­mi­se­ta de su ma­dre pa­ra que hue­la a ella. Así se les ve a ellos, fe­li­ces, en­can­ta­dos, zen to­tal: «Al­gun­ha nai di­me can­do che­ga á noi­te á ca­sa ‘¿can­to me co­bras por dur­mi­lo?’».

Más de­ta­lles de sus se­sio­nes, en las que es­tar pen­dien­te del re­loj es lo de me­nos: la sa­la se acli­ma­ta a una tem­pe­ra­tu­ra al­ta y ade­cua­da y se usan bol­sas de agua ca­lien­te por­que las man­tas eléc­tri­cas es­tán prohi­bi­das; ella re­cu­rre a tru­cos pa­ra que los be­bés no no­ten que es­tán so­los en la ca­ja; una plu­ma sin­té­ti­ca y an­ti­alér­gi­ca que uti­li­za «pa­ra que xes­ti­cu­len e so­rrían nas fo­tos»; en las man­tas o al­fom­bras se evi­ta que suel­ten pe­lo; uti­li­za de­sin­fec­tan­tes y vis­te cal­zas y ro­di­lle­ras, y mas­ca­ri­lla «en ca­so de que se­xa pre­ma­tu­ro»... «Os pais e avós que­dan en­can­ta­dos. Son moi agra­de­ci­dos, é un tra­ba­llo moi gra­fi­can­te», se­ña­la. Ado­ra el tra­ba­jo.

A ve­ces, las co­sas se «tuer­cen». Pe­ro que­dan pa­ra lle­nar to­do un ál­bum de anéc­do­tas: «Te­ño un­ha dun neno, xa non re­cén na­do, que es­ta­ba sen­ta­do ao pé dun­ha tar­ta de cum­ple, de ver­da­de, e fi­xo pis por en­ri­ba da tar­ta». Y no es el pri­me­ro, por cier­to, que cae di­rec­to so­bre el pas­tel de turno. Es que son tan dul­ces es­tos mo­de­los que yo me los co­me­ría... ¡a be­sos! ¿A que sí?

Pa­ra dur­mi­los si­go un­ha téc­ni­ca de me­di­ta­ción que me en­si­nou un ami­go”

FOTO: XAI­ME RAMALLAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.