ENAMO­RA­DOS A LOS 98

ES­TE MA­TRI­MO­NIO LLE­VA DI­CIÉN­DO­SE YES TO­DA LA VI­DA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA -

Lahis­to­ria de Se­gun­do y Pi­lar es una his­to­ria de amor. De esas que ca­si no que­dan, pa­ra leer con una son­ri­sa. Pa­ra con­tar a los ami­gos en la pla­ya el sá­ba­do por la tar­de. Co­mo los cuen­tos, em­pe­zó ha­ce mu­chos, mu- chos, mu­chos años. Pe­ro ellos aún se acuer­dan de su no­viaz­go, de los pri­me­ros bai­les, del día de su bo­da. Y ya van unos cuan­tos años. Tan­tos co­mo 98. Por­que esa es la edad de es­ta pa­re­ja de Zas, en la pro­vin­cia de A Co­ru­ña. Ve­ci­nos ca­si puer­ta con puer­ta, lle­van to­da la vi­da enamo­ra­dos. Has­ta aho­ra, con sus 98 años, se dan la mano y se mi­ran con ca­ri­ño. De­trás, mu­chas con­fi­den­cias y aven­tu­ras. In­clui­da una gue­rra. Pe­ro ni eso con­si­guió se­pa­rar­los. Hoy en YES os que­re­mos con­tar su his­to­ria. Por­que exis­ten pa­re­jas que te ha­cen creer que el amor es pa­ra siem­pre. Que lo de vi­vie­ron fe­li­ces y co­mie­ron per­di­ces se cum­ple... no so­lo en los cuen­tos.

DES­DE PE­QUE­ÑOS Se lle­van me­nos de un mes de di­fe­ren­cia. Los dos na­cie­ron en el lu­gar de Carreira, en el mu­ni­ci­pio co­ru­ñés de Zas. Se­gun­do, el 18 de enero de 1919. Pi­lar unos días des­pués, el 7 de fe­bre­ro de ese mis­mo año. Se cria­ron prác­ti­ca­men­te el uno al la­do del otro. «Éra­mos ve­ci­ños e viá­mo­nos can­do ía­mos por aí, can­do pa­sá­ba­mos un xun­ta a por­ta do ou­tro, e sem­pre fa­lá­ba­mos. Xa can­do éra­mos no­vos nos le­vá­ba­mos ben», re­cuer­da Pi­lar. Su vi­da es­tá lle­na de re­cuer­dos y, tam­bién de mu­cho tra­ba­jo. «Eran tem­pos di­fí­ci­les e ti­ve­mos que loi­tar moi­to. Non é co­mo ago­ra, ne­ses tem­pos non se po­dían fa­cer va­len­tías», apun­ta Se­gun­do.

Y tan­to que tu­vie­ron que luchar. A los 18 años, Se­gun­do, que siem­pre tra­ba­jó co­mo al­ba­ñil, se mar­chó a la gue­rra. Vol­vió seis años des­pués, con 24. Mien­tras, en Zas, Pi­lar tra­ba­ja­ba en el cam­po. Tam­bién en la mi­na. Se le­van­ta­ba muy tem­prano, se po­nía el sa­cho al hom­bro y ca­mi­na­ba con otros ve­ci­nos de la pa­rro­quia has­ta la mi­na de San­ta Com­ba, don­de pa­sa­ban to­do el día. «Ne­se mo­men­to ti­ña moi­to va­lor a ex­trac­ción de wol­fra­mio e ía­mos moi­tas ve­ces ata alí», cuen­ta Pi­lar, que tam­bién se acuer­da de cuan­do los te­rre­nos de­ja­ron de ser de ex­plo­ta­ción li­bre y te­nían que es­ca­par El des­tino qui­so que el ca­mino de dos ve­ci­nos de Carreira se cru­za­se de nue­vo. Y cuan­do Se­gun­do vol­vió de la gue­rra em­pe­zó su no­viaz­go ofi­cial, su his­to­ria de amor con desen­la­ce fe­liz. «De mo­zos ía­mos aos bai­les, pe­ro el non era moi bai­la­dor», con­fie­sa Pi­lar. Se ca­sa­ron unos años más tar­de, cuan­do los dos ha­bían cum­pli­do los 30. «Ca­sou­nos o cu­ra don Be­nigno Ro­me­ro, que xa mo­rreu», cuen­ta Se­gun­do. Hu­bo en­la­ce y ban­que­te. «Fi­xe­mos un­ha fes­ti­ña e ata ago­ra!», ríe Pi­lar. Con­ver­ti­dos en ma­ri­do y mu­jer, Se­gun­do em­pe­zó a cons­truir el ho­gar en el que hoy vi­ven con su nie­to Se­gun­do, su mu­jer y su bis­nie­ta, la ale­gría de la ca­sa y por la que pier­den los ojos los bi­sa­bue­los. «Aín­da me lem­bro can­do lle fun en­car­gar a pe­dra ao can­te­iro...», cuen­ta Se­gun­do mien­tras le­van­ta el bra­zo pa­ra se­ña­lar las pa­re­des de la ca­sa. Ya ca­sa­dos, la vi­da los vol­vió a se­pa­rar. Co­mo mu­chos ga­lle­gos, en el año 1974 Se­gun­do emi­gró a Sui­za a tra­ba­jar en la cons­truc­ción. Echa­ba de me­nos a su fa­mi­lia y a los cua­tro años re­gre­só a Ga­li­cia.

Se­gun­do y Pi­lar tu­vie­ron dos hi­jas, Car­men y Am­pa­ro, y tres nie­tos. ¿El se­cre­to pa­ra du­rar tan­tos años? «Sem­pre nos le­va­mos ben», ase­gu­ra Pi­lar. De jo­ven ya le ha­bía echa­do el ojo a Se­gun­do: «Al­go xa me gus­ta­ba can­do era pe­que­na e pa­sa­ba por xun­ta a mi­ña ca­sa. Se non me gus­ta­ra non ca­sa­ría con el, ca­sa­ría con ou­tro», bro­mea. Y a Se­gun­do, ¿qué fue lo que más le gus­tó de Pi­lar? «Era moi gua­pa e moi sim­pá­ti­ca». To­da­vía si­guen enamo­ra­dos, aun­que, co­mo to­das las pa­re­jas, tu­vie­ron sus mo­men­tos. «Home, un­has ve­ces que­riá­mo­nos máis e ou­tras ve­ces se ca­dra non nos que­ría­mos tan­to. A ve­ces ta­mén nos en­fa­dá­ba­mos, pe­ro des­pois pa­sá­ba­no­lo ca­pri­cho e vol­vía­mos a es­tar xun­tos», re­cuer­da Pi­lar, mien­tras Se­gun­do asien­te. «Non te­ño quei­xa», cuen­ta con una ri­sa pí­ca­ra.

Su nie­to Se­gun­do, que lle­va el nom­bre de su abue­lo, es el en­car­ga­do de es­tar con ellos y de cui­dar­los día a día. «En­tre os ne­tos e na ca­sa sem­pre co­men­ta­mos que é di­fí­cil en­con­trar a un­ha pa­re­lla que te­ña a mes­ma ida­de, que si­gan xun­tos os dous e que se si­gan que­ren­do».

Ellos son el re­fle­jo de que el amor pa­ra to­da la vi­da exis­te. Se­gun­do y Pi­lar lo en­con­tra­ron al la­do de ca­sa, fin­ca con fin­ca, puer­ta con puer­ta. Ni la gue­rra, ni la emi­gra­ción, ni las pe­leas pa­ra lle­var co­mi­da a ca­sa con­si­guie­ron po­ner fin a su his­to­ria. Son los enamo­ra­dos de Zas.

SE­GUN­DO Y PI­LAR

LOS NO­VIOS DE ZAS Ca­sou­nos don Be­nigno Ro­me­ro, fi­xe­mos un­ha fes­ti­ña... e ata ago­ra!”

co­rrien­do de la Guar­dia Ci­vil. «Uns mar­cha­ban pa­ra un la­do e ou­tros pa­ra o ou­tro. Co­mo co­rrían!», re­cuer­da.

LA BO­DA Y EL SE­CRE­TO

FO­TO: ANA GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.