«Si es ne­ce­sa­rio, re­cu­rri­ré al Tri­bu­nal Eu­ro­peo»

La Voz de Galicia (Santiago) - - Internacional -

Jo­sé Só­cra­tes no des­car­ta acu­dir al Tri­bu­nal Eu­ro­peo si ago­ta to­dos los re­cur­sos en Por­tu­gal. —¿Si la fis­ca­lía avan­za con una acu­sa­ción, qué va a ha­cer? —Du­do que se lle­gue a una con­clu­sión an­tes del 22 de no­viem­bre. Lle­va­mos seis pró­rro­gas, lo que es to­tal­men­te ile­gal. La fis­ca­lía ha in­ter­pre­ta­do la ley de mi país co­mo ha que­ri­do, por­que pa­sa­dos 18 me­ses el pro­ce­so ten­dría que es­tar ar­chi­va­do o con una acu­sa­ción el 19 de oc­tu­bre del 2015, se­gún el Có­di­go Pe­nal por­tu­gués. Sin em­bar­go, cua­tro años des­pués, la in­ves­ti­ga­ción si­gue en cur­so. —¿Es­tá dis­pues­to a re­cu­rrir al Tri­bu­nal Eu­ro­peo? —So­lo iré al Tri­bu­nal Eu­ro­peo si ago­to to­dos los re­cur­sos aquí. De lle­gar a ese pun­to de­man­da­ré al juez Car­los Ale­xan­dre y a la fis­ca­lía por su ac­tua­ción con­tra mí en el pro­ce­so y por el da­ño mo­ral que me es­tán ha­cien­do. No hay de­re­cho a la pre­sión y des­gas­te fí­si­co y psí­qui­co al que es­toy sien­do so­me­ti­do des­de ha­ce tres años. In­ten­tan des­truir­me y apar­tar­me de mi fa­mi­lia pe­ro ni lo han con­se­gui­do, ni lo con­se­gui­rán. —¿Por qué cree que la pren­sa por­tu­gue­sa re­la­cio­na su ca­so con Ri­car­do Salgado, ex­pre­si­den­te del Banco Es­pí­ri­to San­to? —To­do lo que se ha pu­bli­ca­do son fal­se­da­des. No soy ami­go de Ri­car­do Salgado, ni he per­te­ne­ci­do nun­ca a su círcu­lo pró­xi­mo. Lo co­no­cí des­pués de ser ele­gi­do pri­mer mi­nis­tro y siem­pre lo re­ci­bí en mi des­pa­cho co­mo a los otros ban­que­ros, nun­ca fui al BES, ni te­nía su nú­me­ro de te­lé­fono. Ade­más nues­tras dis­cre­pan­cias en al­gu­nos as­pec­tos fue­ron no­ta­bles, co­mo ocu­rrió a fi­na­les del 2010 cuan­do él me pre­sio­nó pa­ra pe­dir el res­ca­te, lo que nos dis­tan­ció aún más. —¿Salgado nun­ca le apo­yó pa­ra su be­ne­fi­cio per­so­nal? —Nun­ca. Nues­tras re­la­cio­nes son me­ra­men­te for­ma­les y frías en al­gu­nos mo­men­tos. El ar­gu­men­to de la acu­sa­ción de mis su­pues­tas cuen­tas en pa­raí­sos fis­ca­les a nom­bre de Car­los San­tos Sil­va a tra­vés del BES es to­tal­men­te fal­so. En el 2014, cuan­do ya no era pri­mer mi­nis­tro, me lla­mó por equi­vo­ca­ción, ha­bla­mos edu­ca­da­men­te y que­dé con él pa­ra en­tre­gar­le un ejem­plar de mi li­bro, eso es to­do. —¿Por qué cri­ti­ca tan­to a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción? —Por­que exis­te com­pli­ci­dad y re­la­ción co­rrup­ta en­tre la pren­sa lu­sa y la fis­ca­lía. Siem­pre que se pro­du­ce una nue­va pró­rro­ga en mi pro­ce­so apa­re­cen no­ti­cias sen­sa­cio­na­lis­tas con­tra mí. ¿No le pa­re­ce una coin­ci­den­cia muy sos­pe­cho­sa? Eso so­lo pue­de ocu­rrir por­que se pro­du­cen fil­tra­cio­nes a la pren­sa por par­te de fis­ca­lía, lo que es un cri­men. So­lo pi­do que se me tra­te de una for­ma jus­ta y ob­je­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.