No nos ha­gan pa­sar más ver­güen­za

La Voz de Galicia (Santiago) - - Opinión - XOSÉ CAR­LOS CANEIRO

Eugenio D’Ors leía sus ar­tícu­los fi­lo­só­fi­cos a su co­ci­ne­ra; si ella los en­ten­día, el maes­tro los re­es­cri­bía pa­ra ha­cer­los más os­cu­ros e inin­te­li­gi­bles. Ima­gino que el se­ñor Puig­de­mont hi­zo lo mis­mo an­tes de pro­nun­ciar su omi­no­so dis­cur­so del 10 de oc­tu­bre en el Par­la­men­to ca­ta­lán. Di­go omi­no­so y no me apar­to un ápi­ce del sig­ni­fi­ca­do de es­te ad­je­ti­vo: abo­mi­na­ble, re­pug­nan­te, re­pul­si­vo, des­ven­tu­ra­do o fu­nes­to. Sus ase­so­res, es­ca­sa­men­te du­chos en cues­tio­nes li­te­ra­rias, con­clu­ye­ron que di­cien­do sin de­cir (ri­dí­cu­la­men­te) era el me­jor mo­do de bur­lar­se una vez más de to­dos no­so­tros. Yo así lo en­tien­do. Y bur­la­do me sien­to. Y co­mo ya no so­por­to más que se pue­dan per­mi­tir es­te ti­po de con­duc­tas en un país de­mo­crá­ti­co y asen­ta­do en el de­re­cho, doy un gol­pe en mi in­te­lec­to con es­ta co­lum­na que so­lo pre­ten­de mos­trar mi in­dig­na­ción y la de una bue­na par­te de la ciu­da­da­nía: los que so­mos co­mo la co­ci­ne­ra de Eugenio D’Ors.

Pro­ba­ble­men­te el fi­ló­so­fo, en un arre­ba­to cla­sis­ta, le su­po­nía es­ca­sas do­tes her­me­néu­ti­cas a su co­ci­ne­ra. Yo, sin em­bar­go, es­toy se­gu­ro de que ella es­ta­ba har­ta de la pe­tu­lan­cia del maes­tro. Por­que ba­jo los tex­tos más os­cu­ros, esos que na­die con­si­gue en­ten­der, lo que re­po­sa es una do­sis so­bre­sa­lien­te de des­pre­cio al lec­tor. Si es­to lo tras­la­da­mos a la po­lí­ti­ca ac­tual con­clui­mos que fue pre­ci­sa­men­te el des­pre­cio, a la de­mo­cra­cia y al res­to de Es­pa­ña, lo que evi­den­ció Puig­de­mont en su omi­no­so dis­cur­so. Creo que es su­fi­cien­te. Por­que mien­tras no de­jo de es­cu­char ha­la­gos a la ges­tión po­lí­ti­ca del Go­bierno, yo me ima­gino en la ín­su­la Ba­ra­ta­ria del Qui­jo­te: un mun­do ajeno y hu­mi­llan­te. Así me sien­to, hu­mi­lla­do, des­de que co­men­zó es­ta far­sa y la Mon­cloa no su­po de­te­ner­la. Los que in­cum­plie­ron e in­cum­plen la ley van ga­nan­do, esa es la ver­dad. No le de­mos más vuel­tas. Con el 155 en­ci­ma de la me­sa em­pie­za a dig­ni­fi­car­se el pa­no­ra­ma. Es cier­to. Pe­ro en reali­dad ¿era ne­ce­sa­rio es­pe­rar tan­to? Y no so­lo me per­tur­ba esa pre­gun­ta, otra me duele to­da­vía más: ¿en un Es­ta­do de de­re­cho es nor­mal que los que han vul­ne­ra­do la ley de mo­do tan fla­gran­te no ha­yan si­do de­te­ni­dos?

La hu­mi­lla­ción a la que los in­de­pen­den­tis­tas han so­me­ti­do a la in­men­sa ma­yo­ría del pue­blo es­pa­ñol es abru­ma­do­ra. Se han reí­do de no­so­tros. Y se se­gui­rán rien­do, o ¿aca­so es­pe­ra el Go­bierno una con­tes­ta­ción pru­den­te al re­que­ri­mien­to que ha he­cho a la Ge­ne­ra­li­tat? Fi­nal­men­te ten­drá que in­ter­ve­nir de mo­do con­tun­den­te el Go­bierno: apli­can­do en su to­ta­li­dad el 155. Pe­ro tam­bién ten­drá que ac­tuar la Jus­ti­cia, al­go que lle­vo so­li­ci­tan­do des­de ha­ce más de un mes: cuan­do se vis­lum­bró la fe­cha del re­fe­ren­do. Es un in­sul­to a la de­mo­cra­cia y al Es­ta­do de de­re­cho que se mo­fen de la ley y de Es­pa­ña de es­te mo­do. Y que no pa­se na­da. Has­ta hay quie­nes los fe­li­ci­tan. Y quien se pin­ta de blan­co so­li­ci­tan­do diá­lo­go con los que nos han ve­ja­do, des­de­ña­do y de­ni­gra­do. Los que han arras­tra­do la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la más que nun­ca en su his­to­ria re­cien­te. Se­ño­res del Go­bierno y de la Jus­ti­cia, no nos ha­gan pa­sar más ver­güen­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.