Con­de­co­ra­do cua­ren­ta años des­pués

En 1978, el hoy ca­pi­tán Ma­nuel Cas­cón fue he­ri­do de ba­la por un co­man­do de los Gra­po en Pon­te­ve­dra. Ayer se le en­tre­gó la me­da­lla que real­men­te le co­rres­pon­de

La Voz de Galicia (Santiago) - - Galicia - LÓ­PEZ PENIDE

Fue uno de los mo­men­tos emo­ti­vos de la con­me­mo­ra­ción ayer en Pon­te­ve­dra de la pa­tro­na de la Guar­dia Ci­vil. El ca­pi­tán Ma­nuel Cas­cón y el ge­ne­ral de di­vi­sión Luis Igle­sias pu­die­ron fun­dir­se en un abra­zo que am­bos lle­va­ban es­pe­ran­do ca­si cua­ren­ta años.

Hay que re­mon­tar­se al 29 de mar­zo de 1978 cuan­do se de­nun­ció la sus­trac­ción de un co­che en la ciu­dad del Lé­rez. La ca­sua­li­dad hi­zo que Cas­cón, por en­ton­ces sar­gen­to ads­cri­to a Trá­fi­co, y su com­pa­ñe­ro, quien por ca­sua­li­da­des de la vi­da se ju­bi­ló ayer, se cru­za­sen con el te­nien­te co­ro­nel de la Guar­dia Ci­vil de Pon­te­ve­dra en ple­na per­se­cu­ción del au­to­mó­vil ro­ba­do. Se su­ma­ron.

En un mo­men­to da­do, el co­che de su su­pe­rior re­ci­bió un gol­pe y que­dó in­mo­vi­li­za­do. La suer­te fi­nal­men­te se pu­so del la­do de los agen­tes, quie­nes ob­ser­va­ron có­mo el vehícu­lo sus­traí­do co­men­za­ba a no­tar las con­se­cuen­cias de es­tar ali­men­ta­do por bu­tano.

Sin co­che en el que huir, mien­tras su com­pa­ñe­ro sa­lía de­trás de quien pos­te­rior­men­te se­ría iden- El ge­ne­ral Igle­sias, abra­za al ca­pi­tán Cas­cón, con­de­co­ra­do ayer.

ti­fi­ca­do co­mo Fran­cis­co Ja­vier Eche­va­rría Pardo, Ma­nuel Cas­cón se aba­lan­zó so­bre Ma­ría Josefa Alar­cón. Es­ta dis­pa­ró en dos oca­sio­nes. La pri­me­ra ba­la le al­can­zó en el hí­ga­do, y la se­gun­da

no lle­gó a sa­lir al en­cas­qui­llar­se la pis­to­la.

Tras pa­sar por la uci del Hos­pi­tal Pro­vin­cial, Ma­nuel Cas­cón se in­cor­po­ró al ins­ti­tu­to ar­ma­do, si bien pos­te­rior­men­te las gra­ves se­cue­las que pa­de­cía lo ju­bi­la­ron. Le con­ce­die­ron la Cruz al Mé­ri­to de la Guar­dia Ci­vil con dis­tin­ti­vo blan­co. Aho­ra el cuer­po ha en­men­da­do su error al otor­gar­le, en su lu­gar, la más al­ta dis­tin­ción, la de dis­tin­ti­vo ro­jo. «Quie­ro pe­dir dis­cul­pas al ca­pi­tán Ma­nuel Cas­cón en nom­bre de la Guar­dia Ci­vil por el tar­dío re­co­no­ci­mien­to en la im­po­si­ción de la con­de­co­ra­ción [...], que ade­más con lle­va efec­tos eco­nó­mi­cos», re­mar­có Ma­nuel Tou­ce­da, te­nien­te co­ro­nel je­fe in­te­ri­no de Pon­te­ve­dra. «Sien­to que es­te re­co­no­ci­mien­to lle­gue 39 años tar­de, nun­ca es tar­de pa­ra en­men­dar un error, ni pa­ra re­co­no­cer sa­cri­fi­cios y ac­tos he­roi­cos», aña­dió.

Ayer, acom­pa­ña­do por una de sus hi­jas, re­ci­bió es­ta dis­tin­ción de uno de sus com­pa­ñe­ros de ar­mas en 1978. «Des­pués de tan­to tiem­po có­mo me voy a sen­tir. Pe­ro más mé­ri­to tie­ne mi com­pa­ñe­ro. La ver­dad es que lle­vó años que ten­go ol­vi­da­do aque­llo. Fue una cir­cuns­tan­cia del mo­men­to», se­ña­ló es­te as­tu­riano de 78 años que con 2 lle­gó a Vilagarcía. «Que me ha­yan re­co­no­ci­do es­to des­pués de tan­tos años me lle­na de sa­tis­fac­ción», aña­dió.

E. MOLDES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.