Te­ño un­ha for­tu­na

La Voz de Galicia (Santiago) - - Opinión -

van dei­xar un­ha for­tu­na. Po­de que se­xa por par­te de meus pais ou dal­gún avó, pe­ro se­gu­ro que a te­ño. Can­do era pe­que­na, o avó sem­pre me di­cía que ti­ña no faia­do un sa­co cheo de bi­lle­tes. Xa­mais che­guei a ve­lo, por iso meu pai ría e di­cía que es­ta­ba cheo de la­bras... Di­si­mu­la­ba, con­fío en que fo­se cer­to. Vou her­dar, co­ma os Pu­jol, do avó Flo­ren­ci. O meu era o se­ñor Ba­rrei­ro, pe­ro pa­ra o ca­so ha va­ler igual.

Ta­mén me va­le se meus pais te­ñen un trust offs­ho­re xes­tio­na­do en Suí­za, co­ma o ca­so de Xa­vier Trias. Os pais, sem­pre pen­san­do no fu­tu­ro dos fi­llos, en fa­cer­lles a vi­da máis sin­xe­la... Se­gu­ro que tam­pou­co me con­fe­san que son quen de do­mi­nar eses ter­mos que non te­ño nin idea do que sig­ni­fi­can por non po­ñer­me ner­vio­sa.

Pe­ro se­gu­ro que os car­tos mos te­ñen gar­da­di­ños. Así que, eu ao meu. Han­me cho­ver os eu­ros. E, no ca­so de que is­to su­pu­xe­se al­gún pro­ble­ma, co­mo to­do o mun­do ten car­tos, han­me saír ami­gos po­los cu­rrun­chos to­dos pa­ra aboar a fian­za de 400.000 eu­ros, po­ña­mos por ca­so, que me li­be­re do cár­ce­re. Ou vou ter me­nos sor­te ca Ignacio Gon­zá­lez? Non sei de que se es­can­da­li­zan.

É nor­mal es­tar fo­rra­do.

AL DÍA JO­SÉ RA­MÓN AMOR PAN

Ha­ce año y me­dio la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de ela­bo­ró un an­te­pro­yec­to de de­cre­to pa­ra dar una nue­va re­gu­la­ción le­gal a los co­mi­tés de éti­ca asis­ten­cial (CEA). Del cual, por cier­to, los in­tere­sa­dos co­no­ci­mos su exis­ten­cia gra­cias a es­te pe­rió­di­co. Y mi cri­te­rio pa­ra juz­gar de es­tas co­sas no de­be es­tar mal, por cuan­to los CEA de to­da Ga­li­cia ma­ni­fes­ta­ron su re­cha­zo al tex­to y exi­gie­ron su in­me­dia­ta re­ti­ra­da. Así se lo hi­cie­ron sa­ber al con­se­llei­ro en la reunión que tu­vie­ron con él, a pe­ti­ción de los pro­pios CEA, y en el trans­cur­so de la cual el con­se­llei­ro se com­pro­me­tió no so­lo a re­ti­rar el an­te­pro­yec­to sino a ela­bo­rar con los CEA un nue­vo tex­to. Pues bien, se va a cum­plir un año des­de que el pre­si­den­te de la Xun­ta con­fir­ma­se a Je­sús Váz­quez Al­mui­ña co­mo con­se­llei­ro de Sa­ni­da­de y de es­te asun­to pa­re­ce no acor­dar­se. Si la­men­ta­ble es es­ta si­tua­ción, no lo es me­nos que el Con­se­llo de Bioé­ti­ca de Ga­li­cia no se pro­nun­cia­se en­ton­ces ni aho­ra so­bre tan de­li­ca­da y tras­cen­den­tal ma­te­ria. Hay si­len­cios cóm­pli­ces. To­do eso ge­ne­ra una sen­sa­ción de des­am­pa­ro y has­tío en mu­chos miem­bros de los CEA, co­mo si fue­ran al­go que hay que so­por­tar es­toi­ca­men­te. Va­mos, que los de los CEA so­mos ca­si co­mo un grano en el cu­lo. Creo que es el mo­men­to de re­ver­tir es­ta si­tua­ción. De re­fle­xio­nar con­jun­ta­men­te so­bre el pa­pel de los CEA pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co, y tam­bién so­bre la emer­gen­te fi­gu­ra del con­sul­tor en éti­ca. De ins­ti­tu­cio­na­li­zar de una vez por to­das la bioé­ti­ca en nues­tra tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.