El fer­vor ul­tra se afian­za en Po­lo­nia dos años des­pués

Cul­par a las mu­je­res de la des­po­bla­ción por tra­ba­jar fue­ra de ca­sa, lo úl­ti­mo del eu­ro­dipu­tado Kor­win-Mik­ke

La Voz de Galicia (Santiago) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

La ma­ni­fes­ta­ción ma­si­va del pa­sa­do sá­ba­do en Var­so­via con mo­ti­vo del Día de la In­de­pen­den­cia to­mó co­mo ban­de­ra el le­ma «Que­re­mos a Dios». No es ca­sua­li­dad. Con­ser­va­du­ris­mo re­li­gio­so y eu­ro­es­cep­ti­cis­mo son los dos ras­gos prin­ci­pa­les que ca­rac­te­ri­zan al ciu­da­dano me­dio po­la­co que en el 2015 au­pó al po­der al par­ti­do Ley y Jus­ti­cia (PiS) del con­tro­ver­ti­do po­lí­ti­co ul­tra­con­ser­va­dor Ja­ro­sław Kaczyns­ki. Sus fe­ro­ces dis­cur­sos con­tra los par­ti­dos proeu­ro­peos y las po­lí­ti­cas de aco­gi­da de re­fu­gia­dos le sir­vie­ron en ban­de­ja la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Los po­la­cos eri­gie­ron al PiS co­mo prin­ci­pal fuer­za con el 37,6 % de los vo­tos. Dos años des­pués, lo vol­ve­rían a ha­cer. Eso in­di­can los son­deos. Le­jos de per­der ga­so­li­na, el par­ti­do de la pri­me­ra mi­nis­tra, Bea­ta Szdy­lo, se afian­za en el po­der. «Las fa­mi­lias po­la­cas hoy vi­ven me­jor», se fe­li­ci­tó ayer al ce­le­brar el ecua­dor de la le­gis­la­tu­ra que lle­ga en un mo­men­to de pu­jan­za eco­nó­mi­ca.

Pe­ro la gran ba­za con la que cuen­ta Szdy­lo es la de la se­gu­ri­dad: «Hoy es­ta­mos más se­gu­ros», in­di­có pa­ra jus­ti­fi­car las po­lí­ti­cas de puer­tas ce­rra­das a la in­mi­gra­ción. Pa­ra el Go­bierno po­la­co, la cri­sis de re­fu­gia­dos y el te­rro­ris­mo siem­pre han ido de la mano. El re­ce­lo y el re­cha­zo de los ciu­da­da­nos a acep­tar las cuo­tas de re­fu­gia­dos pro­pues­tas por Bruselas in­di­có a Szdy­lo el ca­mino a se­guir pa­ra ca­pi­ta­li­zar ese descontento so­cial: Se de­cla­ró en re­bel­día. Le cos­tó al Eje­cu­ti­vo la aper­tu­ra de un ex­pe­dien­te san­cio­na­dor. Un pre­cio muy ba­jo pa­ra un Eje­cu­ti­vo que quie­re ren­ta­bi­li­zar el fer­vor ul­tra­de­re­chis­ta y la eu­ro­fo­bia que se ha ido in­cu­ban­do en el país. Ni la mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na, ni las pro­tes­tas ma­si­vas de la opo­si­ción ni la aper­tu­ra de otro ex­pe­dien­te san­cio­na­dor que pue­de con­lle­var la sus­pen­sión del vo­to en el Con­se­jo han per­sua­di­do a Szdy­lo de dar mar­cha atrás a las po­lé­mi­cas re­for­mas que em­pren­dió su Go­bierno pa­ra to­mar el con­trol de la Jus­ti­cia y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

El en­can­ta­mien­to co­lec­ti­vo por la ul­tra­de­re­cha se ha cris­ta­li­za­do en la fi­gu­ra del eu­ro­dipu­tado Ja­nusz Kor­win-Mik­ke, quien ata­ca a mu­je­res, in­mi­gran­tes y des­em­plea­dos des­de la Eu­ro­cá­ma­ra. Lla­mó «ba­su­ra» a los re­fu­gia­dos, se di­ri­gió al pleno con el sa­lu­do na­zi y de­fen­dió la de­sigual­dad sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res por­que ellas son «me­nos fuer­tes y me­nos in­te­li­gen­tes». La ins­ti­tu­ción le re­ti­ró die­tas y le sus­pen­dió en sus fun­cio­nes por días. Su úl­ti­ma pro­vo­ca­ción tu­vo lu­gar el lu­nes. Du­ran­te la se­sión ple­na­ria de la Eu­ro­cá­ma­ra cul­pó a las mu­je­res de la des­po­bla­ción en Eu­ro­pa: «Las mu­je­res no se que­dan en ca­sa, van a tra­ba­jar y tie­nen me­nos ni­ños. To­dos se em­pe­ñan en que tra­ba­jen fue­ra de ca­sa», de­cla­ró an­te la fu­ria con­te­ni­da de la co­mi­sa­ria de Po­lí­ti­ca Re­gio­nal, Co­ri­na Cre­tu, quien sa­lió al pa­so: «Es inad­mi­si­ble. No so­mos dé­bi­les ni es­tú­pi­das, so­mos se­res hu­ma­nos en pie de igual­dad». La eu­ro­dipu­tada so­cia­lis­ta Irat­xe Gar­cía pi­dió ayer al pre­si­den­te de la Eu­ro­cá­ma­ra que lo san­cio­ne: «Quien real­men­te de­bie­ra que­dar­se en su ca­sa son los mi­só­gi­nos que no res­pe­tan a las mu­je­res que he­mos de­ci­di­do ser li­bres».

J. Kor­win-Mik­ke

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.