El Ka­yak Tu­den­se, ar­tí­fi­ce del éxi­to

El pi­ra­güis­ta ase­gu­ra que mien­tras si­gue com­pi­tien­do y ejer­ce de pre­si­den­te del Tu­den­se va rea­li­zan­do una tran­si­ción pau­la­ti­na, sub­ra­ya que ca­da vez es más di­rec­ti­vo y me­nos de­por­tis­ta

La Voz de Galicia (Vigo) - Especial1 - - Portada - M. V. F.

Die­go Pi­ña asu­mió ha­ce po­cos me­ses la pre­si­den­cia del Ka­yak Tu­den­se. La fi­gu­ra de de­por­tis­ta que a la vez ejer­ce de di­rec­ti­vo no so­lo no es al­go no­ve­do­so en en Tu­den­se, sino que to­dos los miem­bros de la jun­ta son o han si­do pa­lis­tas. El nuevo má­xi­mo di­ri­gen­te — so­lo so­bre el pa­pel, pues acla­ra que en la prác­ti­ca el po­der de de­ci­sión es com­par­ti­do por to­do el equi­po— ase­gu­ra que es una gran ven­ta­ja.

—¿Có­mo se de­ci­dió a dar el pa­so de asu­mir la pre­si­den­cia?

—En reali­dad fue un cam­bio de ti­tu­la­ri­dad. Pri­me­ro, por­que no ten­go más pe­so que nin­guno y, se­gun­do, por­que el an­te­rior pre­si­den­te, de­bi­do a un mo­ti­vo per­so­nal, ya no po­día ges­tio­nar cier­tas co­sas y ya es­ta­ba ejer­cien­do yo. Lo ha­ce­mos to­do a ba­se de de­ba­tes, por vo­ta­ción, yo pon­go la ca­ra, pe­ro na­da más. So­mos un gru­po de gen­te jo­ven, trein­ta­ñe­ros, de la mis­ma quin­ta y que he­mos cre­ci­do jun­tos pa­san­do la ma­yor par­te de la vi­da en el club.

—Son un club atí­pi­co en ese sen­ti­do, ¿lo con­si­de­ra una ven­ta­ja?

—Sin du­da. Con­si­de­ra­mos que una de las me­jo­res for­mas de en­ten­der lo que hay que tra­ba­jar en los des­pa­chos es vi­vien­do el día a día en el agua. Co­no­ces las ne­ce­si­da­des que hay y por lo que tie­nes que pe­lear. Hay di­rec­ti­vos en otros clu­bes que so­lo se de­di­can a bus­car pa­tro­ci- na­do­res pe­ro que no han es­ta­do vin­cu­la­dos y no tie­nen esa pa­sión. No sa­ben lo que due­le.

—¿Al­gún in­con­ve­nien­te?

—Lo mis­mo que es una ven­ta­ja, a ve­ces tam­bién te pa­re­ce una cruz en el sen­ti­do de que cuan­do ves que no con­si­gues al­go tam­bién lo su­fres más. Sa­cas tu ve­na com­pe­ti­ti­va lu­chan­do pa­ra con­se­guir­lo sí o sí y te va la vi­da en ello. De to­das ma­ne­ras, ese afán de que­rer me­jo­rar nos ayu­da a la ho­ra de asu­mir ta­reas di­rec­ti­vas y creo que es­te Des­cen­so do Miño, que va por su edi­ción nú­me­ro 46, es un ejem­plo.

—¿Cuál es el se­cre­to pa­ra man­te­ner un even­to de es­ta mag­ni­tud du­ran­te tan­tos años?

—La re­la­ción ca­li­dad-pre­cio es bue­na y ha­bla­mos de una ac­ti­vi­dad com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Sin des­me­re­cer a las ca­rre­ras po­pu­la­res, por po­ner un ejem­plo, hay mu­chí­si­mas, ca­si ca­da fin de se­ma­na, mien­tras que un des­cen­so en pi­ra­gua es al­go que co­mo mu­cho se ha­ce en ex­cur­sio­nes pri­va­das de vein­te per­so­nas, pe­ro no es ha­bi­tual jun­tar a 600 u 800 con el am­bien­te fa­mi­liar que se ge­ne­ra al­re­de­dor.

—Y con el Des­cen­so Po­pu­lar y la ro­me­ría han que­ri­do im­pli­car a to­do el pue­blo, ¿no es así?

—Sí, así co­mo el Des­cen­so In­ter­na­cio­nal vie­ne de atrás, el po­pu­lar lo he­mos ini­cia­do los miem­bros de es­ta di­rec­ti­va y an­tes de lan­zar la car­te­le­ría ya se ha­bían ago­ta­do las pi­ra­guas de al­qui­ler. De no ser por esa li­mi­ta­ción, creo que al­can­za­ría­mos los 1.000 par­ti­ci­pan­tes per­fec­ta­men­te.

—¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne el even­to pa­ra el club?

—Es muy es­pe­cial, ¡y un es­trés to­tal! Lo com­pa­ro con una bo­da, que lo vas pre­pa­ran­do du­ran­te mu­cho tiem­po y cuan­do lle­ga el día tie­nes que es­tar pen­dien­te de los in­vi­ta­dos, de que to­do sal­ga bien. Cuan­do aca­ba la jor­na­da y lo con­si­gues, con­ti­nuan­do con la com­pa­ra­ción, es co­mo la no­che de bo­das, de re­lax to­tal, vie­ne la lu­na de miel (ri­sas).

—Es­te año, el pri­me­ro co­mo pre­si­den­te, ¿par­ti­ci­pa­rá tam­bién co­mo pa­lis­ta?

—Sí, cla­ro, pa­ra dar ejem­plo a los cha­va­les tam­bién ba­ja­ré. So­lo fal­té cuan­do es­ta­ba en el equi­po na­cio­nal de pis­ta, por­que el mun­dial siem­pre coin­ci­de des­pués y tam­bién es­te año te­ne­mos pa­lis­tas que no ba­ja­rán por ese mo­ti­vo.

—¿Có­mo se vi­ve des­de la ba­rre­ra?

—¡Siem­pre con ga­nas de ba­jar! Tie­nes esa ve­na com­pe­ti­ti­va y en to­do mo­men­to te ape­te­ce, pe­ro qui­zá en tie­rra se tra­ba­je to­da­vía más. To­do el club se im­pli­ca e in­clu­so ti­ra­mos de ale­vi­nes, in­fan­ti­les que no par­ti­ci­pan y de los pa­dres, que son de gran ayu­da.

—¿Có­mo lle­va com­pa­gi­nar la fa­ce­ta de de­por­tis­ta y la de pre­si­den­te?

—Más que com­pa­gi­nar, di­ría que es una tran­si­ción y que ca­da vez soy más di­rec­ti­vo y me­nos de­por­tis­ta. No­to que voy dan­do ese pa­so a un la­do y que es­toy en ese mo­men­to en que te preo­cu­pas más por los que vie­nen de­trás que por ti mis­mo. Co­mo si la com­pe­ti­ti­vi­dad fue­ra a me­nos. Es­toy en esa tran­si­ción.

«En la di­rec­ti­va so­mos un gru­po de trein­ta­ñe­ros que he­mos cre­ci­do jun­tos en el club»

Pi­ña com­pa­gi­na el rol de pa­lis­ta con el de pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.